Miguel Ángel Poveda nos descubre el mundo del doblaje

Series On Day ha tenido la suerte de poder acudir a un evento organizado por "Silencio en la sala" (@silencio_sala) para conocer de primera mano el mundo de la postproducción y la dirección de doblaje. Una parte del cine que tal vez sea menos glamourosa si se compara con poder conocer a las estrellas del celuloide, pero que cuando viene de la mano de uno de los grandes maestros de la profesión, se convierte en un auténtico lujazo.

Así ha ocurrido con Miguel Ángel Poveda, director de postproducción que ha supervisado  más de 500 películas entre Walt Disney, Dreamwork y Universal, además de haber ganado hace poco el Goya a la mejor película de animación por "Futbolín". Tener la ocasión de charlar con él es adentrarse en un mundo de anécdotas y curiosidades que se disfrutan aún más si se hacen en un ambiente ameno e íntimo a la vez, como fue el Irish Rover donde nos congregamos unos cuantos medios.  Y para los que no pudisteis ir, no os preocupéis que aquí tenéis lo más destacado sobre lo que se comentó con respecto a la dirección de doblaje.

jUjmArtz.jpg large

Y es que el doblaje de las películas es uno de los grandes desconocidos dentro del cine y las series, pero que resulta fundamental para el espectador. Y eso que Poveda aseguró que "el mejor doblaje es aquel del que nadie habla, pues significa que todo ha salido bien". De ese modo, con el doblaje ocurre un poco como los efectos especiales: que cuando no está bien hecho "canta mucho", pero que cuando se hace como debe ser el resultado es espectacular... sin que el espectador sea del todo consciente del gran trabajo que ha costado hacer algo así.

Disney Carácter Voice

Los mejores ejemplos de un buen rodaje los tenemos en la factoría Disney, de la que Miguel Ángel Poveda es un especialista y todo un experto: Comenzó a trabajar en Disney cuando estaba a punto de estrenarse "El Rey León", que no sólo ha pasado a la historia como una de las películas más taquilleras de Disney, sino también porque fue la primera película que se dobló ni más ni menos que a 36 idiomas. Para que os hagáis una idea, hasta esa fecha Portugal jamás había podido estrenar una película de Disney en portugués, y lo mismo ocurría con otros idiomas olvidados dentro del cine como el islandés o el zulú…

Esta tarea titánica fue posible gracias a un departamento que se creó expresamente para esa película: el Disney Character Voice. Con ese departamento se comenzó a tener en cuenta las voces y todo lo que ello representan en un mundo como es el de la animación, donde la voz lo es todo a la hora de expresar sentimientos. Por ello, porque lo que querían era que cualquier niño del mundo pudiera ver esa película en su idioma, como si estuviera hecha para ellos y no fuera una copia más o menos similar del original, pusieron en marcha todo un proceso para buscar voces en todos los idiomas que fueran iguales a los actores de doblaje originales de Estados Unidos.

La experiencia del Rey León

Descubrimos así que poner voz a un personaje animado, por su pudieran quedar dudas, no es nada fácil. No se trata sólo de encontrar a alguien que tenga la misma voz que el personaje original (igual de agudo, de grave o con una candencia en concreto), sino que luego sea capaz de interpretar con esa voz… "Y lamentablemente eso es algo que no todo el mundo sabe hacer, lo que vuelve esta tarea mucho más complicada", señalaba Poveda.

safe_image62

En el caso de "El Rey León" Miguel Ángel nos contó la anécdota vivida con el niño que dobló a Simba y que de seguro todos recordamos. Pues bien, debéis saber que ese niño le encontraron tras haber escuchado a miles de voces que no terminaban de encajar (mientras que el tiempo para el estreno de la película seguía corriendo), hasta que al final dieron con un niño catalán "que no tenía ni idea de castellano y que además jamás había hecho nada de interpretación". Como consecuencia, debieron pasarse una semana con el niño en el estudio para rodar "frase a frase" cada diálogo del guión, ya que esa era la única manera de que pudiera hacer de Simba… Algo ya chocante de por sí, pero que cuando llegó la parte de la muerte de Mufasa, el padre de Simba, se conviertió en una misión imposible. Y es que "¿cómo haces que un niño transmita esa tristeza cuando está repitiendo frases que no sabe lo que significan?" Eso fue lo que se preguntaron los encargados del doblaje, que ya no sabían qué hacer para que pareciera que el niño estaba llorando mientras leía las frases, cuando de repente la madre del niño, que estaba en el estudio, le dijo algo a su hijo al oído y el niño comenzó a llorar como si no hubiera un mañana.

"Nunca supe qué le dijo la madre –comentaba Poveda– pero grabamos las frases mientras el niño seguía llorando y el resultado fue impecable, tras lo que me dirigí a la madre y le dije que ninguna película se merecía el berrinche que se había pegado su pobre hijo".

Sydney Pollack, ejemplo de profesionalidad

Esta es una de las anécdotas que Poveda podría estar contando durante horas, y que lamentablemente forman parte de las malas experiencias vividas durante su profesión. El caso contrario lo tenemos ni más ni menos que de la mano de Sidney Pollack, quien dio un ejemplo magistral de honradez y querer colaborar para conseguir un buen resultado.

Esta anécdota transcurrió durante el doblaje de "El Intérprete", con Nicole Kidman, que es la historia de una intérprete de Naciones Unidas. Por si no recordas la película o no la habéis visto, en la primera escena se da una situación que es bastante común en las películas norteamericanas y que supone un gran problema a resolver por parte de los directores de doblaje, ya que aparece Nicole Kidman traduciendo del español al inglés. Cuando ocurre algo así, y donde lógicamente no podían poner a Nicole Kidman traduciendo del español al español ("aunque lamentablemente esto se sigue haciendo cuando no hay tiempo para pensar en otra opción") lo normal es "engañar" al espectador y poner que el primer idioma que aparece es el italiano o el portugués, que casan mucho mejor con el movimiento de los labios.

Efectivamente, este es un truco muy común dentro del mundo del doblaje que permite solventar ese inconveniente de una manera mucho más lógica, ya que de lo contrario parece que estás tomando el pelo al espectador. Pero en el caso de "El Intérprete" se encontraron con otro inconveniente, que era que se podía ver perfectamente el cartel que identificaba a la persona que estaba hablando en español (o portugués o italiano en la versión doblada española)… y se decubría que era de México. Conclusión: el truco de usar otro idioma no servía.

Nicole-Kidman-Interpreter

Miguel Ángel Poveda comentó ese "problemilla" en la reunión de directores de doblaje con Sidney Pollack (esta es una reunión que se hace en todas las películas para tratar precisamente los temas de cómo se verá la película en el resto de países),  para saber qué podían hacer. "Y en un alarde de humildad Pollack me dijo que qué se me ocurría a mí, pues el falló había sido suyo (de Pollack) por no haber tenido en cuenta que esa imagen iba a afectar al doblaje de todos los países donde se hablaba en español". Y es que a la hora de hacer películas estos detalles no se tienen en cuenta, pero luego son los directores de doblaje los que deben solucionar los problemas para que la película se estrene a tiempo.

En el caso de Pollack el problema se solucionó cuando el mismísimo Pollack llamó a Miguel Ángel Poveda a su casa "y me dijo que habían encontrado un plano donde no se veía el cartel de México, que era lo que yo había sugerido" con lo que podían reeditar el metraje de la película y poner a Nicole Kidman hablando en cualquier otro idioma, que había sido la idea original.

Trabajando con Quentin Tarantino

Pero en otros casos los directores de doblaje no se encuentran con tanta comprensión por parte del director. El ejemplo más llamativo lo tuvo Poveda con Quentin Tarantino a la hora de doblar "Malditos Bastardos". "En Malditos Bastardos se habla durante toda la película en cuatro idiomas diferentes, y además la confusión que se creaba entre los idiomas es parte fundamental de la trama", comentaba. "Por ello le sugerí a Tarantino que por qué no estrenaba la película con subtítulos y sin doblar, pues sería mucho más lógico". Ante esta sugerencia, lógicamente, Tarantino quiso echar a Poveda del equipo y le dijo que esa película se tenía que estrenar doblada, pues de lo contrario iban a perder millones en taquilla.

Así que el equipo de doblaje no tuvo más remedio que hacer ese otro trabajo que forma parte de la profesión, que es "engañar" al espectador creando unos diálogos que no eran totalmente fieles a la película original, pero sin que llegara a ser un fraude, por ejemplo con unos diálogos que no se parecían en nada a la historia original… Una tarea realmente complicada que además debía hacerse a contrarreloj, ya que la fecha de estreno no se puede modificar bajo ningún concepto… Eso sí, en aquella ocasión y para llegar a la fecha de estreno, Poveda se saltó un poco la línea de mando y no informó a Tarantino de todos los cambios que iban a hacerse en los diálogos originales, que es algo fundamental cuando, por necesidades del doblaje, se tienen que modificar esos diálogos. "En el estreno de la película me sentaron al lado de Tarantino y al final me dio la enhorabuena, así que supongo que el resultado le gustó, como también lo hizo con todo el público que estuvo aplaudiendo durante veinte minutos".

La importancia de dar con la voz adecuada

Con todo lo visto hasta ahora, está claro que encontrar la voz adecuada para cada personaje, ya sea animado o real, es la pieza clave a partir de la cual el doblaje de una película tiene éxito.

finding-dory_2016

En el caso de las películas con actores reales, sobre todo si esos actores son ya conocidos, podría pensarse que es algo más fácil, pues lo normal es que siempre les doble el mismo actor de doblaje. Así ocurre con Ramón Langa, que tiene que ser sí o sí la voz de Bruce Willis, el recordado Constantino Romero, que dobló todas las películas de Clint Eastwood o Arnold Schwarzenegger hasta que nos dejó, o Jordi Brau, por ejemplo, que siempre le ha puesto voz a Tom Hanks. Sin embargo, en ocasiones surgen imprevistos que dificultan aún más el trabajo del director de doblaje. Así le ocurrió precisamente a Jordi Brau, que en un principio tendría que haber doblado al vaquero Budy en Toy Story, puesto que en la película original era Tom Hanks quien le ponía la voz. Sin embargo, no es lo mismo doblar a un actor de carne y hueso que a un dibujo animado, y en seguida vieron que para ese personaje en concreto había que buscar a otro actor de doblaje. Y es que no todo el mundo vale para doblar.

"Podría contar con los dedos de una mano, y me sobrarían la mitad, a los actores que serían capaces de doblarse a sí mismos", comentó Poveda en un momento de la charla. Por ello sorprende casos que son todo lo opuesto, como ocurrió con Anabel Alonso cuando tuvo que ponerle la voz a Dory en "Buscando a Nemo". "Ella jamás había hecho nada de doblaje y estaba asustadísima ante el reto, del que finalmente reconoció que había sido uno de los mejores papeles de su vida. Porque en esa película consiguió mejorar incluso a la voz original (Ellen DeGenerers)".

Algo similar ocurrió con uno de los personajes clásicos de Disney: el pato Donald. Poco después de que Miguel Ángel Poveda comenzara a trabajar para la compañía, cuando se creó el departamento Disney Character Voice, hubo que doblar absolutamente todas las películas y series que Disney había hecho desde sus inicios, para que los niños pudieran oír a Blancanieves, Cenicienta o la Sirenita en castellano y no en español neutro, ya que eran muchos los niños americanos que aprendían el idioma por medio de esos dibujos. Y sin entrar en si es mejor una versión u otra, pues en ese aspecto ya intervienen los recuerdos infantiles de cada uno, esta tarea fue una auténtica epopeya, ya que en ese doblaje se incluían todos los largometrajes que había hecho Disney hasta la fecha, pero también TODAS las series: Es decir, desde Patoaventuras hasta Chip y Chop, pasando por Mickey y compañía.

Donald-main

Pues bien. Ya tenían a todos los dobladores que pondrían voz a los amigos de Mickey Mouse, cuando seguía faltándoles el Pato Donald. Un personaje complejo en tanto que, aunque muchos sepan imitarle durante unos segundos, el actor de doblaje debía ser capaz de darle una personalidad solamente usando su voz y, muy importante, que además se le entendiera… Y cuando ya estaban a punto de desistir y seguir usando al actor de doblaje mexicano que le había estado poniendo la voz hasta entonces "apareció un hombre trajeado que decía ser director de una sucursal de un banco y que quería hacer el casting para la voz del Pato Donald, pues se lo hacía a sus hijos y todo el mundo le decía que lo hacía muy bien"... Cinco minutos después ya tenían a su Pato Donald español y, por supuesto, el hombre tuvo que dejar su trabajo en el banco.

Escuelas de doblaje

Si todo lo comentado hasta ahora os ha picado la curiosidad, especialmente si sois entusiastas de este mundillo, probablemente muchos os estaréis preguntando cómo se puede convertir uno en actor de doblaje. Poveda lo tiene claro: "Las escuelas de doblaje son fundamentales porque ofrecen una base necesaria". Porque no se trata de poner una voz en falsete o hacerla muy grave, sino de ser capaces de mostrar sentimientos e interpretar con ella.

Y además de contar con esa base, lo bueno es que las clases de esas escuelas las imparten los propios dobladores profesionales, con lo que ellos van a ser los primeros en ver posibilidades dentro de sus alumnos… Un ejemplo: el actor de doblaje de Tom Hanks empezó haciendo doblajes pequeños cuando estaba en la academia, gracias a los papeles que les conseguía su profesor, y ahora es uno de los actores de doblaje más cotizados… Si él pudo conseguirlo, ¿por qué no vosotros?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.