Mario Cohn y Gastón Duprat sobre “El ciudadano ilustre”: “La inteligencia nada tiene que ver con la cultura”

Hemos tenido el honor de hablar con los responsables detrás de una de las películas del momentoEl ciudadano ilustre que se estrenará el próximo 11 de Noviembre en nuestras pantallas después de seguir un largo recorrido internacional ya que ganó la Copa Volpi en la Mostra de Venecia al mejor actor para Oscar Martínez y ahora se presenta por Argentina en los Oscar del película de habla no inglesa.

Charlamos con Mariano Cohn y Gastón Duprat.

Series on Day: Enhorabuena por la película, es fantástica y está teniendo una gran acogida. Se presenta por Argentina para los Oscar, ¿han tenido oportunidad de ver alguna de las películas de otros países que se presentan en la misma categoría?

Gastón Duprat: La de Almodóvar…No.

Mario Cohn: Yo sí, la de Almodóvar, Julieta, y vimos algunos tráilers de otras.

SOD: ¿Tienen ilusión, creen que tienen posibilidades de ser nominada, como lo fue “Relatos Salvajes” el año pasado?

GD: Si nuestra película tiene oportunidad de que la vean, no va a pasar desapercibida.

La película no es una construcción que nosotros hicimos pensando para que gane un Oscar, para nada. Pensamos primero en el público argentino, y después sí, que tenga un recorrido internacional ya que cuenta una historia muy reconocible, universal. Podría suceder en cualquier parte.

MC: Pero luego, tuvimos el reconocimiento de Venecia, está ya ocho semanas en cartel en Argentina, está superando los 600.000 espectadores. Pero eso, la película no estaba pensada para los premios, ni como entretenimiento comercial.

SOD: La película ha funcionado mucho por el boca a oreja.  A la gente le está encantando y la recomienda.

GD: A nosotros nos puso muy contentos que saliera bien porque nosotros tenemos la tesis de que…hay un público y muy grande para un cine de cierta sofisticación, autocrítico y sin condescendencia, y bueno… lo demostramos con “El ciudadano”.

SOD: La película también supone una crítica a los premios. Como sabemos el protagonista gana el premio Nobel de literatura y eso lejos de relanzar su carrera le sumerge en una crisis creativa. ¿Creen que los premios pueden jugar una mala pasada?

GD: Unos casos sí, hay otros casos que no. En el caso del Nobel es todo un tema porque es un premio que da, que dan los reyes y académicos. Es medio anacrónico. Otros premios no, son más…vitales tal vez.

SOD: Dado el título de la película, ¿qué creen que hace ilustre a un ciudadano?

GD: El título “El ciudadano ilustre” es un eufemismo de un montón de cosas, y habla más de quien otorga el premio que de quien lo recibe. De las necesidades de quien quiere dar ese premio más que las necesidades de quien lo recibe.

Dan cada año el premio al Ciudadano ilustre y ahora piensan que con esta figura queda bien para sacarse una foto con él

MC: Y muchas veces esos premios los ganan antes de morir, también. Se premia al “ciudadano ilustre” cuando está a punto de morir. Es un premio difícil.

SOD: No me han dicho entonces lo que hace ilustre a alguien. Suponemos que es una crítica entonces.

MC: El ciudadano es ilustre, es ilustre porque se satisface a los demás en un montón de cuestiones que les parecen de valor a unos y no siempre lo son. Crean como un falso prestigio. La calidad falsa o verdadera no importa.

SOD: La película habla del choque de culturas. Es un hombre que abandonó su tierra para irse a vivir a Europa, donde desarrolló su carrera y no ha vuelto en cuarenta años y el choque de realidades que se produce cuando vuelve cuarenta años después. Al volver se encuentran con cierta condescendencia por parte de él, y cierta envidia por parte de los paisanos. ¿Hacia dónde va dirigida la crítica?

GD: A ambos lados, la condescendencia se da en ambos lados. La condescendencia es mutua. Porque él es condescendiente cuando llega al pueblo, porque él no dice lo que piensa, porque acepta las cosas ridículas que normalmente no aceptaría.

Se me ocurre una escena de la película cuando el protagonista se encuentra en un momento de tensión, cuando un personaje le ha agredido, se sienta en un banco en la vereda y vienen unos viejitos y le ofrecen un mate sin decir nada.

¿Eso es condescendencia o más bien al revés?

ciudadanoilustre

SOD: No, a veces el que menos tiene es el que más ofrece. La condescendencia también la tienen sus amigos cuando le dice uno de los personajes “Te he ganado porque me he casado con tu antigua novia”, le dice eso a un reputado escritor.

GD: Por eso, la condescendencia es de ida y vuelta. La hemos planteado así a propósito. Está planteado como una especie, no de crítica al pueblo. Creo que la crítica está repartida.

Hay crítica a una vida inmóvil que tiene acá en Europa donde el protagonista está recluido en una mansión, este, condenado a ser una figura de cocktails y discursos no más. Se pinta la realidad del Nobel en Europa como una vida tristísima.

SOD: Se habla mucho de la hipocresía también. De la corrección. Mientras los personajes dicen lo que se supone que deben decir todo funciona, pero cuando empiezan a salir las verdades todo estalla. ¿Está la hipocresía bien valorada en la sociedad o es que se confunde la verdad con la buena educación?

MC: Para mi es como mucho más complejo que eso, el cómo es la realidad cuando uno la observa detalladamente. La sordidez que tiene el premio Nobel. El reencuentro que puede tener ese escritor con el pueblo donde se crió, se puede comprobar que los mismos motivos por los que se fue hace cuarenta años son los mismos por los que se volvería a ir ahora.

SOD: Es como que para algunos no ha pasado el tiempo.

MC: No es que no haya evolucionado el tiempo, es que se puso peor. Entonces yo creo que la película es compleja e interpela al espectador a que reflexione sobre esos temas que decís vos y le obliga a tomar posición sobre ellos, y plantear muchos otros. Es muy difícil limitarlo o simplificarlo.

SOD: Otro tema que se trata es el patriotismo.

GD: Sí, y el chovinsmo.

MC: El chovinismo, el sentimiento de pertenencia, como el tipo nació ahí está como obligado a responder, a ayudar solamente por ser de ahí. O ir a comer a casa de alguien solamente por ser de ahí.

SOD: Y al revés, su pueblo le premia solamente por ser de ahí.

GD: Y nadie lo leyó. Claro.

Y también hay cierta miseria, el pueblo cuando se ponen pedigüeños. Se le aparece un gaucho en la puerta del hotel con la moldeadora solamente para sacarle plata. A la vez, la película no le tiene respeto al mundo cultural, académico de primera linea y se muestra como

MC:  No, por momentos sí. Se le trata como un freak al escritor también, viste.

SOD: Es cierto, en la primera clase que da está la sala a rebosar. La segunda ahí ahí, y la tercera quedan cuatro.

MC: También deja en ridículo cuando los pedidos que hace su secretaria que retratan cómo es la vida que lleva él

GD: Sí, dice “preparar pescados al vapor”, tú sabes para llevar pescado allí. Y que no acepta abrazos, ni besos. Pero la película también retrata a mi me parece, quisiera que fuese así, que la inteligencia no tiene nada que ver con la cultura y que pasa por otro lado por completo. Que tu puedes ser muy inteligente y muy filoso, siendo bruto.

SOD: Esta película va a llegar a mucha gente porque dirige sus críticas a través del humor. Y a través del humor se llega mucho más a la gente, y esta película está gustando mucho, así que mucha gracias, y mucha suerte.

Los dos: Gracias, muchas gracias.

el-ciudadano-ilustre-poster

 

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.