Making a Murderer

La última gran sensación de Netflix no tiene acento sudamericano ni el sello de la MARVEL. Se trata ni más ni menos que de una serie documental donde todo lo que se ve y se escucha es real, como la vida misma. Y tal vez sea esa la clave de su éxito.

La serie documental escrita y dirigida por Laura Ricciardi y Moira Demos es fruto de una laboriosa investigación y del seguimiento del caso de Steven Avery, un hombre del condado de Manitowoc en Wisconsin, que pasó 18 años en prisión por la agresión sexual y el intento de asesinato de Penny Beernsten y que fue exonerado en 2003 cuando el análisis de una prueba de ADN probó que él no había sido el responsable de los hechos. En 2005, Avery se ve envuelto en el extraño asesinato de la joven Teresa Halbach y de nuevo es procesado como responsable de los hechos.

Making-a-Murderer-3

La serie documental hace un seguimiento de todo este caso durante un período de 10 años utilizando para su narración las filmaciones que se produjeron durante las vistas ante el juez, las declaraciones de la policía y del Fiscal del Estado durante la investigación del caso y testimonios en primera persona de todos aquellos que de una u otra forma se vieron envueltos en el proceso. A través de sus 10 episodios, la serie documental, por medio de sus protagonistas, va dibujando una historia digna del mejor guión televisivo. Un misterio que capítulo a capítulo no hace sino acrecentar las dudas que desde el inicio plantea la serie sobre cómo se abordó el asesinato de Teresa Halbach y sobre la autoría del asesinato.

En definitiva, "Making a Murderer" dibuja un puzzle que mantiene al espectador enganchado desde el primer minuto. Un puzzle en el que todo aquel que vea la serie sacará más de una vez su libreta de detective y se atreverá a aventurar posibles culpables, mentiras y teorías conspirativas varias. Y es que a lo largo de las poco más de 10 horas que dura la serie se generan más y más interrogantes. Lo único que queda claro desde el inicio es que este puzzle es tan complejo que las piezas apenas encajan.

Making-a-Murderer-2

Siempre se ha dicho que todos tenemos un detective dentro de nosotros dispuesto a analizar hasta el más mínimo detalle de un misterio no resuelto y listo para dar la respuesta correcta antes que nadie. Es precisamente este sentimiento el que explota "Making a Murderer". Y además lo logra de forma impecable presentándonos todo el caso de Avery de una forma casi aséptica, o al menos eso es lo que se pretende. Nunca escucharemos una voz en off de un narrador que nos cuente lo que está pasando. En caso necesario simplemente nos aparecerá unas letras escritas en nuestras pantallas que nos situarán en un momento y en un lugar, de ese modo se evita cualquier tono que pueda viciar la narración de los hechos. Las únicas voces que se oyen son las de sus protagonistas. Abogados, sospechosos, familiares, policías... Todos lo que se vieron implicados de forma directa o indirecta con el caso son los responsables de contar esta historia por medio de grabaciones, vídeos o llamadas telefónicas grabadas por el equipo de la serie. Todo para que la historia no se vea enturbiada por las opiniones que pudiera emitir alguien ajeno al proceso. Todo para que el espectador se sienta un investigador más.

Making-a-Murderer-4

Si algo consigue realmente la serie es que el ciudadano se plantee los límites de un sistema judicial que tiene sus fallas. Esta serie deja muy patente cuáles son esas fallas y hace que el espectador se plantee la inseguridad y vulnerabilidad del ciudadano frente a un ente tan grande y poderoso como puede ser la administración de justicia. Y es que, y así se refleja muy bien en la serie, la búsqueda de la justicia puede llegar a pasar por alto la presunción de inocencia y dejar expuesto al individuo a un sistema que no es perfecto y que te engulle si no puedes contar con una defensa adecuada o con una cantidad de dinero que te permita comprarla.

Pero este fenómeno que nos plantea "Making a Murderer" no es algo nuevo. Este formato ya lo hemos visto anteriormente en producciones como "The Jinx" de la HBO, una serie documental que sigue el misterioso caso de la muerte de la joven esposa de Robert Durst, un multimillonario neoyorquino, en 1982 y de su mejor amiga, así como las extrañas desapariciones que rodearon su vida. Un misterio sin resolver que la HBO supo explotar muy bien en los seis episodios de la serie y que se estrenó hace ahora un año.

Making-a-Murderer-6

En formato podcast, "Serial" logró la increíble hazaña de ser el podcast que más rápido logró superar los 5 millones de descargas. Una historia transmedia que mantenía en vilo a millones de radioyentes en 2014 y que generó numerosos hilos en la red social Reddit en los que se especulaba la culpabilidad o no del protagonista. En este caso, "Serial" planteaba la historia, también real, de Adnan Syed, un joven de origen paquistaní acusado de la desaparición y asesinato de su entonces ex-novia Hae Min-Lee en un suburbio de Baltimore en 1999 cuando ambos aún iban al instituto. La entrega semanal de este misterio llegó a obsesionar a los radioyentes que se descargaban sus episodios puntualmente y a los que el final les dejó un sabor agridulce.

Pero ya existe un precedente televisivo antes de que estos formatos obsesionaran a millones de personas. En 2004, la televisión francesa emitió "The Staircase" (Soupçons), una historia real que seguía todo el proceso del novelista Michael Peterson, el cual había denunciado la muerte de su esposa al caer borracha desde lo alto de una escalera. Una historia que las autoridades no terminaron de creer y que llevaron a Peterson ante la justicia. La serie seguía todo el proceso desde el punto de vista de Peterson y su equipo de abogados defensores que buscaban exonerar al escritor.

Making-a-Murderer-5

Un fenómeno que no es para nada nuevo pero que sigue siendo un éxito para las cadenas que apuestan por este formato. Probablemente la clave del éxito radique en que, precisamente, se trata de historias verdaderas que están sucediendo ahora mismo en ciudades normales y corrientes a personas que pudieran bien ser nuestros vecinos. Historias que nos demuestran, una vez más, que la realidad supera a la ficción y que el mejor guión es la vida misma.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal