Mad Men 7×14: Person to Person

Mad Men 7x14: Person to Person

Mad Men 7x14: Person to Person

Series: Mad Men

5 Stars

Summary

El viaje vital de Don, Peggy, Roger, Betty, Pete y Joan termina junto con una década emocionante.

Coder Credit

Ha llegado el día. El fin de una era. Nos despedimos de la década de los 60 para adentrarnos en el futuro con un sabor a Coca Cola en los labios. Mad Men ha terminado.

No se podía pedir un final mejor para la aventura vital de Don, Betty, Peggy, Sally, Joan, Pete y Roger. Un final tan predecible para algunos como sorprendente para los amantes de las teorías que apuntaban a que Draper terminaría lanzándose por una ventana para huir no sólo de sí mismo sino de un  mundo que no siempre entiende y en el que no siempre encaja. El final ha tenido nombre propio: Coca Cola.

Desde el episodio piloto hemos podido ver pistas de cómo iba a terminar la aventura vital de Don, marcada por innumerables crisis existenciales. Pero ya en el piloto apuntaba que "La publicidad existe para hacernos felices". Al final, el recorrido vital de todos estos personajes no es más que la incesante búsqueda de la felicidad. Una felicidad que cambia según el momento y el lugar en el que nos encontremos, aunque para Don, en el primer episodio "La felicidad es conducir un coche nuevo". Y justo así es como empieza este episodio, con un Don al volante de un coche de carreras conduciendo a toda velocidad por un desierto, sintiendo el viento en la cara y sintiéndose totalmente libre.

Si para Don la felicidad está a los mandos de un vehículo, para Pete está en un nuevo horizonte al lado de la familia. Aunque en este capítulo apenas ha salido, le hemos podido ver despidiéndose de Peggy en las oficinas de McCann y subiendo a bordo de un jet de Learjet del brazo de su exesposa, Trudy , y su hija Tammy. Como ya vimos en el episodio anterior, Pete encuentra la felicidad en una nueva oportunidad para empezar de nuevo. ¿No es ese el sueño americano?

Mad-Men-7x14-Person-to-Person-1

Para Joan su felicidad es demostrar su pasión. Crear algo desde cero y con su talento y su tesón hacer que despegue. Mucho ha crecido este personaje a lo largo de toda la serie. Si en los primeros episodios era una firme creyente del status quo de cada persona aunque eso lo colocase en la posición casi de florero dentro de la oficina, poco a poco con su fortaleza de carácter ha ido superando todas las trabas de su sexo y de la sociedad en la que se desenvuelve sacando a la ejecutiva que lleva dentro. Gracias a una propuesta de Ken Cosgrove, decide tomar un nuevo rumbo profesional y abrir su propia productora: Harris-Holloway. Aunque hace un par de capítulos conoció a un hombre con el que parecía destinada a pasar el resto de su vida, esta nueva aventura empresarial hace que cada uno tome rumbos diferentes. Sin embargo, no creo que sea una gran pérdida para este personaje que pedía a gritos ser más que un adorno bonito en la oficina. Desde el salón de su casa, como tantas otras empresarias de su tiempo y del nuestro, pone en marcha un nuevo negocio que parece tener un gran futuro por delante.

¿Y Roger? El zorro plateado por fin encuentra la horma de su zapato. Si bien al principio no apostaba por que la pareja de Roger con Marie Calvet (Julia Ormond) fuese a pasar de un par de noches esporádicas, me alegra ver que por fin este vividor ha encontrado su homólogo en femenino. Discuten, se dicen de todo, se odian para no poder aguantar estar juntos en la misma habitación, para luego decidir casarse y emprender una vida de viajes y aventuras que les llevará, probablemente, a pelearse y reconciliarse cientos de veces. Desde luego la diversión para este par está asegurada.

Mad-Men-7x14-Person-to-Person-5

Por otro lado, la nota amarga la deja, tal vez, el personaje de Betty. Su cáncer de pulmón se extiende día a día acercándola a su cita final con La Parca. A pesar de que sabemos que lo suyo no tiene vuelta atrás, me alegra ver que Betty es fiel a sí misma y por primera vez es realmente ella quien toma la decisión de qué paso dará en su vida. Una vida marcada por las convenciones sociales, la educación y la doble moral americana que le obligaba poner buena cara aunque su mundo se estuviera viniendo abajo. Siempre perfecta, siempre siguiendo las reglas. Y es ahora, al final de su vida, cuando decide ella misma qué hacer con el resto de su vida y cómo quiere pasarla. Podría decirse que, por fin, su personaje es realmente libre.

Con las últimas palabras que le dedicó su madre en el episodio anterior, Sally ha recibido el mayor regalo que una niña podía recibir de su madre: el regalo de la libertad. Sally nunca ha sido una niña como el resto, como lo fue su madre, atada estrictamente en corto y educada para convertirse en jovencita debutante y de ahí a esposa y madre perfecta. Esos convencionalismos no van con Sally Draper que ha heredado lo mejor y lo peor de sus progenitores y, aunque forzada por las circunstancias a madurar de golpe, el resto de su vida será una gran aventura tal y como vaticinó su madre. De eso estoy segura.

Mad-Men-7x14-Person-to-Person-2

Peggy Olson tiene uno de las escenas más emotivas de todo el capítulo. Cuando llama a Stan por teléfono para comentarle la oferta que le ha hecho Joan de unirse a su nueva aventura empresarial y convertirse en su socia y éste finalmente le profesa su amor y ella descubre casi en ese mismo instante que está enamorada de él es pura magia televisiva. Hay quien dice que la historia entre estos dos personajes es algo forzada. Que este final de los dos confesando sus sentimientos por medio del teléfono y fundiéndose en un beso es algo apresurado. Sin embargo, si analizamos la evolución de esta relación a lo largo de la serie vemos como poco a poco se ha ido construyendo, ladrillo a ladrillo. Ya iba siendo hora de que alguien le demostrase a Peggy Olson que en esta vida se puede conciliar amor y trabajo. Que en esta vida no todo es trabajar. Y menos mal que tiene a Stan con ella.

Mad-Men-7x14-Person-to-Person-3

Ted Chaough le dijo a Don hace ya unos cuantos capítulos que toda persona tiene 3 personas en este mundo y justo en este último episodio hemos podido ver a Don llamando a por teléfono a esas tres personas importantes en su vida: Sally, Betty y Peggy, curiosamente las tres mujeres que han marcado su vida. Sin embargo, qué diferentes han sido todas y cada una de esas conversaciones. Con Sally ha sido como una vuelta a la realidad. Su "retiro" está durando ya demasiado tiempo y por mucho que quiera hay cosas de las que no puede escapar. Tiene una vida que ha dejado y una familia que, le guste o no, le espera en casa y tarde o temprano tendrá que enfrentarse a ello. Cuando Sally le dice que Betty está enferma y que no le queda mucho de vida, rápidamente decide volver a casa y hacerse cargo de sus hijos cuando el fatal desenlace ocurra. Es impresionante ver como una niña, Sally, mete sentido común en la mente de su padre haciéndole de que lo mejor para Bobby y Gene es quedarse con Henry.

Pero es con Betty con quien Don se queda sin palabras. Después de que su hija le colgara el teléfono, marca el número de los Francis para hablar con una Betty ya sufriendo los males de su condición física. Es muy emotivo como dos personajes tan fuertes comparten el silencio a través del teléfono diciéndose más de lo que pueden expresar con palabras. Un Don que se resquebraja y llora junto a una de las mujeres de su vida. Que llora con ella y por ella.

Su viaje le lleva a la soleada California, a tocar a la puerta de Stephanie (Caity Lotz), la hija de Anna, borracho y perdido. En tal estado de estupor tras conocer la noticia de la enfermedad de Betty lo encuentra Stephanie que lo convence para asistir a un retiro espiritual. No muy convencido Don se pasea por el lugar como el extraño que ha sido en su propia piel. Sabiendo que no encaja como no encaja en ningún otro sitio. Y es tras la marcha de Stephanie cuando se derrumba del todo, después de llamar a Peggy. La última de las mujeres de su vida. Peggy, sorprendida por la llamada trata de hacerle volver a casa sabiendo que si él quiere será rápidamente readmitido en McCann-Erikson, donde llevan pretendiéndole desde la segunda temporada. "¿No quieres trabajar para Coca Cola?" le dice sabiendo que es la ballena blanca de Don. Sin embargo, en una llamada que parece augurar ese salto final de Don Draper que ponga fin a su existencia él se limita, con apenas un hilo de voz, a despedirse de ella: "Lo  he arruinado todo. No soy el hombre que crees  que soy. Le quité el nombre a otro y no hice nada con él". Se confiesa a una perpleja Peggy que trata de hacerle entender que no hay nada que no pueda arreglarse. Tras colgar el teléfono, Don Draper finalmente cae derrumbado, incapaz de moverse ni de dar un paso. ¿Hacia dónde? ¿Para qué?

Mad-Men-7x14-Person-to-Person-4

Una de las participantes del retiro le encuentra en el suelo incapaz de moverse y perdido y le invita a ir con ella a su próximo seminario. Don la sigue y se encuentra sentándose en una silla escuchando a un hombre que comparte su historia con el resto. Un hombre que como él se siente un extraño en este mundo. Un hombre que siente que no es más que el fantasma de un ser humano. Alguien a quien nadie echará de menos. Las lágrimas y la historia de este hombre hacen reaccionar a Don que se levanta, se acerca a este desconocido y lo abraza para llorar junto a él. Por primera vez Don Draper consigue conectar con alguien. No está sólo. Por fin no sobra en este cuadro abstracto que es la vida.

La escena final de Don Draper meditando descalzo, saludando al sol bajo el mantra de "Nuevo día. Nuevas ideas. Nuevo tú" son una promesa de futuro para un personaje que necesitaba reconciliarse con su pasado. La última imagen de Don Draper es una meditación y una sonrisa genuina de autorrealización. La búsqueda personal de Don Draper ha terminado. Su viaje ha terminado. Quería saber quién es y ya lo sabe.  Siempre lo ha sabido. Desde el episodio piloto. Es un publicista.

Se acaba una era. Decimos adiós a una agridulce década de los 60 marcada por una sociedad convulsa que cambiaba a marchas forzadas a una velocidad que era vertiginosa. Y empiezan los 70 para Don Draper con sabor a Coca Cola.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal