Mad Men 7×13: The Milk and Honey Route

Mad Men 7x13: The Milk and the Honey Route

Mad Men 7x13: The Milk and the Honey Route

Series: Mad Men

5 Stars

Summary

Don se queda atascado en Oklahoma al averiarse su coche. Betty sufre un accidente y descubre que no está tan sana como creía. Mientras, Pete recibe una inesperada oferta de trabajo que le hace replantearse su futuro.

Coder Credit

Mad Men ha decidido irse por la puerta grande y por eso apuesta por que sus últimos capítulos sean de esos que se graban muy adentro y de los que es difícil desprenderse. 

En este penúltimo episodio los protagonistas han sido tres: Don, Betty y Pete. Cada uno de ellos en momentos totalmente diferentes de sus vidas pero emocionando al espectador como sólo ellos pueden hacerlo. Tengo que confesar que este es uno de los episodios que más me han emocionado de toda la serie y he de confesar que la lagrimilla me ha estado rondando a lo largo de todo el episodio, y no precisamente porque a esta joya de la televisión le quede apenas una hora de vida.

El episodio comienza con uno de los sueños de Don. Está conduciendo de noche y la policía le obliga a parar. "Usted sabe que al final le atraparíamos" le dice el policía justo antes de que Don despierte en la habitación de un motel. Está claro que su subconsciente le está hablando a Don. Todo esto de huir de Nueva York y dejar la publicidad no es más que él mismo tratando de huir del monstruo que ha creado. Ha ocurrido. Don Draper ha engullido al mismísimo Don Draper.

Por otro lado, a Pete no le podría ir mejor en McCann-Eriksonn. Está en su mejor momento. Sus jefes le adoran por su buen hacer en los negocios y parece que su actitud está consiguiendo no sólo atraer a nuevos clientes sino también recuperar algún cliente desencantado que con la desaparición de SC&P buscó otra agencia. Duck, sabiendo el buen estado de forma en el que se encuentra Pete, acude a él con una interesante oferta de trabajo que puede ser beneficiosa para ambos. Learjet, una compañía aérea que sólo trabaja con jets privados y clientes acomodados, está interesada en contar entre sus filas con alguien como Pete para que se encargue de la publicidad de la aerolínea. En un principio Pete acepta reunirse con el cliente como favor a Duck creyendo que simplemente le está echando una mano a su amigo para que consiga el cliente, sin embargo, los planes de Duck son otros. Quiere que Pete deje McCann-Eriksonn y se vaya con él a encargarse en exclusiva de la aerolínea, sin embargo, Pete tiene un contrato con MacCann-Eriksonn que le reportará 1 millón de dólares y eso no es calderilla precisamente. Duck insiste en que se reúna una vez con el cliente para rematar el trato, esta vez con esposas, por lo que Pete se ve obligado a tocar a la puerta de Trudy para pedirle el favor de que le acompañe a la cena. Ella se niega y pide a Pete que se marche. Éste se marcha anhelando la  familia que ha perdido.

Mad-Men-7x13-The-Milk-and-Honey-Road-3

Es este anhelo el que le hace replantearse la proposición de Duck. Cuando no acude a la cena con las esposas y el cliente (sin avisar y dejando plantado ¡una hora esperando! al cliente) por estar cenando con su hermano se cuestiona seriamente si no estará dejando pasar una gran oportunidad. De vuelta en el hotel en el que había quedado para reunirse con el cliente, Pete se sirve una copa mientras mira sin ver la televisión replanteándose muy seriamente el futuro. De pronto llaman a la puerta y no es otro que Duck, borracho, que le recrimina haber faltado a la cita. Aún así parece que la labia de Duck y el farol que se ha tirado diciéndole al cliente que la ausencia de Pete es porque no consideraba su oferta suficientemente buena, han surtido el efecto deseado por éste y ha conseguido que el cliente mejore la oferta. Con una nueva perspectiva en el horizonte, Pete se encamina a casa de Trudy (a las 4 de la madrugada) para hablarle de su nueva oportunidad y le propone que se muden a Wichita y que sean una familia de nuevo. Pocos son los momentos en los que un personaje como Pete han conseguido conmoverme en esta serie pero he de reconocer que verle desnudar su alma delante de Trudy ha conseguido emocionarme. Pete ha recorrido un largo camino desde que lo conocimos como un jovenzuelo lameculos y pedante en la primera temporada y es gratificante ver que puede darnos momentos como este de emoción descarnada. Trudy por supuesto acepta empezar de nuevo con él pero, seamos sinceros, después de las palabras de Pete ¿quién le habría dicho que no?

Si Pete ha puesto la nota positiva en el episodio en el lado opuesto  tenemos a Betty.Una Betty que armada con sus libros y un buen par de tacones se adentra en la universidad para seguir con sus estudios en psicología. A la pobre le cuesta subir todas esas escaleras y termina resbalando y cayendo, lo que le provoca una costilla rota y una visita al hospital. Sin embargo, no es sólo la costilla rota de lo que tiene que preocuparse Betty. Al hacerle las radiografías han encontrado algo más y el médico le pide que llame a su marido para poner en su conocimiento los hallazgos revelados por los rayos X. Una vez más, Betty es víctima de su tiempo donde un médico prefería tratar la enfermedad de la mujer con el marido como si ella no fuese lo suficientemente fuerte o tuviese el suficiente entedimiento de lo que le pueda decir el médico. Aunque ella insiste en saber qué le pasa termina llamando a Henry para poder averiguar su diagnóstico. Y son terribles noticias para Betty: tiene un cáncer de pulmón que ha metastasizado en estado muy avanzado. Con radioterapia le auguran de 9 meses a 1 año de vida. La sentencia fatal está dada.

Mad-Men-7x13-The-Milk-and-Honey-Road-1

Es impresionante la fortaleza de carácter que muestra Betty en este episodio. Mientras Henry se desvive por encontrar los mejores médicos para que la traten e ir arañando así días al calendario, Betty se lo toma como si tal cosa no fuera con ella. Su experiencia de ver morir a su madre víctima de un cáncer le ha enseñado lo que se puede esperar y fiel a ella misma y a su pragmatismo quiere continuar con su vida hasta que le llegue la hora. Henry, desesperado, decide ir a ver a Sally al colegio para contarle lo que le sucede a su madre. La pobre niña no quiere ni escuchar lo que su padrastro tiene que decir sabiendo que no acabará bien. Sin embargo, Sally es la única persona a la que Betty podría escuchar y quizás ella la convenza para que acepte tratarse. "Es bueno que llores" le dice Henry a Sally cuando le da la noticia esperando que la niña se desahogue de esa forma, pero quien termina llorando y desconsolado es Henry "¿Dios qué voy a hacer?" dice mientras Sally hace lo posible por apaciguarle.

Henry lleva a la niña a casa, cosa que no hace nada de gracia a Betty, tal y como muestra el frío recibimiento que le hace a su hija pasando a su lado sin dirigirle siquiera la palabra. Esa misma noche, Betty entra en el cuarto de Sally mientras ésta duerme. La despierta y le da una carta con instrucciones para cuando llegue el momento. Además, le explica por qué ha decidido no tratarse. No es que sea una cobarde o que se rinda, simplemente es que sabe cuándo dejarlo. Con la misma abandona la habitación.

Al día siguiente, Betty retoma sus clases como si nada hubiera pasado. Le cuesta subir las escaleras. Betty fiel a ella las afronta con una sonrisa y mucha elegancia. Al estilo Betty. Mientras, en la escuela, Sally abre la carta que le ha dejado su madre. En ella se detallan las instrucciones para el entierro que ella desea, desde el vestido que quiere llevar, su favorito, hasta el peinado, adjuntando una foto para que no quepan dudas. Además, le dedica unas palabras a su hija "Sally, siempre me he preocupado por ti porque sigues el son de tu propio tambor. Ahora sé que eso es bueno porque tu vida va a ser una gran aventura".

Por otro lado, Don continua su viaje por la carretera. Parece decidido a recorrerse todo el país y viaja con lo justo por carretera. En Oklahoma sufre una avería que le obliga a quedarse en un pequeño pueblo durante varios días. alquila una habitación en un motel y dedica sus horas a leer en su habitación. En esas está cuando conoce a Andy, un joven que se dedica a ser el chico de los recados y el camarero del motel limpiando las habitaciones (entre otras muchas cosas) para sorpresa de Don, como medio para conseguir dinero que le lleve lejos de ese pueblo. Está dispuesto a hacerse rico y tener la vida que parece que lleva Don. Cuando finalmente su coche está listo, el dueño del motel, que es un antiguo veterano de guerra, le convence para que acuda a la reunión de esa misma noche diciéndole que le regalará la noche si acepta acompañarle. Don decide acudir a la reunión en la que se recaudan fondos para ayudar con la reconstrucción de la casa de uno de ellos que se ha perdido en un incendio. Don dona generosamente 40 dólares y los veteranos lo incluyen como uno más de ellos rápidamente. Conforme pasa la noche intercambian historias divertidas y tristes sobre sus experiencias en el ejército, aderezadas siempre con un buen vaso de alcohol, por supuesto. Hacia el final de la noche, otro veterano de la guerra de Corea convence a Don para que cuente su historia "Estás entre amigos" le dice. Después de escuchar la historia de un veterano de la II Guerra Mundial que culmina con un "Haces lo que sea necesario para volver a casa" por parte del narrador, Don termina confesando "Maté a mi comandante". Nadie dice nada. Nadie le juzga. Asienten con la cabeza y piden más alcohol. Es la primera vez en mucho tiempo que vemos a un Don relajado. Parece como si afrontase de una vez por todas los fantasmas de su pasado.

Mad-Men-7x13-The-Milk-and-Honey-Road-2

Esa misma noche, en el motel, Don duerme en su habitación cuando es asaltado por el mismo grupo de veteranos con el que pasó la noche que le despiertan y le inmovilizan golpeándolo mientras le preguntan por el dinero. Le acusan de haber robado el dinero recaudado y se llevan las llaves de su coche. Se las devolverán cuando devuelva el dinero. Don sabe que fue Andy el que se llevó el dinero, lo vio esa misma noche sirviendo copas en la fiesta, y a la mañana siguiente decide enfrentarlo. Le acusa de estafador y le obliga a devolver el dinero y a marcharse del pueblo. "Si te quedas tendrás que convertirte en otra persona. Y no es lo que tú te crees. No puedes salirte de ese camino en esta vida". Es como si Don se hablase a sí mismo, como si con este discurso a un jovencito evitase cometer todos los errores que él ha cometido y que le han llevado a huir de sí mismo. Finalmente, Don devuelve el dinero al dueño del motel y recupera las llaves para poder seguir su camino. Eso sí, su estancia no la paga. Andy, con una caja llena de sus pocas pertenencias, aguarda a Don junto a su coche y avergonzado le pide que le acerque a la parada del autobús que le llevará lejos de ese pueblo. Don acepta.

Al llegar a la parada del autobús, Don saca las llaves del contacto y se las lanza a un sorprendido Andy. Le dice que los papeles del coche están en la guantera y se despide con un "No lo desperdicies", brindándole así una nueva oportunidad de empezar de cero a un muchacho perdido. Don se sienta en la parada del autobús y ve como el joven se aleja en su coche. Espera pacientemente al autobús pero con una sonrisa en su rostro. Como si poco a poco se perdonase a sí mismo.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal