Mad Men 7×11: Time & Life

Mad Men 7x11: Time & Life

Mad Men 7x11: Time & Life

Series: Mad Men

4.5 Stars

Summary

Los socios de Sterling Cooper descubren que la agencia está perdiendo su independencia y tratan de hacer algo al respecto. Mientras tanto, Pete y Trudy tienen problemas tratando de hacer que si hija entre en una prestigiosa escuela privada.

Coder Credit

Le guste o no a Don Draper y a los socios de Sterling Cooper, esto se acaba. Es inevitable. A falta de tres capítulos para el final el pánico y el caos se adueñan de la agencia de publicidad recordándonos que ya nos quedan muy pocos planos que ver. Como si pudiésemos olvidarlo.

El episodio arranca con una cena de negocios entre Pete y Ken en un restaurante para hablar sobre la estrategia que va a seguir la agencia ahora que Ken está al mando de las comunicaciones y la publicidad de Dew Chemical. Ya avisó que sería un cliente exigente y difícil de manejar y parece que cumple su amenaza. Cuando Don se excusa por haber llegado tarde a la cita Ken le responde con críticas a la estrategia que han decidido seguir en la campaña publicitaria.

Mad-Men-7x11-Time-&-Life-2

Al día siguiente, empieza lo que podría considerarse el principio del fin para la agencia Sterling Cooper. Revisando el correo Roger se da cuenta de que  no se ha pagado el alquiler de las oficinas y por ello han perdido el derecho a seguir allí. Cuando le pide explicaciones a sus secretarías éstas le dicen que habían recibido una carta en la que McCann-Eriksonn les comunicaba que no debían pagar el alquiler. Roger, ante las implicaciones que esto puede llegar a suponer para la firma decide pedir explicaciones a Ferg y le llama por teléfono. Éste le informa de que ha llegado el momento de que toda la oficina se traslade al edificio de McCann-Eriksonn. Lo único que se le ocurre preguntar a Roger es: "¿Vamos a perder la oficina o la firma?". Éste parece ser el principio del fin definitivo para Sterling Cooper.

La noticia corre como la pólvora entre los socios que se reúnen en el despacho de Don para tratar de ver las posibilidades que tienen de capear el temporal que se les viene encima. "Eso explica la previsión que querían". Don sin saberlo estuvo trabajando para la disolución de la empresa que tanto esfuerzo le costó ayudar a construir. Por supuesto no van a irse sin luchar y rápidamente se organizan para hacer lo que ya hicieron antes para conseguir sacar la firma adelante: conseguir que los mejores clientes con los que tienen contrato y que pueden representar un conflicto de intereses para McCann-Eriksonn se queden con ellos. La idea es perfecta. Aprovechado que Lou deja la oficina de Starling Cooper en la costa oeste para marcharse a Tokio donde verá cumplido su sueño de ver sus caricaturas convertidas en una serie de televisión (incluso llama a Don para regodearse al respecto), la firma se trasladará hasta allí con los clientes que consigan llevarse. De este modo podrán seguir gozando de la libertad de tener su propia firma mientras cobran las generosas primas acordadas cuando decidieron venderse a McCann-Eriksonn.

Mientras tanto, los pasillos se convierten en hervidero de rumores. Los socios no dicen nada y su actividad frenética de idas y venidas y reuniones furtivas con los clientes alertan al resto de personal de que algo grave se cuece allí dentro.

Peggy y Stan están al frente de una campaña que tiene a los niños como protagonistas y por ello se ve obligada a interactuar con ellos. Sin embargo, se da cuenta de que es incapaz de hacerlo y eso le hace reflexionar sobre la terrible madre que hubiera sido y le lleva a preguntarse una vez más si hizo lo correcto cuando decidió entregar a su hijo en adopción. Uno de los momentos más intensos del episodio es una discusión entre Stan y Peggy en la que ésta le dice que no todas las mujeres deberían ser madres, refiriéndose a la madre de una niña que se pasa la vida aprovechándose de sus hijos a los que presenta a cástings para poder vivir a costa de ellos. La conversación se va caldeando y en un momento dado ella le recrimina que no importa si los hombres tuviesen o no hijos ya que podrían huir de ellos y desentenderse. "Una  mujer debería poder vivir el resto de su vida como un hombre y poder escapar" dándole a entender con su actitud y sus palabras que ella sabe de lo que habla. Al percatarse del significado de sus palabras, Stan le pregunta: "¿Tú qué hiciste?". A lo que ella contesta "Estoy aquí y... Está con una familia en alguna parte. No lo sé y no es que me importe. No lo sé porque se supone que no puedes saberlo o no puedes seguir con tu vida" dejándonos ver así a la Peggy que se esconde detrás de la máscara de mujer independiente y trabajadora que no mira más que por su trabajo. El mejor alivio para ella: su trabajo, en el que se sumerge tan pronto como estas palabras salen de sus labios.

Mad-Men-7x11-Time-&-Life-4

Los socios siguen con su plan de sobrevivir a McCann-Eriksonn a toda costa y esto les lleva a una incómoda reunión en un hotel entre Pete, Roger y Ken en la que éstos le cuentan a Ken su plan y tratan de captarlo como cliente, su cuenta es de las más jugosas de la cartera y no están dispuestos a dejarlo marchar. "Lo hemos hecho antes. Sabes que podemos" le tienta Roger. Pero Ken se niega a irse con ellos y les revela que ya no jugará más con ellos, que hace tiempo que tenía pensado marcharse y que ya han firmado con otra agencia, que simplemente quería verles en la situación de suplicarles para poder marcharse por la puerta. La venganza se sirve fría, o eso dicen.

Por otro lado, Pete tiene que lidiar, además, con problemas más domésticos. Su exesposa Trudy cometió la insensatez de solicitar plaza para Tammy, la hija de ambos, en un renombrado colegio privado. Cuando la solicitud es rechazada llama a Pete para que acuda junto a ella a reunirse con el director de la escuela para ver si pueden hacerle cambiar de opinión. Cuando se reúnen, el director les hace ver que su hija saco una puntuación baja en una de las pruebas que les hacen a los niños para saber si son o no aptos para la escuela, sin embargo, no es más que una excusa puesto que al parecer todo esto no es más que una especie de venganza contra la familia Campbell responsable de la muerte del clan McDonald hace 300 años en plena noche. Pete superado por la situación golpea al director.

El único que parece reacio a trasladarse nuevamente a California es Chaough. Pase lo que pase está decidido a permanecer en Nueva York porque ha conocido a alguien que finalmente le hace feliz y no está dispuesto a dejarla escapar por unos cuantos rayos de sol en la otra costa del país.

Mad-Men-7x11-Time-&-Life-1

Finalmente llega el día en el que se reúnen con McCann-Eriksonn para presentarles su propuesta de Sterling Cooper West, una filial de la agencia en la costa oeste para llevar a cabo todas esas cuentas que perderían por motivos de conflicto de intereses. Los socios, con Don al frente, se esmeran en hacerles ver las ventajas de esta idea puesto que no supondría costes para McCann-Eriksonn porque las oficinas son propiedad de Sterling Cooper y además no renunciarían a ningún cliente. Todo son ventajas. Sin embargo, McCann les contesta con un "Están muriendo y yendo al cielo de la  publicidad". Todo este tiempo han estado a prueba por así decirlo para ver si eran merecedores de un hueco en la familia McCann y la han pasado con éxito. A partir de ahora trabajarán codo con codo con los creativos de McCann para representar a grandes multinacionales de la talla de Coca Cola, por ejemplo. ¿Acaso no es eso el paraíso para un publicista? Para Sterling Cooper esto no es más que la muerte de un sueño y para Joan supone la vuelta al ostracismo. Sabe que, por muy socia que sea y por mucho contrato que haya de por medio, nadie la tomará en serio en McCann. Parece que su carrera se despeña cuesta abajo y sin frenos.

Tras la fallida reunión con McCann los socios tratan de ahogar las penas en un bar. Chaough confiesa que se siente aliviado de que alguien dirija el trabajo por un tiempo, y es que hace ya muchos capítulos que es un hombre cansado de este mundo. Uno por uno se van marchando todos sus socios a reunirse con sus familias o amantes hasta que Don se queda solo bregando con su soledad en la barra del bar. Sus pasos le llevan hasta el pequeño apartamento de Diana Bauer pero al llegar a su puerta descubre que se ha marchado, sin dejar dirección ni contacto. Como si fuera un fantasma más en la vida de Don.

Mad-Men-7x11-Time-&-Life-5

Al día siguiente los trabajadores de Sterling Cooper son conscientes de lo que pasa en la firma. Peggy, que gracias a Pete sabe qué es lo que estaba pasando, ha aprovechado su tiempo asesorándose sobre cuáles son sus mejores opciones y su asesor le aconseja marcharse a McCann-Eriksonn. Aunque en un principio no le atrae la idea termina recapacitando puesto que parece ser la mejor opción si quiere progresar en su carrera dentro del mundo de la publicidad. Por teléfono aconseja a Stan que se vaya con ella a McCann-Eriksonn también y él acepta la propuesta.

Viendo el revuelo que se ha formado por los rumores, los socios deciden reunir a todo el personal para ponerles al corriente de la nueva situación de la agencia. Los trabajadores se muestran preocupados puesto que saben que esto probablemente significará despidos. Don trata de tranquilizar al personal con unas palabras: "Esto es el principio de algo, no el final". Sin embargo, nadie le escucha. Y es que nadie le cree.

     
The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal