Mad Men 7×10: The Forecast

Mad Men 7x10: The Forecast

Mad Men 7x10: The Forecast

Series: Mad Men

4 Stars

Summary

Don decide vender su apartamento, mientras que Joan conoce a alguien durante su viaje a Los Ángeles. Mientras, Betty y Sally reciben la visita de alguien inesperado.

Coder Credit

El último episodio de Mad Men ha girado en torno a los sueños conseguidos y por conseguir. Una mirada hacia el futuro para un Don Draper que hace tiempo que no mira más allá de la última cajetilla consumida o el último trago de whisky del día, a poder ser en buena compañía.

Y es  que aquel niño pobre hijo de una prostituta hace tiempo que agotó sus sueños. Ya ha visto cumplidos todos ellos. Quiso ser otra persona, empezar una nueva vida en la ciudad que nunca duerme y alcanzar con ello la fama y el éxito de una profesión que le permitiera el reconocimiento del resto y que le valiera la admiración de los que le rodeaban de forma que pudiera olvidarse de sí mismo. Es por ello por lo que el encargo de Roger (encargo hecho a su vez por MacCann-Erikssen) de hacer una memoria sobre lo que le espera a SC & P y lo que desean conseguir en los próximos 10 años se convierte en un reto difícil de superar para el gran Don Draper. Ante la imposibilidad de encontrar una respuesta propia, Don se ve forzado a preguntar a todo aquel que se le cruce por delante sobre los sueños y aspiraciones que tienen para los próximos años, desde los sueños ordinarios y mundanos de su secretaria, que a un hombre como Don que desprecia lo cotidiano y ordinario le parecen hasta ridículos, hasta Peggy la cual contesta sinceramente con una lista de éxitos profesionales que le gustaría conseguir, con suerte, en los próximos 10 años. No es la respuesta que Don buscaba pero no puede evitar sonreír al ver los paralelismos entre ellos, y es que la descripción de Peggy no es más que un reflejo de los éxitos y la carrera profesional de Don. Peggy aspira a ser el reflejo de Don Draper. La diferencia es que ella, por el simple hecho de ser mujer, tiene ante sí un camino más largo y plagado de obstáculos. AL ver la sonrisa de Don, Peggy malinterpreta la situación creyendo que no la está tomando en serio y que se burla de sus sueños, y airada abandona su despacho ante un Don perplejo.

Mad-Men-7x10-The-Forecast-1

Por otro lado, Joan en un viaje que le lleva a la costa oeste, a la filial de SC & P en Los Ángeles, conoce a Richard Burghoff a quien confunde con el cliente con el que esperaba reunirse y motivo por el que está tan lejos de Nueva York. Este malentendido termina con una cena romántica y juegos de seducción en una habitación de hotel, trayendo de vuelta a la Joan coqueta y sensual de su vida de antes, de antes de ser madre. Tras una noche de pasión desenfrenada Joan vuelve a su vida neoyorkina de madre y ejecutiva. Sin embargo, Richard la sorprende apareciendo en la ciudad para verla queriendo rememorar su rato juntos entre las sábanas del hotel. Vuelven a salir para cenar y terminan, de nuevo, en la habitación de un hotel. Cuando él le esta sirviendo una copa ella aprovecha para llamar a su casa y tratar de hacer que la niñera se quede hasta la medianoche con su hijo para poder así pasar un buen rato con su nueva conquista, pero Richard Burghoff no se muestra conforme con  tener sólo un rato a solas con ella y disgustado le dice que después de que el último de sus hijos se fuera a la universidad no tenía pensado a volver a ejercer el papel de padre teniendo que estar pendiente de una pequeña vida que exige demasiado tiempo y esfuerzo. Una Joan muy molesta, frustrada y herida abandona el hotel y vuelve a casa. A la mañana siguiente, al ver que la niñera se retrasa descarga su ira y frustración con ella que tiene al pequeño en brazos y le grita "¡Me estás arruinando la vida!", una frase que bien podría ir dirigida al pequeño Kevin. Y es que, reconozcámoslo, desde que empezó su faceta de madre Joan ha sacrificado una parte muy importante no sólo de su vida sino de ella misma. Poco queda de aquella Joan seductora que tonteaba coquetamente a diestro y siniestro con todo aquel representante del sexo masculino que merecía ser objeto de sus miradas y su caída de pestañas. Cuando Burghoff acude a verla a su oficina por sorpresa para disculparse por lo acontecido la noche anterior, Joan está dispuesta a renunciar a su hijo para poder estar con él si esas son las condiciones para estar juntos. Afortunadamente, (blabla) le dice que eso no será necesario porque si el precio para estar con ella es aceptar a su hijo y hacer de padre, está dispuesto a pasar tiempo con ella y con su hijo.

Mad-Men-7x10-The-Forecast-2

Mientras tanto,  en casa de los Francis, Sally se prepara para un viaje escolar que le llevará a recorrer 12 estados del país con sus compañeras de clase. Con ayuda de Betty disponen los útiles que necesitará para esos días. En esas están cuando reciben una inesperada visita: Glen Bishop  acude a buscar a Sally para ver si quiere pasar con él y una amiga en un parque de atracciones. Betty, que en un primer momento no reconoce al joven que tiene delante, se sorprende al ver lo mucho que ha cambiado aquel niño que la espiaba fruto de un enamoramiento obsesivo y casi enfermizo, y, fiel al estilo Betty, lo colma de miradas coquetas ante la incrédula Sally que no puede evitar mirar a su madre asqueada (al estilo Sally Draper). Antes de marcharse, Glen revela que se ha alistado en los marines y que pronto lo mandarán a combatir en Vietnam. Sally pone literalmente el grito en el cielo indignada por la decisión de su amigo de alistarse para ir a jugar a la guerra cuando hasta hace poco se despreciaba la idea. Sally muy enfadada les abandona en la entrada de la casa y decide no pasar el día con su amigo. Betty, por otro lado, felicita y halaga la valentía del joven por arriesgar así su vida por los ideales americanos. Esa misma noche, una Sally arrepentida de haber dejado pasar la oportunidad de despedirse de su amigo en condiciones, telefonea a la casa de éste esperando encontrarle y pedirle disculpas. Al no hallarle, deja entre lágrimas un mensaje a su madre pidiendo que la perdone y que espera tener la oportunidad de poder despedirse en persona de él antes de que se marche. Al día siguiente, Glen acude de nuevo a casa de los Francis, pero Sally no está en casa, hecho que no parece molestar a Glen ya que su verdadero objetivo era quedarse a solas con Betty y poder dar rienda suelta a todos esos deseos de juventud. Esto nos deja con una de las escenas más impactantes del capítulo (y puede que de la serie), en la que Glen se lanza y justo cuando sus labios rozan los de Betty ésta le interrumpe dejando al muchacho confundido y con la miel en los labios. Es entonces cuando el joven confiesa los verdaderos motivos que le llevaron a alistarse en el ejército. Viendo que su primer año en la universidad iba a ser un tremendo fracaso y temiendo ser una decepción para su padrastro, hizo lo único que se le ocurrió para tornar la situación a su favor y pasar de la decepción al orgullo: convertirse en soldado luchando por su país. Pero esta no es una situación que el muchacho desee y le aterra siquiera pensar en la guerra. Una Betty conmovida coge la mano de Glen y se la lleva al rostro permitiendo que la acaricie. Glenn se marcha descorazonado y vuelve la vista atrás una última vez para ver como Betty le dirige un "Tú vas a lograrlo" para tratar de infundirle coraje al joven. Betty se queda en la cocina pensando en lo que acaba de pasar  cuando aparecen Bobby  y Gene jugando a la guerra con sus armas de juguete. Les obliga a pararse y les quita las armas. Los manda a ver la televisión y a continuación tira los juguetes a la basura.

mad-men-7x10-the-forecast-3

Antes de subir al autobús y dar comienzo a su viaje, Sally y sus amigas quedan con Don para despedirse de su padre. Se citan en un restaurante chino para cenar y con su habitual encanto para con el sexo opuesto, Don parece estar en sus salsa rodeado de tanta jovencita. Aprovecha la ocasión para indagar a las jóvenes sobre sus sueños y aspiraciones, buscando algo que pueda servirle para la memoria de SCP. Una de ellas le contesta que le gustaría ser congresista el día de mañana, otra, mientras Don le enciende un cigarrillo y de ese modo coquetea con él tratando de parecer más adulta, le dice que su sueño es vivir en Nueva York. Sally, nuevamente asqueada por la actitud de uno de sus padres, contesta a la pregunta de su padre con un "A mí me gustaría cenar" convirtiéndose en una de las frases del capítulo. Antes de despedirse de su padre y aún enfadada por haber tenido que ser testigo de cómo su padre parecía caer rendido a la seducción de una jovencita, señalando así los escasos límites morales de su padre, le dice que sólo quiere subir al autobús y empezar el viaje: "¿Sabes qué voy a escribir para mi sueño? Quiero subirme al autobús e irme lejos de tí y de mamá y con suerte ser una persona diferente a ustedes dos" ante lo que un airado Don le responde con una de las grandes verdades de la vida de Sally "Soy tu padre y tal vez no quieras oír esto pero eres como tu madre y como yo. Te darás cuenta de eso. Eres una chica muy hermosa. Depende de tí ser más que eso" antes de despedirse de ella.

Por otro lado, Don pone en venta su apartamento. Algo que trae de cabeza a su agente inmobiliaria porque, como muy bien recalca ella, le será muy difícil vender un apartamento vacío que grita en cada esquina que ahí han pasado más malos momentos que buenos y en los que la ausencia de muebles y el desinterés de su dueño de limpiar o reemplazar la moqueta sucia de vino da una idea de que la morada pertenece a un hombre triste y solitario, y nadie quiere vivir en un sitio que grita soledad y desesperanza. Sin embargo, Don le urge a que se emplee a fondo y haga su trabajo. Finalmente, y con mucho esfuerzo, la agente inmobiliaria consigue cerrar la venta del apartamento con una joven pareja que tienen un niño de corta edad y otro en camino. Don llega justo en el momento en que se está formando el contrato de venta. Cuando su agente le ve aparecer le saca rápidamente del apartamento y le dice que espere a que terminen, no vaya a ser que al ver al hombre que hasta ahora vivía ahí cambien de opinión. El episodio termina con una escena desgarradora en la que vemos a Don en la puerta del apartamento sintiéndose un extraño en la que hasta ahora era su propia casa. Y es que Don ya es un extraño hasta para sí mismo.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal