Legends of Tomorrow 2×16: Doomworld

Legends of Tomorrow 2x16: Doomworld

Legends of Tomorrow 2x16: Doomworld

Series: Legends of Tomorrow

3 Stars

Summary

La Legión del Mal ha conseguido cambiar la realidad y ahora son los dueños y señores del mundo. ¿Lograrán las Leyendas acabar con la nueva era que han creado?

Coder Credit

Que la introducción al episodio de esta semana fuera dada por Eobard Thawne ya dejaba intuir que no iba a ser un episodio al uso. Al menos, no uno en el que veríamos al grupo de Leyendas intentando detener a la Legión del Mal con esa falta de acierto que tanto les caracteriza.

Porque en esta ocasión partíamos de que los que controlaban la situación eran Eobard Thawne y compañía, quienes lógicamente querían que las cosas estuvieran como a ellos les gustaba. Esto es, con Damian Darhk siendo el dueño y señor de Star City (y guardando una llamativa tribuna con las máscaras de los héroes a los que había matado); con Malcom Merlym disfrutando de nuevo de una vida familiar, al estar su mujer y su hijo vivos y donde además Thea le adoraba como padre (aunque para querer tanto estar con su familia, se pasaba todo el día en el laboratorio de Eobard); con Leonard Snart y Mick Rory volviendo a ser ese magnífico dúo de ladrones (si bien creo yo que el hecho de que la policía esté de tu lado y te deje robar tu propio banco como que le quita la gracia de ser ladrón); y finalmente con Eobard Thawne jugando con las Leyendas mientras terminaba de completar un proyecto secreto.

Así es. Pese a que resultaba bastante curioso ver a todos los personajes que hasta ahora habíamos visto llevando unas vidas un tanto distintas a las que estábamos acostumbrados; más chocante era ver que los planes que tanto tiempo llevaban deseando los integrantes de la Legión del Mal, al final estuvieran siendo un tanto… insulsos.

Eso sí, al menos la Legión del Mal controlaba sus respectivas ciudades con un respecto por dichas ciudades, y no como hiciera Vandal Savage en la temporada pasada, con ese comportamiento tan propio de los villanos y que, realmente, nunca entenderé. Me refiero a ese deseo por acabar con el mundo para convertirse así en su único dueño y señor. Porque digo yo… por mucho que sea el mandamás, ¿no resulta un tanto triste ser el dueño de un mundo destruido? Quiero decir, si no lo disfrutas tú, ¿de qué ha servido tanto trabajo?

Pero como decía, en esta ocasión los malos han sido bastante legales y, exceptuando sus enemigos directos (esto es, los héroes), la vida continúa más o menos igual para el resto del mundo…

Claro que entonces es cuando comienzan las incongruencias. De esas en las que ya no sabes si es culpa tuya porque no te enteraste cuando lo contaron la primera vez, o han sido los guionistas los que no pensaron que sería recomendable revisar todos los episodios de la temporada para no caer en ningún error argumental.

Porque el hecho de que las Leyendas hayan podido recuperar la memoria con una facilidad asombrosa gracias a un artefacto que Ray Palmer inventó sin saber realmente por qué lo hacía o para qué podría servirlo, tiene hasta cierto sentido. Porque sería algo así como la parte más intrínseca de tu ser que te hace seguir siempre en una misma dirección pese a que el resto de tu vida no tenga nada que ver, y motivo por el que Ray se dedica a inventar cosas pese a ser el encargado de mantenimiento de los Laboratorios Star, mientras que a Nate le da por estudiar la Historia y encontrar anomalías (cicatrices es el término que emplea) que sólo él percibe.

Pero ahí es justo donde empiezan a fallar las cosas. Porque, si no recuerdo mal, el objetivo principal de conseguir la Lanza del Destino por parte de la Legión del Mal era la de reescribir una realidad que no podría ser modificada después de ningún modo. Es decir, que una vez cambiada la Historia ni la Legión ni nadie podría cambiar de nuevo esa realidad en la que se encontraban, y que pasaría a ser permanente.

Y no sé, tal y como lo decían daba la sensación de que ABSOLUTAMENTE NADA podría cambiar esa realidad creada, ni siquiera si se viajaba atrás en el tiempo…  por lo que imaginad mi sorpresa cuando veo que lo primero que quiere hacer Eobard mientras Malcolm, Damian, Leonard y Mick disfrutan del éxito, es destruir la Lanza del Destino para que no se modificara esa nueva realidad creada… Y ni os cuento cuando, en la que ha sido probablemente la escena con más dramatismo de toda la serie, después de matar a Amaya, Eobard destruye la lanza.

En ese momento ha sido como, ¡ostras! Pues ya no se puede hacer nada para salvarla porque estamos en esa famosa realidad permanente… ¡Pero no! Porque entonces a Sara se le ocurre una idea “novedosa y revolucionaria”: volver al pasado para evitar que la Legión del Mal se haga con la Lanza y transforme la realidad…

Pero vamos a ver… ¿qué demonios hace la Lanza esa que no se pueda hacer con una máquina del tiempo? Porque en el episodio de esta semana se ha visto que sirve para exactamente lo mismo.

Pero por supuesto, siendo las Leyendas del Mañana la serie de la que estamos hablando, a esta pregunta se añaden unas cuantas más que, de nuevo, te hacen dudar de si es tu memoria la que está mal o lo es la de los guionistas. Me refiero a cosas como, por ejemplo: ¿Por qué Eobard estaba tan contento disfrutando de la nueva realidad en 2017 tras haber encerrado al Fantasma del Tiempo, cuando se suponía que su mayor deseo era volver al futuro, ya que llevaba atrapado en el siglo XX desde que mató a la madre de Barry, allá por la primera temporada de The Flash? ¿Por qué no ha usado la Lanza del Destino para volver a su verdadera época y reunirse con su familia?

Y aún hay más. Si la Lanza del Destino era indestructible y motivo por el que la única opción que tenía Rip era partirla en trozos y distribuirlos por toda la Historia para que nadie los encontrara… ¿Por qué ahora ha sido tan increíblemente sencillo acabar con ella? ¿Es que la teconología que ha desarrollado Martin Stein en unos meses es superior a la del futuro?

Y más todavía: ¿Por qué todo el mundo sigue diciéndole a Mick que no confía en él? ¿Es que no ven que eso es lo que hace que el pobre cambie de bando con tanta facilidad? Porque que te digan que no se fían de ti y que no eres muy listo una vez, tiene su lógica; dos es hasta comprensible… ¡Pero todos los días! Si yo fuera Mick, hace mucho que habría mandado a la porra a todos mis “amigos y compañeros”.

 

Pero claro, llegado a este punto cumbre en el que Mick vuelve convertirse en el centro de todas las miradas, no hace falta más que Amaya le diga que ella sí confía en él (sin que tampoco haya dado muchas pruebas de ello en el pasado), para que Mick vuelva a cambiar de bando…

En fin. Después de todo lo visto sólo diré que tampoco me importaría mucho que dejaran las cosas tal y como están ahora, pues así al menos dejaremos de vivir la misma situación una y otra vez, cual día de la marmota.

Pero por lo que se ha visto en la escena final del episodio, no es muy previsible que algo así ocurra. Es más; el episodio de la semana próxima se me antoja como uno de los más caóticos que veremos, ya que en teoría tendremos a dos grupos de Leyendas y Legión del Mal reunidos en el año 1916, tratando de hacerse con la Lanza del Destino.

Aunque, por otro lado, supongo que no hay mejor manera de poner punto final a la temporada.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.