Legends of Tomorrow 2×11: Turncoat

Legends of Tomorrow 2x11: Turncoat

Legends of Tomorrow 2x11: Turncoat

Series: Legends of Tomorrow

3.5 Stars

Summary

Las leyendas deben viajar hasta el 25 de diciembre de 1776 para salvar al mismísimo George Washington y evitar que los ingleses acaben con el intento de Independencia de los futuros Estados Unidos de América. Una misión que se volverá personal cuando descubran que el encargado de atentar contra la vida del padre fundador de los EE.UU sea el mismísimo Rip Hunter.

Coder Credit

Hace más de un mes que tuvo lugar el día de Navidad, pero ese ha sido justo el día que ha acaparado toda la atención de nuestras Leyendas en el episodio de esta semana. Una fecha muy señalada y que no era para menos en un episodio donde la misión era salvar la vida del principal padre fundador de los Estados Unidos, George Washington, y de paso enfrentarse a su antiguo aliado y amigo Rip Hunter.

Porque esta semana no ha sido una lucha de los malos contra los buenos, ya que apenas hemos visto a la Legión del Mal; tan solo a Eobard Thawne pero, como es habitual en él, sólo durante unos segundos.

Por el contrario, el villano al que han tenido que enfrentarse no ha sido otro que Rip Hunter, que es más Rip de lo que había sido la semana anterior, pero en esta ocasión eso no ha sido precisamente una buena noticia. Y es que Eobard, Damien y Malcolm han usado la tecnología más avanzada para adentrarse en los recovecos de la mente de Rip Hunter y, no sólo descubrir dónde están escondidos los otros trozos de la Lanza del Destino para conseguir reescribir la Historia de manera definitiva; sino que como extra han modificado un poco la mente de Rip.

Siendo un poco el hecho de que han conseguido que Rip deje de ser ese director de cine bastante asustadizo para volver a ser un férreo y valeroso soldado al que eso de los viajes en el tiempo no le suene a chino. ¿Lo malo? Que ahora es un hombre valiente y diespuesto a todo, pero que se ha posicionado del lado de los malos, y por tanto en contra de sus antiguos compañeros y amigos.

Y vaya si ha demostrado que está del lado de la Legión y no de las Leyendas. Lo que la semana pasada e incluso al principio de este episodio podría haberse entendido (o al menos yo quise verlo así), como un truco de Rip para hacer creer a Eobard y compañía que estaba de su lado pero en realidad no era así; al final ha resultado ser todo verdad. Y si mató a George Washington no fue con el convencimiento de que sus compañeros irían a salvarle la vida al padre fundador de Estados Unidos y de paso rescatarle a él, sino para tenderles una trampa en toda regla, recuperar la parte de la Lanza del Destino que ellos tenían y, de paso, matar a unos cuantos de sus antiguos compañeros.

¡Y ha estado a punto de conseguirlo! Si ver que disparaba a Sara ya ha sido bastante impactante, no mucho menos lo ha sido ver como después terminaba con su objetivo rompiéndole el cuello sin ninguna contemplación, para a continuación intentar aniquilar también a Jax, tras ver que su intento de tentarle con la vida de su padre no servía de mucho.

Y es que al final Rip Hunter se ha convertido, para desgracia de nuestras Leyendas, en el peor enemigo al que se han enfrentado… Ya lo dice el dicho: quien bien te quiere… y te conoce, bien te hará sufrir. Y no hay duda que Rip lo está haciendo.

Pero siendo la fecha escogida la de Navidad, también ha habido tiempo para las celebraciones. Y dentro de esas celebraciones, aparte por supuesto de haber podido salvar a Sara in extremis, los que han estados sembrados han sido Mick, Nate y Amaya. En el caso de Mick porque ha encontrado en el mismísimo George Washington a un hombre que respeta su forma de ser e incluso sigue sus consejos, siendo todo lo contrario a ese caballero honorable que se suponía que era el General. Aunque está claro que ahí Mick tenía toda la razón y, si Washington va a dejar de ser un inglés para convertirse en el fundador de los Estados Unidos de América, lo que tiene que hacer es dejar de empezar a luchar como un inglés para empezar a hacerlo como un americano. Esto es, atacando por sorpresa, sin repetar las reglas de la caballerosidad y huyendo cuando la batalla está perdida, por poco honorable que eso sea…

Para que luego digan que Legends of Tomorrow es una serie sin sentido… Nunca antes había visto que describieran tan bien el “American way of life”.

Y mientras Mick se hacía amigo de Washington y éste le regalaba una estatua con su efigie que pasará a la posteridad, ¿qué hacían Amaya y Nate? Pues básicamente pasar de cero a cien en menos de medio segundo, sólo para volver a cero al segundo siguiente.

He de admitir que cuando tuvieron esa charla en la nave, típica de compañeros de batalla en los momentos de descanso y donde se va intuyendo que hay un interés mútuo, ya me estaba preparando para un cortejo largo y anodino hasta que finalmente pasara algo interesante, como suele ocurrir con todos los héroes y sus respectivas parejas en las series de CW  marca de la casa..

Pero nada más lejos de la verdad. No habían pasado ni tres horas desde ese acercamiento mútuo para que, bien metido con calzador, eso sí, que para eso los guionistas están de su lado, casualmente tuvieran que trabajar juntos en aquella misión, casualmente acabarían los dos en el fondo de un helado río, y muy pero que muy casualmente acabara encontrando una tienda de campaña perfectamente montada y con todos los complementos necesarios (especial importancia las mantas de piel, cálidas y suaves al mismo tiempo) para poder escenificar la más cliché de las escenas previas al sexo. Esto es, ese momento en el que uno de los dos está helado hasta los huesos y el otro tiene que calentarle con su cuerpo desnudo para que no entre en hipotermia.

Pero por cliché que fuera todo esto pensé que no pasaba nada porque, uno: estábamos en Legends of Tomorrow y aquí los clichés son como el abc de la serie; y dos: cualquier cosa para librarnos del eterno cortejo que por ejemplo ya habíamos visto con Ray y Kendra en la primera temporada.

Y en el fondo esto me está bien empleado por querer esperar más de lo normal, porque al final no ha ocurrido nada de eso. O, mejor dicho, al final ha ocurrido justo lo que tenía que ocurrir en una serie como Legends of Tomorrow, y esa rápida presencia del sexo sólo ha servido para asentar las bases de una complicada situación donde los dos creen estar satisfechos con que sólo haya sido sexo, pero nada más lejos de la verdad… Dicho en otras palabras: bienvenidos a un nueva y eterna partida de jugar al ratón y al gato entre Amaya y Nate.

Menos mal que entre medias están los viajes en el tiempo y el salvar la Historia y la humanidad, por lo que también habrá un poco de acción, meteduras de pata y humor dentro de ese juego.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.