Le Bureau des Légendes, espías a la francesa

Como cada día 15, desplazamos nuestra atención a países con un recorrido televisivo más desconocido en España. En esta ocasión nos vamos hasta Francia, y es que nuestros vecinos tienen mucho que decir. Es probable que si se piensa en televisión francesa lo primero que a alguien se le pasa por la cabeza es Les Revenants, que supuso la internacionalización  de las series de este país, que parecía haber abandonado la televisión en pos del cine. Sin embargo, trabajos como Engrenages o Braquo fueron abriendo el camino hasta llegar a la que muchos críticos franceses consideran la mejor serie de su país "Le Bureau des Légendes" (Oficina de Infiltrados).

La serie creada por Éric Rochant (que guioniza todos los capítulos) tiene lugar en la "oficina de infiltrados" o de personajes de la DGSE (Dirección General de Seguridad Exterior francesa) que podría compararse con la CIA americana o el MI6 británico. La oficina se encarga de entrenar y controlar a todos los agentes encubiertos e infiltrados del espionaje francés en todo el mundo.

El protagonista de la serie es Guillaume Debailly (Mattieu Kassovitz), conocido dentro del servicio como Malotru, que vuelve a la oficina de París después de pasar seis años en una misión en Siria. Sin embargo Debailly no es capaz de afrontar su nueva vida y decide mantener la identidad que tenía en Damasco, donde se hacía pasar por un profesor de literatura llamado Paul Lefebvre. 

Bajo su falsa identidad decidirá retomar una relación que ya inició en Siria con una mujer casada, Nadia El Mansour (Zineb Triki), experta en historia y geografía siria que está en la ciudad francesa por motivos muy distintos a los que Guillaume piensa.

Esta relación será la base de la primera temporada, pues se plantean interrogantes considerables sobre la posición de Nadia en el juego político actual de Siria. ¿Es Nadia un peligro para Guillaume o es Guillaume un peligro para Nadia? Esta pregunta, será planteada a lo largo de la primera temporada donde la guerra siria juega un papel fundamental como eje conductor de esta trama.

Guillaume y Nadie en Damasco, en una imagen de la segunda temporada

Pero entre líos románticos y de sospechas, la oficina tiene que resolver sus propios problemas. Uno de sus agentes, Cyclone, es detenido por conducir borracho en Argelia y desaparecerá del control francés. Es en este momento cuando también se sospechará sobre la propia lealtad de Cyclone, que podría ser un agente doble o podría confesar todo lo que sabe en un duro interrogatorio. Así pues los esfuerzos no van solo a averiguar su paradero y liberarlo, sino a saber que más hay detrás de todo esto.

Por si fueran pocos ingredientes tenemos también a Marina Loiseau (Sara Giraudou), una joven agente que está siendo entrenada para infiltrarse en una organización que le permita viajar a Irán donde, gracias a sus conocimientos de sismóloga, deberá investigar posibles instalaciones nucleares.

Marina siendo interrogada en la primera temporada

Con estos elementos Le Bureau des Légendes nos presenta una primera temporada que resume la esencia de la serie. Una serie donde el espionaje lo es todo. No veréis bombas, ni tiros, ni siquiera en manos de los agentes infiltrados o del protagonista. Solo hay un momento donde la violencia es totalmente innecesaria, ejercida por uno de los agentes en la primera temporada y que todavía recibe muchas críticas. La tecnología, a pesar de que existe y es fundamental, no consigue dominar una serie que tiene un elemento muy positivo y es "lo personal".

Frente a series americanas donde el espionaje de la CIA se reviste de un patriotismo exacerbado (o más oculto pero patriotismo al fin y al cabo), Le Bureau des Légendes aparta a un lado el concepto de patria para establecer vínculos personales. Guillaume rompe las reglas, "traiciona a su país" al volver a contactar con Nadia y Cyclone se ve más como una persona que ha podido traicionarles que cómo un peligro para el estado francés.

Es de esta manera como se establece una serie que conforma casi una familia. Los personajes están medidos al detalle y aunque a lo largo de las dos temporadas haya algunos de los que solo conocemos un apodo, sabemos cual es su papel en la oficina. No habrá extras innecesarios o secundarios que no vayamos a volver a ver. 

Hablando de los personajes, una serie que en un principio podría masculinizarse mucho, lo cierto es que sorprendentemente no lo hace. Es cierto, Guillaume es el personaje principal, pero los personajes femeninos a su alrededor son mucho más interesantes, no solo el de Nadia (con un trabajo excepcional de Triki) o Marina (que tiene, sin lugar a dudas la trama más interesante en ambas temporadas), sino también los de Marie-Jeanne Duthilleul (Florence Loiret-Caille) interpretando a la antigua "vigilante" de Guillaume en Siria y que ahora también se encarga de Marina, o el de la Dr. Balmes (Léa Drucker), una psiquiatra que se incorpora al equipo al ser especialista en psicología del comportamiento, asesorando a los agentes en la manipulación de sus objetivos. Balmes jugará un papel fundamental en el final de la primera temporada, con consecuencias sobre las que gira toda la segunda temporada. Tampoco puedo no mencionar a Céline Delorme (Pauline Étienne) que aparece en la segunda temporada como una experta funcionaria de Oriente Medio. Todas son mujeres fuertes y todas son espectaculares.

Marie-Jeanne Duthilleul no le pondrá las cosas fáciles a Guillaume

Guillaume además es licenciado en ciencias políticas, algo que se va a notar en varias ocasiones al exponer su conocimiento de Oriente Medio. Pero además, se agradece que no tenga un cargo militar o tampoco sea un hombre atractivo. Guillaume es un tipo normal, una de estas personas en las que no te fijarías si te lo cruzaras por la calle. Justo el tipo de personas que se necesita para este trabajo.

El peso del mundo árabe es fundamental en esta serie. No serán pocos los momentos en los que haya conversaciones totalmente en árabe o en persa. Es cierto que se mostrará una visión occidental y algo superficial de la guerra en Siria (siempre en cuanto a intereses políticos), pero el reflejo que se hará de Irán en la segunda temporada es cuanto menos interesante. No solo se mostrará el dominio de la religión sino el deseo de grupos más jóvenes de escapar de ese control y modernizar u "occidentalizar" su país. Aún así se agradece en series de este tipo que no todos los árabes sean asesinos yihadistas y se muestre hasta cierto punto, la realidad del mundo árabe. No en vano, con los problemas que ha habido en Francia esto es hasta valiente y toda la segunda temporada es una crítica al fallo del sistema de inclusión de la población árabe y concretamente musulmana.

Pero si la primera temporada es buena, la segunda es aún mejor. Las tramas de los personajes se interconectan en varios niveles, la CIA se une al juego dejando claro la jerarquía del espionaje mundial y la atención se pone en Irán con una trama absolutamente tensa e intrigante.

Moe Bar-El es Shapur Zamani, un joven iraní fundamental para los intereses de la oficina

Puede que haya ciertos puntos en común con una de las series más famosas del momento en este ámbito, Homeland, cómo por ejemplo las dudas sobre la fidelidad de una u otra persona. Pero ahí acaban las diferencias. Ni la acción ni el desarrollo de los personajes son los mismos

Esta es una serie imprescindible para los amantes de las series de espías, pero también para aquellos descantados con el género en su versión más americana, gracias al acento europeo y sobre todo francés de esta producción.

Muchos son los matices que podrían sacarse de la serie. La trama de Marina en la primera temporada sigue la famosa frase "el fin justifica los medios" y solo con ello ya podrían escribirse artículos enteros, además de por la extraña relación que establece con uno de sus compañeros. Sin embargo, el lema de la serie "Tu trabajo es tu vida" es lo que resume la esencia de la serie. Le Bureau des Légendes pretende demostrar que es imposible separar la vida profesional de la vida personal, porque al fin y al cabo lo que haces es lo que eres. 

Le Bureau des Légendes tiene actualmente dos temporadas de diez capítulos cada uno, pero está renovada por una tercera temporada que prevé estrenarse a lo largo de este año. La primera temporada está disponible desde el pasado mes de febrero en Movistar+.

 
The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.