Lawless (Sin ley): O la ley de los hermanos Bondurant

Lawless

Lawless

4 Stars

Summary

En plena Ley Seca los hermanos Bondurant tratan de seguir con su negocio de alcohol ilegal ante la llegada de un nuevo agente de policía que quiere imponer su propia ley

Coder Credit

Antes incluso de que salga el propio título del film, Lawless (sin ley), un pequeño texto advierte que la película que estás a punto de ver es una historia real, ambientada en los años 20 y en plena Ley Seca, y con los hermanos Forrest, Howard y Jack Bondurant como protagonistas indiscutibles. Un detalle que resulta difícil creer a medida que avanza el Film, pues en serio que no es normal que pase la mitad de las cosas que pasan en las dos horas de metraje.

Pese a ser plena Ley Seca y Estados Unidos, no es Chicago la ciudad que da cabida a los trapicheos entre los vendedores de alcohol y una policía más o menos corrupta que, según le convenga, deja que los fabricantes sigan vendiendo o no su producto. La historia es la misma pero en este caso todo ocurre en la apacible región de Franklin, donde la vida de sus ciudadanos parece correr ajena a todo ese ajetreo de Al Capone y familias de mafias.

Lawless

Bueno. Apacible lo que se dice apacible no lo es realmente, ya que entre sus apacibles vecinos se encuentran los hermanos Bondurant, encargados de la fabricación y venta de alcohol por la región, siempre con el beneplácito de la policía, con la que tienen una relación de lo más afable. O al menos lo es hasta la llegada de un nuevo agente de policía, Charlie Rakes, que se ha tomado como personal el limpiar el pueblo de cualquiera que no respete la ley. Y por ley se entiende su propia ley.

Guy Pearce es el encargado de retratar a este agente especial de policía, odioso donde los haya, que desde el primer instante en que aparece crea en torno a él una mezcla de repelús, asco y rabia cada vez que abre la boca, o incluso cuando solo se limita a reírse de un modo desagradable (en serio, todo lo que hace resulta desagradable) de los paletos del pueblo, y ante los que por supuesto se cree superior.

La réplica a ese personaje tan odioso la da Tom Hardy como el mayor de los hermanos Bondurant. Un hombre que solo podría definirse como un paleto de lo más profundo, bruto y salvaje como él solo, pero que en el fondo de ese corpachón tan fornido y donde no le da ninguna importancia a su aspecto, reside un corazón que, aunque no se puede decir que sea bueno, al menos sí tiene claro lo que es justo y lo que no, y que el hacerse respetar es lo más importante del mundo.

Lawless

Forrest es el encargado de dirigir la banda formada por los tres hermanos, con la ayuda del joven tullido Cricket Pate, que es el responsable de fabricar la maquinaria necesaria para destilar el alcohol. Dentro de ese pequeño grupo cada uno sabe muy bien el papel que le corresponde: mientras Jack, el más pequeño, es el conductor y el que debe alejarse de los problemas porque no es tan duro como sus hermanos, Howard es el bruto oficial y el primero dispuesto a dar un puñetazo, y Forrest el que da las órdenes.

En ese sentido uno de los toques que dan personalidad al personaje de Forrest es sin duda su peculiar forma de comunicarse y que no se puede decir ni mucho menos que sea por medio de palabras. Apenas gruñidos roncos es lo que sale de sus labios y encima siempre con desgana. Como si el hecho de soltar esa especie de gruñido fuera demasiada molestia.

Con semejante personalidad es difícil no quererle. Sobre todo cuando, a medida que avanza la cinta, descubres que esos gruñidos cada vez son más escasos, pero aun así se entiende en todo momento lo que quiere decir.

Lawless

Pero ojo que todo lo dicho hasta ahora no quiere decir que Lawless sea una típica película ambientada en la Ley Seca y con unos vaqueros que tratan de pasar desapercibidos ante la presencia de los policías. Nada de eso, pues los hermanos Bondurant son los primeros dispuestos a mancharse las manos de sangre, especialmente si es para defender a alguien de su grupo. Y nunca lo hacen con discreción.

En ese sentido creo que esta es la película más gore que he visto sin ser realmente gore. No es que haya muchos momentos desagradables. Es más, los momentos de silencios o con una cuidada banda sonora son los más comunes mientras se contempla el paisaje americano. Pero cuando llega la horas de mancharse las manos, dar unos cuantos tiros y hacer daño de otras formas más originales y desagradables, no creáis que la escena va a pasar a un fundido negro y unos cuantos gritos de fondo. Así que, en ese sentido, estáis avisados de que hay escenas no aptas para todos los estómagos.

Lawless

Lo sorprendente de Lawless es que, con todo lo visto hasta ahora y donde está claro que el odio, la venganza y los asesinatos componen la mayor parte de la historia, de vez en cuando aparecen momentos de humor realmente divertidos que terminan de dar al conjunto esa sensación de estar ante una obra redonda. Especialmente si las dos horas de duración están aderezada por una música tipo country que resulta perfecta para la ocasión.

Ya lo sabéis. Si queréis ver una película ambientada en la Ley Seca, con tres hermanos muy brutos como protagonistas, un policía desagradable como antagonista, y unas situaciones que no podréis creer que ocurrieron en la realidad, no podéis perderos Lawless.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.