Lady Bird, el imperfecto paso a la madurez

Lady Bird

Lady Bird

4 Stars

Summary

Lady Bird es una adolescente que vive con su familia en Sacramento y asiste a un instituto religioso. La chica, que siempre ha soñado con vivir en Nueva York se enfrentará a los problemas típicos de su edad y a la sobreprotección de su madre, contra la que se rebela frecuentemente.

Coder Credit

El pasado 23 de febrero llegó a las salas españolas 'Lady Bird', la nueva película de Greta Gerwig que ha conseguido cinco nominaciones a los Oscar del próximo domingo. La historia de una adolescente que se abre paso a la edad adulta ha conseguido encandilar a gran parte de la crítica por la sutileza y el equilibrio de sus personajes. Pero, ¿será eso suficiente para llevarse la ansiada estatuilla a casa?

Premios aparte, tratando de analizar la película por sí sola y sin entrar en los terribles debates que surgen alrededor de si merecía o no tantas nominaciones, lo cierto es que 'Lady Bird' consigue narrar una historia que en ciertos momentos traspasa su aparente primer objetivo, narrar el final del instituto, para realizar un retrato emocional de la adolescencia.

La película narra la historia de una chica, que se hace llamar Lady Bird (Saoirse Ronan) que vive con su familia a Sacramento, al norte de California,  y se cambia a un instituto religioso para terminar su último año. La chica, que siempre ha soñado con marcharse a Nueva York y la costa Este para poder expandir sus inclinaciones artísticas, tratará de definirse por sí sola sin la alargada sombra de su madre y mostrará esa rebeldía tan típica de los adolescentes.

Prácticamente desde la primera secuencia ya nos damos cuenta de que 'Lady Bird' no va a jugar al realismo, sino más bien a un conjunto de personajes y situaciones prototípicas que se han conformado en torno a este duro periodo de la vida. Puede que haya momentos que sí se retraten de forma natural, pero la mayor parte de la película está conformada por cosas que ya hemos visto: el chico gay guapo, el malote que gusta a la protagonista, la amiga perdedora que acompaña siempre a la protagonista y la chica popular a la que se quiere acercar.  Podríamos perfectamente mencionar alguna otra película o serie en la que ya han aparecido estas situaciones que, para qué engañarnos, se alejan mucho de lo que la mayoría de nosotros vivimos en nuestra adolescencia real. Porque no, a pesar de que nos peleamos con nuestros padres no nos tiramos de un coche en marcha (o al menos la mayoría).

¿Qué es entonces lo que encandila de 'Lady Bird', lo que la hace distinta a otras producciones? Es sin duda alguna la relación con sus padres, especialmente con su madre a la que da vida una maravillosa Laurie Metcalf. Son los momentos que comparte con ellos los que dotan de más verdad e intensidad a la película, desde la compra de un vestido hasta la decisión de a qué universidad debe ir Lady Bird. Todo se hace más real cuando aparecen los padres en escena y aunque es cierto que en muchas ocasiones la madre acaba contagiándose un poco de la locura de la hija, cuando comparte escena con el padre (Tracy Letts) la película cambia completamente. Son escenas como la que protagonizan ambos progenitores en el baño, las que elevan la calidad de la película y claro está, si Greta Gerwig hubiera decidido desarrollar así toda su película, estaríamos hablando de otra cosa totalmente distinta. 'Lady Bird' no llega a burlarse completamente de estos tópicos, sino que los aprovecha para su propio relato e introducir en ellos relaciones auténticas. Lo único reprochable de 'Lady Bird' es que pudiendo haber sido una película que deja huella de forma irremediable, Gerwig solo optó por contar una historia con tintes de maestría. 

Eso no quita que 'Lady Bird' sea una buena película. Probablemente entre en esos famosos listados de "películas que ver antes de los 25 años" y tanto Saoirse Ronan como Laurie Metcalf bordan ambos papeles, la de una adolescente odiosa y la de una madre que ya no sabe que hacer para comprender a su hija. Pero ¿quién no ha sido odiosa en su adolescencia? ¿Acaso no hemos traído de cabezas a nuestros padres? El personaje de Ronan se excede por las situaciones que el guión le presenta, pero cuando este se vuelve más natural, la actriz es capaz de encontrar el equilibrio perfecto para que veamos el mundo a través de sus ojos, o mejor dicho para que lo veamos con nuestros ojos de hace ya algunos años.

A través de un toque de provincialidad, que se aleja de los grandes focos de Hollywood o de las grandes ciudades como Nueva York, 'Lady Bird' nos narra el paso imperfecto a la madurez. Un tránsito imperfecto en el que los fallos más que permitidos, son obligatorios y donde no solo las adolescentes se equivocan. Pero al final lo importante, lo que 'Lady Bird' nos enseña es que equivocarse está bien, nos hace incluso mejores personas, siempre que seamos capaces de reconocer nuestros errores, pedir perdón y continuar escribiendo nuestra propia historia. 

The following two tabs change content below.

Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.

About Beatriz Noria

Empecé a ver Perdidos y ya no paré... Con Como Conocí A Vuestra Madre conocí lo mejor y lo peor de este mundo. Adicta a cualquier pantalla que emita series o películas. Mientras cargan, trato de estudiar algo.