La doncella

La Doncella

La Doncella

1.5 Stars

Summary

La joven Sook-Hee es contratada como doncella de la frágil Lady Hideko, una joven huérfana heredera de una poderosa fortuna. La amistad entre ambas se forjará al instante, sin sospechar nunca que las dos guardan segundas intenciones tras sus actuaciones.

Coder Credit

El director coreano Park Chan-Wook vuelve a rodar en su país natal la adaptación libre de la novela de Sarah Waters “Falsa Identidad” una retorcida historia de seducción y engaños ambientada en la época de la ocupación japonesa de Corea.

La historia comienza con la contratación de la joven y aparentemente inocente Sook-Hee (Tae-ri Kim)  para que sea la doncella de una acaudalada dama japonesa Lady Hideko (Min-Hee Kim) de la que se teme sobre su salud mental debido a su trágica infancia marcada marcada por la muerte de sus padres. Ella está sola en el mundo, a excepción de su tío que será su tutor legal hasta que ella se case, cosa que más de uno desearía dada su belleza y su gran fortuna.

la-doncella22

Es el caso del estafador que se hace pasar por Conde Fujiwara (Jung-woo Ha) que urde el malévolo plan de seducir a la rica heredera y cuando se casen y tenga poder notarial sobre ella encerrarla en un hospital psiquiátrico y quedarse con todo su dinero. Todo con la inestimable ayuda de Sook-Hee a la que han enviado a ser doncella de Hideko para que se convierta en su confidente y así la persuada de caer en los encantos del Conde y facilitar su compromiso. Si lo consigue podrá quedarse con todas las joyas y objetos personales de la heredera además de una importante cantidad de dinero.

El planteamiento de la película resulta interesante, los emplazamientos de la película son evocadores, mostrando con una fotografía preciosa los paisajes más bellos de Corea y Japón. El vestuario y realización son impecables, las actrices cumplen su cometido y los sutiles toques de humor ayudan a digerir la complicada historia.

Hasta ahí lo bueno. Hay que partir de la base de que el cine asiático cuenta con una legión de admiradores muy fiel, ansiosa por encontrarse los aspectos más recurrentes de su cine. Es decir la recreación de los fetiches más peregrinos, el sexo más explícito y la violencia más sangrienta. Para todos ellos, esta es su película.

El director Park Chan-Wook, conocido por la controvertida  Old Boy, vuelve a conseguir lo mismo con esta película. Hace uso de todo el exceso que conoce, se empeña en que todo salte a la vista, se retuerza y se recree en ello hasta que se nos haga insoportable. Y así durante las dos horas y media que se alarga la película.

Fetiches y clichés

la-doncella

La escena de diez minutos de sexo explícito y la continua recreación en la belleza de ellas y el uso de los ruiditos y planos a su cuerpo no hacen más que perpetuar una manera de mostrar a la mujer en el cine. Que sean escenas con dos mujeres no las convierten automáticamente en progresistas o feministas, cuando bien es sabido que la fantasía mayor del hombre medio heterosexual es ver a dos mujeres bellas juntas, y más asiaticas. No estoy muy segura de que a las japonesas les guste dar esa imagen en el resto del mundo. Si pretenden resultar críticos esa no es la manera, al fin y al cabo al público al que se pretende llegar es el mismo de siempre, y mostrando lo mismo de siempre.

Podemos reconocerle el esfuerzo de dotar a los personajes femeninos de una fuerza inusitada en este tipo de películas, ya que ellas cortan el bacalao de la historia, y es precisamente una lástima considerar esta película un “lo que pudo haber sido”. Quién sabe lo que hubiera sucedido si la adaptación de esa novala hubiese sido tomada por otras manos, y si se hubiese enfatizado más en las argucias y engaños a los que someten y se ven sometidas las protagonistas en lugar de a los planos cortos de sus labios y sus desnudos.

Además de todo esto, dados los numerosos giros de guión donde la película pierde un poco el norte incluyendo escenas de lo más extrañas e innecesarias, además de las mencionadas escenas sexuales se recrean en una escena de tortura que resulta particularmente desagradable y que a los aprensivos nos aleja a kilómetros de la película ansiando que llegue el final sea cual sea sin importarnos si el personaje central gana o pierde o logra sus objetivos.

La cinta triunfó en Sitges donde ganó el premio a la mejor película y también fue presentada en la sección oficial de Cannes recibiendo críticas tan alejadas de la mía que me hacen dudar de haber visto la misma película. Lo que está claro es que esta es una de esas películas que amas u odias, sin término medio. Así que juzgad vosotros mismos.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.