La casa de papel: buenos ingredientes para una buena serie

La nueva serie de Atresmedia ha llegado pisando fuerte con un argumento aparentemente sencillo, como es el robo de un gran botín, pero que cuenta con unos cuantos alicientes que la convierten en algo novedoso y de lo más interesante.

El primero de ellos es el propio título de la serie, un tanto extraño, pero que tras el visionado del primer episodio por fin comprendemos : no vamos a asistir a un robo cualquiera a un banco, por muy importante que sea ese botín, sino a la propia casa en la que se fabrica todo el dinero del país: la fábrica nacional de moneda y timbre de España.

Una vez comprendido este importante detalle la historia sube rápidamente de nivel, aunque sólo sea porque no estamos hablando de robar mucho dinero, sino de robar MUCHÍSIMO dinero. Se trata del robo más grande jamás cometido, y que llevará a que un grupo de desconocidos acaben trabajando juntos para conseguirlo.

Y ahí es precisamente donde entra en juego lo que puede convertir a La casa de papel en una gran serie. Y digo puede porque con este tipo de historias ya ha ocurrido muchas veces que los dos primeros capítulos destacan por su acción a raudales y giros argumentales de infarto, para a partir de ahí convertirse en una sucesión de conversaciones tediosas que hacen que sólo esperes que se acabe la serie.

En principio no parece que éste vaya a ser el caso por varios motivos en concreto. Uno, y en mi opinión el más importante, la presencia de un reparto coral que impide que, por mucho que unos personajes tengan más protagonismo que otros, acabes cansándote de los personajes y viviendo situaciones muy similares cada semana. Ya solo entre el grupo de ladrones que van a llevar a cabo el robo (y que se han atrincherado en la fábrica de la moneda mientras sus propios trabajadores están fabricando el botín que se van a llevar) y los policías que están fuera, ideando cómo pueden entrar sin poner en riesgo a los rehenes, ya hay bastante material.

Pero luego surgen esas historias tan variopintas que arrastra cada uno de los involucrados, ya sean buenos o malos, y que son los que terminan de darle la sal a la trama. Así, entre la inspectora de policía Raquel Murillo, que está en pleno proceso de separación con su marido acusado de malos tratos; el jefe de los ladrones que se esconde tras un alias de lo más significativo: "El profesor"; Tokio, la ladrona que todavía estaba superando la muerte de su ex novio cuando ya se ha liado con otro ladrón; la noticia de un embarazo en pleno secuestro; o un padre y un hijo que se siguen comportando como padre e hijo incluso en pleno robo… hay mucho donde elegir.

Quiero pensar que todas estas historias irán poco a poco ganando en detalles y que la trama principal no se centrará solamente en los personajes que hemos visto en los dos primeros episodios. Sobre todo porque, si la serie va a contar con 19 episodios, por muy llamativas que sean las vidas de esos cinco personajes, no creo que den para llenar tanto metraje. Y eso por no hablar de la curiosidad por saber por qué cada ladrón ha escogido su alias, cada uno perteneciente a una ciudad del mundo, y que quedaría sin resolver si no le dan al menos un poquito de protagonismo.

En resumen, que espero de corazón que no se repita esa situación tantas veces vivida en otras series, por ejemplo Perdidos, donde pese a haber un número concreto de supervivientes de un avión (y era un número bastante alto... al menos al principio) al final habría dado lo mismo que sólo hubieran sobrevivido 5 pasajeros, porque la trama no salió de ese grupito VIP.

Espero sinceramente que esto no ocurra. Especialmente porque quiero pensar que si han sido capaces de dar un toque de lo más interesante a los personajes que han destacado hasta ahora (especialmente intrigante me resulta Berlín), es de esperar que también sean capaces de hacerlo con el resto.

Y luego está el tema de los flashbacks. Un recurso que ha acabado convirtiéndose en algo así como el recurso que no debe faltar en ninguna serie que se precie de ser buena, y que en esta ocasión va a venir francamente bien para aligerar toda la tensión acumulada dentro de "la casa de papel".

Y es que ya se sabe lo que ocurre con los espacios cerrados: que uno lo acaba magnificando todo, por lo que es de esperar que la tensión entre rehenes y ladrones, o entre los propios ladrones, vaya subiendo a marchas forzadas.

Por ello, intercalar esos momentos de tensión con recuerdos de lo que se vivió durante los 5 meses en los que el grupo de ladrones estuvo preparando el asalto al edificio, en cierto modo se agradece. Y más cuando esos flashbacks ayudan a que vayamos conociendo poco a poco a todos los ladrones, y que por supuesto encierran secretos a tutiplén.

Pero, usando el mismo ejemplo de antes, todos recordamos lo que pasó en Perdidos y esa acumulación de flashbacks que al final sólo sirvieron para liar al personal. Y aunque en cierto modo se entiende las ganas de confundir al espectador, más cuando de un thriller se trata y el objetivo último es el de sorprenderle, cuando al final ese objetivo se llena de escenas que no vienen a cuento de nada o, peor aún, que plantean un misterio que al final no se resuelve, lo normal es que uno acabes cogiéndole manía a los flashbacks... Lo que no deja de ser la tónica general en las series que abusan de este recurso.

Pero lo dicho. De momento la mezcla conseguida está gustando, y mucho, por lo que es de esperar que el nivel no baje. Aunque en ese sentido es difícil que no acabe gustando La casa de papel, gracias sobre todo a un reparto apasionante.

Y es que gracias a esta serie podemos ver a conocidos actores desenvolverse con maestría en registros que parecían estar vetados para ellos, junto a otros tal vez menos conocidos pero que también lo están haciendo de maravilla ante una muy buena historia, por lo que estamos a punto de descubrir de todo lo que son capaces de hacer.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

Latest posts by Barbara Cruz (see all)

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.