Kong: La isla calavera

Kong: La isla calavera

Kong: La isla calavera

3 Stars

Summary

Un equipo de exploradores de lo más diverso que va desde científicos, militares a una fotógrafa, es enviado para investigar una misteriosa isla en el Pacífico que no aparece en los mapas. Una isla donde además habita un gigantesco primate al que llaman Kong.

Coder Credit

Kong Skull es una  película fruto de nuestro tiempo. Sería interesante realizar un repaso de todas las veces que se ha llevado la historia de este gran primate a la gran pantalla y estudiar la época en que se rodaron para hacer un estudio de la sociedad del momento.

En este caso los realizadores de Skull tienen bien estudiada la cuota de diversidad, que el cine debe hacer visibles todas las razas, estratos sociales y géneros para que el público se sienta representado. También han cambiado considerablemente los roles femeninos que aunque sigan siendo minoría, al menos no se cumple el principio de la Pitufina con la “chica de la peli” de rigor, cosa de agradecer.

En este caso el personaje femenino se convierte en el más relevante, haciendo sombra a Tom Hiddleston cada vez que comparte plano con él y convirtiéndose en parte activa de la historia. Brie Larson no hubiera aceptado que fuera de otra manera. La prometedora actriz ganadora del Oscar por “Room”, se deja  ver por primera vez en la gran pantalla desde que ganara el premio y lo hace con una superproducción a gran escala y donde habrá tenido mucho que decir sobre el desarrollo de su personaje, muy bien  perfilado, pacifista, animalista pero que no le tiembla el pulso a la hora de detonar un explosivo.

En una película de este tipo donde lo que esperamos es un despliegue de medios, a los que nos gusta el cine más minimalista y con enjundia, agradecemos que se hayan trabajado un plantel de personajes bien simpáticos con los que empatizar y que aligeran la historia con sus chistes entre monstruo y monstruo, y haciendo autoparodia sobre las ridículas muertes que se dan en la gran pantalla en el cine de catástrofes. Un reparto de secundarios muy acertado que va desde John Goodman o Samuel L. Jackson a pequeñas promesas del cine indie como Thomas Mann, protagonista de esa pequeña joya que es “Yo, él y Raquel”, o el británico Toby Kebell, que protagonizó ese capítulo de Black Mirror “The entire story of you” donde cada persona podía grabar cuanto pasaba a su alrededor y verlo una y otra vez. Si cualquiera de los personajes de la película hubiera podido hacer eso, les habría servido de mucho.

Sin embargo la verdadera estrella de la película es John C. Reilly, que se adueña de la historia desde que hace su aparición en mitad de la nada.  Su carismático personaje y su entrañable interpretación levantan una película que corría el peligro de convertirse en un aburrimiento si tenía que depender de su anodino “héroe” hasta el momento, un Tom Hiddleston algo despistado que cumple un rol meramente superficial, de hombre blanco y guapo de mediana edad. Pero con John C. Reilly empatizamos en seguida, un hombe atratapado en la isla durante casi 30 años, solo y que ha tenido que aprender a convivir en un terreno hostil, convirtiéndose él mismo en un ser extraño que generará un montón de situaciones hilarantes y algunas de las más reflexiones más lúcidas.

Política

La película también tiene un claro tono anti belicista, además de por el personaje de Brie Larson, por la actitud de sus protagonistas y el amor por la naturaleza que se destila. Pese a que la película se desarrolla en los años 70, en pleno fin de la Guerra de Vietman y el desencanto de la sociedad americana hacia el ejército y su gobierno, la postura de Samuel L. Jackson hacia King Kong puede traducirse fácilmente en el papel de Estados Unidos en guerras como la de Irak. Donde los americanos siempre labran sus batallas fuera de su territorio e invaden países ajenos creyéndose con el derecho de sacudir todo su universo sin esperar que nadie se defienda. Lo mismo que el primate, la misión al comenzar la expedición en la isla es provocar al primate con bombas y explosiones para que salga a la luz, y así capturarlo con fines lucrativos o simplemente librarse de él. Y al ver que el animal se defiende y dado su mastodóntico tamaño lo toman como una amenaza para la humanidad que debe ser eliminada.

Como cada película sobre King Kong, debe haber una secuencia de acercamiento a su alma para que dejemos de considerarlo una bestia y lo tratemos como un animal. El personaje de Brie Larson es la que más simpatiza con el primate protagonizando algunas de las escenas más míticas que se repiten siempre, la del gorila encandilado por la chica de la película. Afortunadamente aquí es tratado como algo tierno y anecdótico, y evidentemente no hay escena en ningún edificio neoyorkino.

Al ver la película no pude evitar pensar en Steven Spielberg y en la magia que tiene este hombre para lograr apelar a la emoción de hechos tan insólitos como puede ser el encuentro con un dinosaurio o un extraterrestre. Está claro que esta película mira en el retrovisor de "Jurassic Park" pero que su director, Jordan Vogd-Roberts no tienen el corazón y la mirada del director americano y que intenta acercarnos la acción a través de sus personajes.

En definitiva, una película que hará las delicias de los amantes del género ya que el despliegue de medios que se marca es absolutamente espectacular. Y que guiña el ojo a los escépticos o que van medio obligados a verla gracias a unos diálogos graciosos que sacan más de una sonrisa y a unos escenarios evocadores que son una preciosidad. Eso sí, vaya abuso de los bichos gigantes y purulentos más desagradables.

The following two tabs change content below.

Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.

About Beatriz Parra

Culpo a Jim Halpert de mis altas expectativas en cuanto a hombres. A Lost de mis altas expectativas en cuanto a compañeros de vuelo y a Leslie Knope de mis altas expectativas en cuanto a la vida. De lo demás al cine, que ha hecho de mí lo que soy.