Killing Eve 1×01: Piloto

Killing Eve 1x01: Piloto

Killing Eve 1x01: Piloto

Series: Killing Eve

4.5 Stars

Summary

Eve Polastri trabaja para el MI5, el servicio de inteligencia de Reino Unido. Sin embargo, su vida no es tan excitante como podría parecer, pues lo que Eve quiere es dejar las oficinas y convertirse en una auténtica espía.

Coder Credit

En Killing Eve nos encontramos con lo que sólo puede ser descrito como una guerra de Reinas. Aunque más que Reinas, Eve y Villanelle, las dos protagonistas de la nueva serie de BBC América, son Reinas, alfiles, torres y caballos. Todo a la vez. Y es que son dos mujeres de armas tomar (y no es una frase hecha) que nos ofrecerán una batalla sin cuartel y una persecución propia de las clásicas películas de espías. No en vano está basada en las novelas de Luke Jennings, Villanelle.

Por un lado tenemos a Eve Polastri (Sandra Oh). El simple hecho de que sea Sandra Oh, la inolvidable Cristina Yang de Anatomía de Grey, ya es una razón de peso. Poder volver a verla en televisión es el principal aliciente para engancharse a Killing Eve, pues aquí podemos verla en todo su esplendor. Esto es, como a una mujer inteligente y sobre todo de un grandísimo carácter que no se achanta ante sus compañeros hombres, especialmente cuando es evidente que ella le da mil vueltas.

Pero si a esto añadimos que Eve está casada y que la relación con su marido es un tanto, digamos peculiar, la situación incluso mejora. Porque lejos de presentarnos a la típica mujer infravalorada que ni siquiera es capaz de encontrar una pareja a su altura, o a la que el amor parece eludir debido a un trabajo que le absorbe todo el tiempo, lo que tenemos es a un marido, Niko Polastri, con el que mantiene una relación única en la que la sinceridad es la clave, incluso si esa sinceridad hace que se den cuenta de lo increíblemente raritos que son los dos. Pero, ¿qué es el amor si no aceptar al otro, con lo bueno y con lo malo?

¿Y qué pasa con Eve? Pues básicamente que tiene una vida de lo más aburrida, y eso que trabaja para el MI5, el servicio de inteligencia de Reino Unido. Probablemente le haría más ilusión ese trabajo si no fuera porque sus jefes son una panda de estúpidos que están más obsesionados por quedar por encima de ella, que en resolver los crímenes que se han cometido, que se supone que es su trabajo.

Pero todo da un giro inesperado cuando tiene lugar el asesinato de un político ruso a plena luz del día, ante lo que Eve sospechará rápidamente de que lo ha cometido una mujer.

Y ahí es cuando entra en escena Villanelle, la Reina negra de esta historia. Villanelle (Jodie Comer) es una asesina a sueldo. Pero no una asesina corriente sino la mejor de todas, lo que hace que lleve una vida de auténtico lujo: hoy Viena, mañana París, al otro Toscana. El tren de vida de Villanelle es más propio de una estrella de rock gracias a la fama que le precede, pues todos quieren contratarla para deshacerse de sus enemigos. Y precisamente saberse la mejor de todas hará que Villanelle no sea la clásica asesina a sueldo que ante todo intenta pasar desapercibida, si no que demostrará un carácter propio de esa estrella de rock que sabe que es la mejor.

Tenemos así dos personalidades fuertes, únicas y de lo más peculiares, a las que iremos descubriendo en su día a día. Un día a día que no tiene nada de corriente, cierto, pero que conseguirán que sintamos como propio por el simple deseo de querer saber más de ellas.

Es lo que ocurre cuando el peso de la trama recae en sus dos protagonistas y éstas son interpretadas por dos actrices donde cada palabra que dicen, cada gesto incluso (Villanelle no es muy habladora, ni falta que le hace) es una auténtica maravilla.

Y cuando esas dos grandes personalidades confluyen en el tiempo y el espacio, entonces sólo queda aguantar la respiración.

Y todo apunta a que jugar con la confluencia o no de Eve y Villanelle, con ese “parece que finalmente se van a encontrar pero no” va a ser otra de las claves de Killing Eve. A lo largo de sus 9 episodios veremos cómo sus caminos se acercan peligrosamente, protagonizando una caza sin cuartel pero donde la cazadora se convertirá en la presa en más de una ocasión.

El último ingrediente necesario para apuntarse a este thriller de calidad, así como gran producción, que no tiene nada que envidiar a las películas de mismo género. No podía ser menos para el esperadísimo regreso de Sandra Oh a la pequeña pantalla.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.