Kiki, el amor se hace

Kiki, el amor se hace

Kiki, el amor se hace

4 Stars

Summary

Cinco divertidas historias de amor y curiosas filias sexuales coinciden en un calenturiento verano madrileño. Dacrifilia, Elifilia, Somnofilia y Harpaxofilia son algunas de las particulares formas de obtener placer que descubren nuestros protagonistas, pero para disfrutarlas tendrán que decidir cómo integrarlas en sus vidas. Sus sentimientos, sus miedos y sobre todo su sexualidad se transforman rompiendo tabúes, adentrándose en una etapa nueva, emocionante y libre donde no se reniega ni del placer ni del amor.

Coder Credit

Paco León volverá a la gran pantalla el próximo 1 de Abril en la película que define como una “comedia erótico-festiva”: Kiki, el amor se hace. Vértigo Films nos trae cinco historias en las que los personajes se descubrirán a sí mismos, y tendrán que explorar su sexualidad y la de sus parejas.

Paco (Paco León) y Ana (Ana Katz) tienen una niña pequeña pero desde hace meses han perdido la compenetración en la cama. Probar cosas nuevas no funciona y tendrán que acudir a terapia para volver a encender la llama. De repente Belén (Belén Cuesta), una amiga de Paco, irrumpirá en sus vidas descubriendo un nuevo mundo a la pareja. Antonio (Luis Callejo) y Mª Candelaria (Candela Peña) son dos feriantes que llevan años intentando tener hijos. Al conocer que el factor biológico esté bien en ambos casos, la doctora propone a Mª Candelaria orgasmos, algo que desconoce desde que se casó con Antonio. Una desgracia hará que la mujer descubra su “Dacrifilia”, y desde entonces sólo buscará una cosa: Hacer llorar a su marido.

Kiki

Sandra (Alexandra Jiménez) es una chica con una predilección especial por ciertos tejidos que creará alguna de las situaciones más incómodas durante la película. David (David Mora) es un joven sordo, al igual que Sandra, y cuando el aburrimiento – y la soledad – llamen a su puerta, será la joven quien esté al otro lado del marco. Paloma (Mari Paz Sayago) y José Luis (Luis Bermejo) eran felices hasta que la primera tuvo un accidente que la dejaría paralítica, que ha roto la relación – al menos sexual – entre ambos. Él querrá amarla mientras duerme, pero necesitará a Loreley, la interna filipina, para poder expresar su amor. Ella hará la vista gorda siempre y el cirujano plástico le opere el pecho. La última pareja está formada por Natalia (Natalia de Molina) y Álex (Álex García), dos jóvenes enamorados ocultan extraños gustos sexuales, en especial la joven, y que ambos intentarán satisfacer.

Las fiestas madrileñas de La Paloma reunirán a todas estas parejas, de nuevo felices y que, de un modo u otro han vuelto estar satisfechos en el terreno sexual y a amarse, porque aunque sea una comedia impregnada de sexo, Kiki, el amor se hace pone el acento ante todo en la palabra amor, dando naturalidad y tolerancia a algunos de los aspectos menos tratados en la gran pantalla.

Kiki

Me gustaría alejarme por un momento de la película en general e ir a una frase concreta del tráiler que da qué pensar en la concepción propia de la capital española: “Que Madrid parece muy moderna, pero Madrid no es moderna”. Así descubre Belén el que es uno de los grandes secretos susurrados por las calles. Y es que es uno de los aspectos mejor escondidos de nuestra sociedad, los prejuicios, y miradas desaprobadoras que se llenan la boca de cuán abiertos son, pero critican por la espalda cualquier aspecto que se salga de lo común. Mediante el humor, Paco León intenta criticar el estado de nuestra sociedad y busca crear la libertad y naturalidad para ser nosotros mismos.

Si la calidad del guion, la maravillosa dirección del andaluz y el mensaje no os había convencido aún para dirigiros a las salas de cine a partir de Abril, es obligatorio hablaros del reparto que se ha reunido para las cinco historias de Kiki. Con una Natalia de Molina que mucho dista de la que encontramos en Techo y Comida, y Belén Cuesta, quien ya nos enamoró en Tenemos que hablar, su naturalidad a la hora de llevar adelante las historias que protagonizan harán que el espectador no sea capaz de borrar una sonrisa de su cara. Bermejo y Peña dan vida de manera extraordinaria a las suyas, a pesar de no ser las que más peso tienen a lo largo de la cinta. Alexandra se hunde con su amor a los tejidos, provocando más incomodidad que risa en la sala de cine.

kiki

La película dirigida por el actor y director sevillano ha sabido encontrar la comedia en las filias de los protagonistas y las situaciones absurdas que harán que el espectador estalle en carcajadas en más de una ocasión, rozando en ocasiones lo soez pero alejándose del chiste fácil que tanto prima en las comedias españolas. La naturalidad de los temas se convierte en un soplo de aire fresco en este género y llama a disfrutar de las cintas de Paco León una y otra vez, buscando la esencia que tan clavada se queda con Kiki, el amor se hace.

The following two tabs change content below.

Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.

About Maria Reinoso

Sobrenatural me arrastró a un infierno lleno de period dramas, comedias, acción y terror. Intenté evadirme de aquel agujero negro, pero que me di cuenta de que ese infierno era mi cielo y antes de su llegada me encontraba en el purgatorio.