Kate del Castillo nos habla del complicado rodaje que vivió con Ingobernable

Kate del Castillo es una de las actrices más reconocidas de todo México y Sudamérica. Su primer proyecto para la televisión le llegó con solo 19 años y desde entonces no ha parado, protagonizando algunas de las ficciones televisivas más vistas de todos los tiempos, destacando la versión para televisión del libro de Arturo Perez Reverte, La Reina del Sur, o Dueños del Paraíso, donde coincidió con el actor Maxi Iglesias. Ahora llega con Ingobernable, una serie original de Netflix que sorprende por el increíble parecido que guarda con la realidad que la propia actriz estaba viviendo en el momento del rodaje. 

Y es que el rodaje de Ingobernable coincidió con la investigación que seguía abierta referente a El Chapo Guzmán y cuyo caso ocupó las portadas de todos los diarios cuando Kate del Castillo y Sean Penn se entrevistaron con el narcotaficante, ya que estaban interesados en rodar un documental sobre él. De hecho, todas las escenas en las que aparece Kate tuvieron que ser rodadas en Estados Unidos, concretamente en San Diego, pues desde que tuvo lugar todo el asunto con El Chapo la actriz no ha podido pisar suelo Mexicano, lo que le ha impedido, por ejemplo, promocionar la serie en su propia tierra.

Teniendo la suerte de contar con la propia protagonista de este auténtico thriller, tando delante como detrás de las cámaras, no quisimos perder ocasión para conocer todo lo que sucedió de primera mano.  

El rodaje de Ingobernable ha tenido lugar con unas situaciones extremadamente complicadas. ¿Cómo salió adelante en una situación tan compleja?

Ha sido una lucha constante de un montón de cosas pero donde, sorprendentemente, logramos hacer una serie en la que el personaje principal era de México sin poder rodar en México. Ese fue un reto muy duro tanto para Argos, la principal productora Mexicana, como Netflix y todos los actores implicados, porque resulta muy difícil rodar con una doble que no es actriz sino doble.

Y en mi caso particular, fue realmente frustrante. Primero por no poder ir a mi país, y segundo por no poder hacer mi personaje de manera completa. Y del mismo modo, no pude ir a promocionar la serie.

¿Sabe almenos cómo ha sido recibida Ingobernable en México?

Creo que en general está yendo muy bien, ya que apenas se estrenó vine aquí para promocionarla, pero el vicepresidente de Netflix me escribió para decirme que el recibimiento había sido impresionante. Y quiero pensar que va a ir muy bien, no sólo en México y Latinoamérica sino en todos los 190 países donde se va a poder ver. Aunque ahora también dependerá mucho del boca a boca, que es como funcionan ahora estas cosas, donde es otra persona la que te dice que esperes un par de capítulos para que te pueda enganchar la serie si al principio no ha terminado de convencerte.

En el caso de Ingobernable, arranca muy bien desde el principio. Lo importante es que en otros países del mundo se atrevan a ver algo distinto y sobre todo que no les dé pereza leer subtítulos, ya que la serie se ha rodado en español.

Suele interpretar a mujeres con un carácter muy fuerte. ¿Es usted quien busca este tipo de personajes?

Es cierto que La Reina del Sur tuvo muchísimo éxito y es un personaje que mucha gente sigue recordando, pero para los actores cuando terminas de rodar ya olvidas ese personaje y te centras en el siguiente.

Con Teresa Mendoza (La Reina del Sur) tuve muchísima suerte porque es un personaje muy fuerte y aplaudo su éxito, pero yo no persigo esos personajes. Son las productoras las que me buscan y piensan en Kate del Castillo, por ejemplo, al ver Ingobernable. Pero siempre busco hacer personajes de todo tipo, porque eso es lo bonito de ser actor: poder jugar entre toda una gama de personalidades. Eso sí, siempre me gusta dignificar a todos mis personajes y si por ejemplo es una mujer fuerte, que lo sea por una razón, no a lo loco. No me gusta sexualizar a mis personajes.

En el caso de Ingobernable interpreta a Emilia Urquiza, la Primera Dama de México. ¿Se ha inspirado en Angélica Rivera o alguna otra Primera Dama real?

Es cierto que hubo mucha polémica con algunas declaraciones que hice con respecto a la mujer del presidente Peña Nieto, pero no tiene nada que ver. Lo que estamos haciendo aquí es ficción con unos tintes políticos importantes y tocando temas que son fuertes y dolorosos para México. Pero yo no podría, ni como actriz no como Mexicana, hacer una serie en la que estás hablando de la presidencia sin tocar temas que son importantísimos para México.

Sí que vi películas y documentales de Primeras Damas, tanto reales como ficticias, para buscar cierta inspiración, pero realmente no fue necesaria tanta búsqueda, porque ella es Primera Dama así como tres minutos. El resto de la serie es sobre una mujer que se va sorprendiendo a medida que suceden las cosas, con la vida misma, y yo quise sorprenderme a la vez que ella a la hora de hacer este papel.

Qué supone para usted y para la propia ficción Mexicana trabajar con una cadena internacional como Netflix.

Para mí supone una oportunidad magnífica porque Netflix es una plataforma digital enorme que, aunque sí era consumidora de este tipo de plataformas, nunca antes había trabajado en ellas. Pero para mi que sepan de México tal y como es, con todas sus virtudes pero también defectos y cosas terribles, sobre todo la corrupción, supone un gran orgullo.  Porque lo que ves en Ingobernable es tal y como es México, sin demonizarlo pero tampoco sin glorificarlo. Porque México es un país bellísimo y lleno de riqueza, pero también tiene su parte marginal, que es el barrio Pepito. Y en la serie se ve cómo estas dos partes se unen perfectamente, creando una unión que, por otro lado, impide que exista una clase media.

Y también es importante porque el presentar a México tal como es, se habla de un gobierno corrupto. Y en realidad yo creo que todos los gobiernos son corruptos, lo que pasa que en México parecía que no lo veíamos o no queríamos darnos cuenta de esa corrupción. Pero es un tema que atañe a todos y es bueno que ahora se muestre tal y como es.

Háblenos de cómo fue ese momento en el que vio que no podía rodar en México, siendo su principal protagonista. Hacía ya mucho tiempo que Netflix me había propuesto esta idea para una serie nueva y yo estaba muy ilusionada. Pero desde el principio les dije que estaba todo el asunto de El Chapo y que no sabía cómo iba a terminar todo, por lo que no tenía muy claro si iba a poder estar disponible… Y eso que por aquel entonces no sabía que iba a tener que marcharme de mi país.

Cuando se dio luz verde al proyecto y dijeron que la idea era rodar directamente en México, en el barrio de Pepito, yo ya estaba en Estados Unidos, por lo que me resultaría imposible viajar a México para rodar esas partes. Pero desde el principio Netflix me apoyó y por eso les estoy muy agradecida; porque nunca dudaron de mí ni como Kate del Castillo cuando salieron todas esas acusaciones, pero tampoco como actriz cuando nos encontramos con ese problema de que no podía rodar en México. Y pese a ello nunca pensaron en buscar a otra actriz.

Además, yo firmé el contrato antes de que pasara todo esto. Es decir, yo ya había hecho la entrevista y sabía que podía ocurrir algo, pero jamás me imaginé que pasaría todo esto de no poder estar en mi país.

¿Cómo se vive un rodaje de estas características?

Resulta increíble las situaciones que se te presentan en la vida, porque sin saberlo los guionistas de Ingobernable estaban escribiendo un personaje al que le pasaba lo mismo que me iba a pasar a mí, al ser injustamente acusada de un crimen. Por supuesto, tuvieron que cambiar algunas cosas para poder rodar casi todo en San Diego, pero nunca me dieron la espalda. 'Estamos contigo hasta el final', fue lo que me dijeron.

Sí que fue una situación sorprendente porque en esos momentos yo me veía sola contra el mundo, porque estaba siendo acusada injustamente, perseguida y atacada, y encima en un país que no era el mío y no tenía a mis padres a mi lado. Y que en esa situación, de repente viniera una compañía como Netflix, que me apoyó desde el principio y para la que todos estos inconvenientes supusieron que la producción al final fuera más cara, pero aun así siguieron hasta el final, resulta increíble.

Al menos, esperemos que les valiera la pena –bromeó–, sino menudo trauma para mí.

¿Recuerda alguna escena que le resultara especialmente difícil a la hora de rodar?

Realmente las más difíciles eran las escenas emocionales porque me veía perfectamente reflejada en la situación que estaba viviendo Emilia Urquiza. Las recuerdo ahora y se me hacen los ojos agua, pues Emilia y yo íbamos a la par literalmente y para mí era muy difícil no sentirme identificada. Pero al mismo tiempo me sentía afortunada porque, pese a todo lo que estaba ocurriendo, seguía pudiendo hacer lo que me gustaba y lo único que he hecho en mi vida, que es actuar. Y de paso mi trabajo me servía para despejarme un poco de toda esa situación, con lo que en cierto modo el rodaje resultaba catártico.

Pero también recuerdo justo la escena que abre la serie, en el primer capítulo, que es una pelea muy dura entre Emilia y su marido. Ahí también me sentí muy identificada porque yo sufrí violencia doméstica en el pasado, que además es una situación increíblemente difícil que se vive cada vez más. Ustedes en España la saben bien, con tantas mujeres asesinadas por sus parejas. Por eso es violencia de género, porque es contra todo el género femenino, y no puede ser que sigamos luchando contra este problema después de décadas y décadas sufriéndolo. Por ello me resultaba imposible no identificarme con esa situación.

Pero hubo mucho más. Durante el rodaje, por ejemplo, salieron fotografías de El Chapo y automáticamente salieron otras fotografías mías que me habían hecho en el pasado, como si yo tuviera algo que ver con él. O cuando en el rodaje en San Diego el equipo de seguridad del set de rodaje me dijeron que había al menos 8 agentes de la DEA vestidos de paisano.

Como te puedes imaginar, yo estaba temblando y no sabía si me iban a detener. Imagínate que show que me detuvieran delante de todas las cámaras, además de que pondría en riesgo toda la producción. Así que llamé a mi abogado de México para preguntarle que qué debía hacer, pues no sabía si podían detenerme o detener la producción, y fue él quien me dijo que no me preocupara que no podían hacerme nada.

¿Cuál es su situación actualmente con respecto a poder regresar a su país?

Realmente no sé lo que podría pasarme si pusiera un pie en México, pero mis abogados me han recomendado que no vaya hasta que no se haya cerrado del todo la investigación sobre El Chapo.

Precisamente sobre El Chapo han surgido varios proyectos para series y películas que ya están en marcha. ¿Tiene usted alguna relación con ellos?

Sí que tengo en mente hacer un proyecto sobre El Chapo que cuando salga será algo grande. Y es que la única persona viva que ahora mismo tiene los derechos de El Chapo soy yo.

Con respecto a todos esos proyectos que están saliendo sobre él, yo no puedo hacer nada para impedir que sigan adelante. Netflix, por ejemplo, sé que está haciendo uno, aunque en su caso no serán productores sino sólo distribuidores. También está el proyecto de Ridley Scott con Leonardo DiCaprio y otro basado en un libro.

Lo que yo quiero hacer realmente es ir a la cárcel y entrevistar a El Chapo, que curiosamente ahora sería más fácil para mí, porque él está en Nueva York. Eso sí, no tendría que ir yo necesariamente a entrevistarle y, por otro lado, también necesitaríamos los permisos para poder hacerlo.

Pero no quiero empezar a hacerlo hasta que no se solucione mi situación actual, porque no tengo la cabeza para pensar en un proyecto de esta envergadura. De hecho, ni siquiera sé si sería una serie o una película. Dependería de quién se hiciera cargo del proyecto… Si fuera Netflix sería una serie, y si fuera una película, lo que tendría que ser es muy larga, porque hay mucho que contar. De momento ya cuento con los productores de Oliver Stone interesados en el proyecto, pero de momento vamos a esperar a que se calmen las cosas.

Fotos realizadas por Helena Sánchez.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.