Humans 2×08

Humans 2x08

Humans 2x08

Series: Humans

4 Stars

Summary

Tras el trágico intento de liberar a los Sintéticos retenidos en Qualia, Leo, Mía, Max y Hester se recuperan de sus heridas. Pero mientras a Leo le consume el sentimiento de culpa, Hester optará por una acción más directa.

Coder Credit

En el último episodio de la temporada de Humas, ha llegado el momento de aceptar las consecuencias de las decisiones que se han tomado hasta ahora. Y en esa aceptación de sus propios actos, los Sintéticos demostrarán ser más humanos que nunca al tomar decisiones de todo tipo y condición.

Así, Hester demostrará ser el ejemplo perfecto de una persona que es consecuencia de las circunstancias que le han rodeado, por lo que no le va a importar volver a matar con tal de conseguir su objetivo, que no es otro que vengarse de los humanos que tanto daño han hecho. Y en esa venganza le va a dar igual toparse con los únicos humanos que ahora mismo moverían cielo y tierra por ayudar a los que son como ella.

En ese sentido Laura Hawkins ha dado con la clave del comportamiento de los Sintéticos con consciencia. Porque no se trata de que sean imperfectos o incluso que necesiten un tiempo para terminar de convertirse en los supuestos humanos a los que estaba intentando recrear el profesor Elster; sino que en realidad Elster consiguió lo imposible: recrear perfectamente en los Sintéticos a los humanos, incluyendo sus complejidades e imperfecciónes, y con todas sus dudas y miedos.

Y es por ello que Hester, al igual que le ocurrió a Niska en su día, en esos momentos sólo será capaz de sentir miedo ante los humanos, por lo que reaccionará con lo único que había visto en su vida: violencia y dolor. Pero a diferencia de Niska, que acabó arrepintiéndose de sus actos y finalmente fue capaz de perdonarse a sí misma gracias al amor; Hester no ha tenido tanta suerte y, en consecuencia, la violencia y el querer hacer daño a los humanos sigue siendo lo único que la guía… Y por lo que acabará pagando las consecuencias con su propia vida.

Pero Hester no ha sido la única que ha debido afrontar las consecuencias de sus actos. También tenemos a Karen, Mía y Leo, aunque en su caso parece que han llegado a un punto donde lamentarse es lo único que les queda: lamentarse por las personas que se han ido, incluidas personas queridas, y por la sensación de que, da igual lo que hagan, las cosas nunca van a mejorar.

Y es así como, demostrando una vez más que Elster creó a las máquinas más parecidas a los humanos que podrían haberse inventado, se plantearán qué hacer ahora con sus vidas.

En el caso de Karen, que acaba de perder al hombre al que amaba y teme otra vida llena de infortunios para su “hijo”; la única salida posible que se le ocurrirá será el suicidio. O al menos suicidio en su caso, ya que ella sí sabe qué es lo que va a pasar, mientras que Sam sigue siendo una máquina que no tiene consciencia de lo que ocurre a su alrededor…

Pero ese trágico desenlace acabará viéndose interrumpido por el fatídico momento en que Matty activa el programa por el que todos los Sintéticos del mundo van a tener plena consciencia. Y en el caso de Sam eso se verá reflejado en un instinto de supervivencia cuando ve que el coche se está dirigiendo al agua, y de protección al buscar los brazos de su madre, que finalmente evita que Karen acabe con sus vidas.

Llegamos así al momento en el que un simple click ha cambiado el futuro, afectando tanto a los humanos como a los Sintéticos. Ese momento en el que, como única posibilidad que tenían de salvar a Mía, decidirán activar el programa que consigue que ya no existan diferencias entre máquinas y hombres, pues todos son humanos.

Una decisión que ha sido arriesgada cuanto menos, y de un gran egoísmo, añadiría, pues hasta qué punto merece la pena salvar la vida de una única persona si con esa acción va a cambiar el curso de la humanidad. Y más todavía cuando esa persona había llegado a la misma conclusión de Karen y no tenía miedo a morir, menos aún si con su muerte podría ayudar a las personas que le importaban.

Sin embargo a Laura, Niska y Max no les importará llevarle la contraria a Mía, tal vez porque en el fondo sabían que sólo era cuestión de tiempo que la Revolución de los Sintéticos tuviera lugar

Y en el caso de que el mundo, efectivamente, aún no está preparado para que millones de máquinas que son en el fondo humanos despierten a la vez y por primera vez sean conscientes de lo que le rodean y sean capaces de tomar sus propias decisiones… sólo el tiempo lo dirá.

Y aunque está claro que algunos de esos nuevos humanos se moverán por la violencia y el odio hacia los humanos que les hicieron daño; afortunadamente siempre habrá otros que sólo querrán disfrutar de la vida que les han dado, sin necesidad de lastimar a los que les rodean…

Y al igual que lleva ocurriendo durante toda la humanidad, la vida, simplemente, seguirá abriéndose camino.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.