Humans 2×04

Humans 2x04

Humans 2x04

Series: Humans

3.5 Stars

Summary

El matrimonio Hawkins acude a un psicólogo para tratar el inusual comportamiento de Sophie, pero ella no seré el único humano que se comporte como un Sintético en la casa, ya que Toby sigue intentando acercarse a Renie. Mientras, Laura consigue ayuda extra para poder confirmar que Niska es más humana que máquina.

Coder Credit

Las cosas cada vez se complican más para los humanos que están intentando ayudar a los Sintéticos, así como para los Sintéticos que quieren acercarse a los humanos. En el primer caso la familia Hawkins es la principal afectada: a sus deseos de ayudar a los Sintéticos que son más humanos que muchos seres nacidos como tal, y motivo por el que Laura está ayudando a Niska y Matty está haciendo lo mismo con Odi, se ha añadido la inquietante visita de un Sintético que ha acabado amenazando a la familia, y que si no hubiera sido por Odi la cosa podría haber acabado mucho peor.

Porque a estas alturas queda claro que a mucha gente no le gusta que se esté prestando tanta atención a unos Sintéticos que, en teoría, sólo tienen un comportamiento extraño porque sufren anomalías. El problema es que todavía no queda claro quiénes son o qué contactos tienen esas personas, y sobre todo cuáles son sus intenciones.

Porque tanto la doctora Athena como Milo Khoury también están interesados en que la línea que separa la consciencia de los Sintéticos cada vez sea más diluida, pero con ellos todavía no queda claro cuál es su objetivo último. Y aunque Milo asegura que lo que está haciendo es algo bueno, y está claro que lo único que quiere Athena es transferir la consciencia de su hija fallecida a un Sintético; de momento no tenemos más remedio que concederles el beneficio de la duda, pues puede que su deseo sea simplemente ese: que la separación que existe entre humanos y máquinas cada vez sea menor, lo que en apariencia no es nada malo. Todo depende, claro está, del provecho que se quiera sacar de ese gran avance.

Y por otro lado tenemos a esos Sintéticos que en su intento por acercarse a los humanos, acabarán pagando las consecuencias. La más afectada en ese sentido sigue siendo Niska, que continua con su periplo de demostrar a los humanos que tiene sentimientos y es capaz de razonar y, por tanto, tiene una consciencia.

Y para ayudarla Laura acabará contactando con Astrid, la amiga que Niska hizo en Berlín, lo que acaba teniendo consecuencias de todo tipo. Porque si bien es cierto que el que una humana afirme que no había notado ninguna diferencia entre Niska y cualquier otro humano, es estupendo para pobrar que Niska tiene razón y ella es como una humana más; no deja de ser cruel que la persona que quería a Niska se de cuenta de esa manera tan fría que está enamorada de una máquina.

Y lo peor de todo es que, como bien asegura Neha Patel, el que se haya demostrado que Niska tiene una inteligencia superior al resto y que eso le equipara a los humanos, eso no significa que pueda tener derechos ahora o en ningún futuro próximo. Dicho en otras palabras, nada de lo que están haciendo va a servir para el futuro de Niska y el resto de Sintéticos con consciencia.

Pero Niska no será la úncia que pague las consecuencias de haber querido adentrarse en el juego de los humanos. Mía, tras haber iniciado una relación con Ed y sentirse feliz por primera vez en mucho tiempo, no tendrá más remedio que seguir fingiendo delante de todo el mundo que es una máquina, lo que le impide disfrutar de esos momentos tan propios de las parejas como es simplemente poder cogerse de la mano o, cuando visita a la madre de Ed, tratarla con el cariño que realmente le gustaría.

Lo malo es que Mía no tendrá oportunidad de experimentar nada de eso, aunque sea a solas. Y es que el amigo de Ed y del que ya estábamos esperando que hiciera su próximo movimiento tras descubrir lo que pasaba entre Mía y Ed, realmente ya lo ha hecho; pero a espaldas de Mía.

De momento sólo hemos visto que Ed ha desconectado a Mía sin que ella pueda hacer nada, lo que ya es un claro ejemplo de traición, pero tendremos que esperar para ver qué va a ocurrir y cuáles son sus verdaderas intenciones con ella.

Por otro lado, la brecha que se había empezado a formar entre Leo, Max y Esther ha terminado de romper el grupo. Y como ya se veía venir, Leo y Esther tomarán el camino en el que el fin justifica los medios; por ejemplo, usando como cebo al mismo Sintético al que se suponía que habían ido a salvar, para así saber más de sus enemigos. Y por su parte Max comprenderá que no puede seguir ese camino si quiere seguir siendo él mismo, por lo que acabará abandonando a su hermano Leo… Y en el fondo se trata de dos formas muy humanas de ver el mismo problema, aunque sean completamente contradictorias.

Y por último pero no menos importante, tenemos a los humanos que quieren comportarse como Sintéticos. Un problema que cada vez es más común dada la cantidad de Sintéticos que rodean a los humanos, y motivo por el cual Laura y Joe se encuentran en una verdadera encrucijada porque ¿cómo mantienen a Sophie alejada de los Sintéticos? Aunque sin duda lo más curioso ha sido ver cómo Sophie actuaba frente a otra humana que fingía ser un Sintético: Renie.

Renie ha resultado ser un personaje más que interesante. Porque por mucho que quiera actuar como una máquina, comportándose como una e interpretando bastante bien su papel, no deja de ser una humana y, por ello, tiene reacciones espontáneas como es echarse a reir. Algo que no pude controlar por mucho que quiera.

La cuestión, llegado a este punto y viendo lo mucho que le molesta cada vez que sus reacciones humanas interfiren en su comportamiento como Sintético, es saber hasta dónde puede llegar una persona que quiere alejarse de su naturaleza humana para convertirse en una máquina al 100%.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.