Humans 2×02

Humans 2x02

Humans 2x02

Series: Humans

4 Stars

Summary

En su deseo por ser juzgada como una humana más, Niska pide ayuda a Laura para que sea su abogada. Mientras, Max y Leo deberán lidiar con los Sintéticos a los que están intentando guiar tras su “despertar”, Mia seguirá en contacto con los humanos… y volverán viejos conocidos.

Coder Credit

El segundo episodio de Humans ha servido para terminar de colocar a todos los integrantes de la nueva partida sobre el tablero. Si la semana pasada pudimos ver a la familia Hawkins, así como a Niska, Mia, Max y Leo, junto a nuevos jugadores como Milo Khoury y la doctora Athena Morrow, en esta ocasión hemos recuperado a los detectives Pete y Kate, que llevan una vida increíblemente humana teniendo en cuenta que un intégrate de la pareja es un Sintético; pero también hemos vuelto a ver a Odi.

¡Qué alegría ha sido volver a ver al Sintético del doctor Milikan y al que ya creía perdido para los restos! Afortunadamente la presencia de los Sintéticos ya es algo tan normal y cotidiano que incluso hay chatarreros de Sintéticos, lo que ha permitido que   le recupere y, con suerte, le de una consciencia plena. Eso sí, primero deberá terminar de repararlo, o de lo contrario tendrán que lidiar con un niño pequeño que no sabe muy bien lo que está pasando o cómo debe comportarse.

Aunque ese no deja de ser el principal problema al que se están enfrentando absolutamente todos los personajes de la partida. Porque puede ser que Hester todavía no tenga muy claros los conceptos del bien y del mal y por tanto actúe como un niño en esa etapa en la que se pregunta por todo y necesita todas las respuestas; pero como bien dice Mía, en realidad todos son niños. Y es que hasta hace muy poco ninguno de ellos ha tenido esa capacidad de actuar con libertad y pensar por sí mismos, por lo que también se encuentran en esa complicada etapa de aprender.

En el caso de Hester, el problema es que sus dudas no pueden ser siempre respondidas por medio de palabras o pensamientos, por lo que en ocasiones se ve obligada a llevar a cabo acciones para intentar entender el por qué de esas cosas. De este modo, si quiere saber lo que es el bien y el mal y para ello debe averiguar lo que es sentir remordimientos y ver si es capaz de sentirlos, no tendrá más remedio que hacer algo que sabe que está mal sólo porque se lo ha dicho uno de los suyos (lo que no significa que entienda que está mal) y ver qué es lo que pasa… Lástima que al final nos hayamos quedado con las dudas de si ha sentido remordimientos tras matar a un humano.

Se entiende así que los intentos por ayudar a los Sintéticos que están despertando no termine de funcionar, pues no dejan de ser niños enseñando a niños, por lo que en realidad nadie sabe muy bien qué es lo que hay que hacer… Pero Leo no deja de tener su parte de razón (y aquí coincide con Niska sin saberlo), en que si un ser siente piensa y vive entonces deben dejarle sentir, pensar por si mismo, y sobre todo deben dejarle vivir.

Y para ello lo primordial pasa por descubrir quién y por qué se está llevando a los Sintéticos “defectuosos” que están “despertando” y que no llegan a vivir esa vida que les ha sido dada.

Por otro lado, el periplo de Niska por ser juzgada como una humana continúa con los inconvenientes previstos. Su situación es cuanto menos extraña, un auténtico hito en la historia, por lo que es normal proceder con pies de plomo. Así, lo primero que deberán hacer es confirmar que efectivamente Niska tiene una consciencia equiparable a la humana, para luego proceder a juzgarla como tal.

Afortunadamente, contará para ello con la inestimable ayuda de Laura, que vuelve a recordarnos que ya no es la mujer del principio, esa que renegaba de cualquier máquina, sino que es capaz de dar una segunda oportunidad a todo aquel que se lo merezca. Eso es lo que hará con Niska, a la que finalmente convertirá en su defendida, pero también con Joe, cuya relación parece ir mejorando incluso con un Joe que acaba de perder el trabajo… Y tal vez parte del milagro sea visitar a una consejera matrimonial de la que se pitorrean a la vez que aceptan sus consejos, pero todo vale con tal de intentar ser felices de nuevo.

La situación de Joe, eso sí, permite además que nos adentremos en un tema que hasta ahora no se había tocado y que podría recordar a un capítulo de Black Mirror, ya que se nos presenta un futuro no muy lejano donde la inteligencia artificial y los autómatas están tan extendidos que a la hora de buscar trabajo primero hay que hacer una selección entre “trabajos para humanos” y “trabajos para Sintéticos”. Algo bastante aterrador, pues ya es complicado encontrar trabajo hoy en día como para tener que competir además con seres más inteligentes y superiores que los humanos… y que no deja de ser una situación que cada vez está más cerca.

Otra realidad que se presenta en este episodio y en mi opinión la más interesante por el nuevo punto de vista que ofrece, es el hecho de que la mayor presencia de Sintéticos con conciencia hará que comiencen a surgir relaciones entre humanos y Sintéticos. Y eso es lo que le ocurre al detective Pete con Karen:

No habíamos vuelto a verlos desde la temporada anterior, cuando la pobre Karen acababa de descubrir que fue diseñada con el único objetivo de parecerse a la madre muerta de un niño que se sentía solo, lo que lógicamente no sentó muy bien a la familia ni a ella misma… Afortunadamente Karen contó con el apoyo de su compañero, que tuvo que pasar por una auténtica montaña rusa de sentimientos hasta llegar a la conclusión de que Karen tal vez no nació humana pero sí que se comporta como una, y que es lo importante.

Humans Series 1 Episode 2

Lo malo es que de momento las relaciones entre humanos y Sintéticos todavía no están oficialmente aceptadas, por lo que deberán mantenerlo oculto. Y aunque fuera de casa no parece que tendrán problemas en ocultarlo, ya que Karen es capaz de disimular y comportarse como un humano sin problemas, las cosas se complican un poquito más cuando están dentro de casa, a solas, y Pete sabe que la mitad de sus comportamientos y forma de actuar son mentira… Y es que, como bien dice Pete, tiene que ser terriblemente difícil estar todo el tiempo fingiendo ser quien no se es.

Pero esa no deja de ser la situación que les ha tocado, siendo además una situación única, por lo que ni siquiera pueden guiarse por lo aprendido por otras personas que han vivido su misma situación. Y aquí es donde nos encontramos con una de esas situaciones paradójicas tan propias de Humans: el hecho de que tal vez los Sintéticos no saben lo que hacen porque no dejan de ser niños que están aprendiendo, pero donde los humanos tampoco están “diseñados” para saberlo todo desde el principio, sino que deben aprender a lo largo de toda su vida; por lo que en realidad también son como niños que desearían que alguien les guiara durante toda su vida, diciéndoles qué está bien y qué está mal y qué es lo que deben hacer en todo momento…  ¿No es curioso, entonces, que una “máquina” tan mal diseñada como el hombre se permita el lujo de crear inteligencia artificial, pretendiendo además que sea más inteligente que su propio creador?

Y por último pero no menos importante, en esta segunda temporada también vamos a ver una paradójica situación que hasta ahora no se había dado y que, pese a parecer absurdo en un primer momento, en el fondo tiene toda su lógica. Porque hasta ahora habíamos visto a Sintéticos comportándose como humanos para disimular, pero no lo contrario. Esto es, a humanos comportándose como Sintéticos.

En un principio podría parecer ridículo que algo así ocurriera porque ¿quién querría parecerse a una máquina cuando se tiene lo único que diferencia a las personas de las máquinas: conciencia y sentimientos reales? Pero cuando quien lo hace es una niña que está en esa etapa en la que su aprendizaje consiste en imitar todo lo que ve, y además resulta que al imitar el comportamiento de Anita se siente más cerca de ella, dado lo mucho que la hecha de menos, pues es bastante comprensible que actúe de ese modo.

Lo realmente curioso es que la forma de actuar de Sophie no va a ser ni mucho menos la única. Así, si algunos humanos actuarán como Sintéticos para sentir más cerca a las personas a las que quieren, otros lo harán para sentirse más identificados con una forma de ser y sentir que forman parte de algo.

Porque a diferencia de las máquinas, los humanos no están diseñados para cumplir una única tarea y que el resto de su existencia no importe, sino que deben aprender a adaptarse a su entorno y a formar parte de una sociedad sin la que, paradójicamente, no se ven capaces de sobrevivir.

Visto lo visto, hay veces en las que resulta más fácil vivir como una máquina…

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.