Humans 1×02:

Humans 1x02

Humans 1x02

Series: Humans

4 Stars

Summary

Maxie y Leo continúan en su búsqueda del resto de Sintéticos "defectuosos", mientras Anita y Niska tratan de escapar de sus nuevos propietarios por sus propios medios

Coder Credit

Después de una primera toma de contacto que sirvió para conocer a todos los personajes que componen la serie Humans, empezamos a ver más de cerca cómo se comportan todos esos personajes, tanto los humanos como las máquinas, incluyendo las máquinas que a veces se comportan como humanos.

Lo curioso de esos comportamientos, al menos en lo que se refiere a los humanos de verdad, es que no dejan de ser los comportamientos normales en cualquier persona, con la sutil diferencia de que ahora tienen lugar en un ambiente rodeado de máquinas, lo que no siempre facilita las cosas. Si bien en ocasiones son los humanos los que se comportan como verdaderas máquinas, sin tener en cuenta los sentimientos del resto, como ocurre con la hija mayor de Laura y Joe, con uno de los clientes de Niska, o con la nueva cuidadora del Dr. Millican.

La idea general que se puede obtener de este conjunto de historias es que los humanos no van a dejar de comportarse como humanos, y que la presencia de los robots lo único que consigue es, en vez de facilitarles la vida, como se supone que era su objetivo, interferir en las relaciones personales que, en teoría, deberían tener solo con otras personas…

humans

Así ocurre con Pete, el marido de Jill (la mujer que había sufrido un accidente), y que ahora descubrimos que en realidad es un policía que debe velar por la seguridad de todos, tanto humanos como Sintéticos, y que si la semana pasada le veíamos como un don nadie cuando estaba cerca del robot musculoso que daba masajes a su mujer y que normal que estuviera celoso, ahora entendemos un poco más esos celos porque… Bueno, él es un policía, con lo que normal que se sienta desplazado cuando su profesión no es precisamente la de un don nadie.

Ocurre lo mismo con Toby, el hijo de Laura y Joe, y que no deja de estar pasando por la etapa propia de todo adolescente, y que el pobre no tiene la culpa de que le hayan metido en su casa a una robot humanoide tan bien hecha, y que dispara sus hormonas cada vez que la ve… No se trata de que sea un salido, sino que simplemente no puede controlar su cuerpo y, si en vez de revistas porno lo que tiene a mano es a un robot que en teoría ni siente ni padece, ¿por qué no aprovecharse de ello? Claro que ha ido a elegir justo a la que SÍ que siente y padece, aunque no siempre de muestras de ello.

MV5BMjQxMjU0MjkxOF5BMl5BanBnXkFtZTgwMTI5MDk5NDE@._V1__SX1203_SY620_

En el caso del Dr. Millican, y que descubrimos tiene relación con la creación de los Sintéticos y su deseo de dotar de consciencia y sentimientos a esos Sintéticos, el pobre tiene que lidiar justo con un tipo de máquina que en nada se parece a la idea que había concebido: con una “cuidadora” que, como bien dice, es más una carcelera que una cuidadora, con lo que no se está beneficiando mucho de la ayuda que ofrecen las máquinas…

Si bien en su caso la historia se complica un poco más por tratar de ocultar a Odi, su antiguo Sintético y al que quiere como un hijo, y que de seguro le va a traer más de un problema.

Y finalmente tenemos a Niska, que al igual que ocurrió en el capítulo anterior, su historia reúne los que en mi opinión son los momentos más dramáticos de todos… Más incluso que los de Leo y su búsqueda de los otros Sintéticos, y que dejo para el final.

AMC_HUM_S1_CharacterProfile_Niska-800x450

Con el caso de Niska, es sorprendente como en menos de 5 minutos te cuentan una historia que da un giro de 180 grados: Cuando vemos al nuevo cliente tan asustado, en un momento pensamos que tiene suerte de haber elegido a Niska, pues ella le va a ofrecer más comprensión que cualquier otra máquina o incluso que un humano… Pero de repente ese hombre asustado resulta ser un pervertido que quiere que Niska actúe como una niña pequeña asustada y, claro, Niska no tiene estómago para tanto, con lo que se revela y por fin consigue escapar de esa tortura en la que llevaba encerrada demasiado tiempo, y cuyo único método para seguir adelante era gritar en la soledad de su cubículo entre cliente y cliente… Los pelos de punta con esa escena.

Así que tenemos al final a una Niska que por fin se ha escapado, y a una Anita que consigue salirse con la suya y que la devuelvan, después de haber vuelto loca a Laura comportándose con ella de ese modo de “parece que no sé muy bien lo que digo pero en realidad sé perfectamente lo que estoy diciendo”, y que es bastante espeluznante… Sobre todo para una mujer que está claro no acepta a los Sintéticos, y cuyo odio a las máquinas al menos va a traer algo bueno, que es mejorar la relación con su hija Mattie, que tampoco se lleva muy bien con las máquinas.

hu_publicity_v2

Y mientras Niska y Anita consiguen librarse de sus recientes dueños, tenemos a Maxie y Leo: dos personajes que están pasando por su propio calvario, y que en teoría eran un robot y un humano buscando a sus amigos, pero que ahora ya no está tan claro.

Surge así un nuevo aliciente para ver esta serie y que lo hace todo más interesante. Pues lo normal es encontrarse con una serie en la que hay muchos interrogantes por descubrir y de los que te van dando información a cuenta gotas. Pero aquí ocurre justo lo contrario, que es que crees saber lo que está pasando en todo momento, pero solo al final te das cuenta de que hay mucho más de lo que parece a simple vista.

Muy prometedor...

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.