How to get away with murder 4×10: Everything we did was for nothing

How to get away with murder 4x10: Everything we did was for nothing

How to get away with murder 4x10: Everything we did was for nothing

Series: How to get away with murder

3.5 Stars

Summary

Laurel continúa en el hospital y sin tener la custodia de su bebé, pues muchos son los que creen que podría hacerse daño a sí misma debido a la depresión, al igual que le ocurriera a su madre. Y entre esas personas está la propia Annalise Keating.

Coder Credit

Tras el episodio de la semana pasada que supuso un auténtico shock al descubrirse que Dominick y Wes se conocían, el de esta semana ha sido un poco más relajado, en tanto que ha servido para terminar de dejar claras algunas cosas que llevaban bastante tiempo sin resolverse… O al menos, parece que de momento han quedado resultas.

Una de ellas ha sido la eterna relación de amor-odio que existe entre Annalise y Bonnie, y que a raíz de que Annalise la despidiera de manera bastante cruel fue cuesta abajo.

Así, se vuelve a plantear la pregunta que absolutamente todos nos hemos hecho en alguna ocasión: ¿Por qué Annalise hace lo que hace? Si es porque realmente quiere ayudar a la gente porque es una buena persona; si lo hace porque se siente responsable de todo lo que ha pasado a su alrededor; o si es porque esa es la única manera que tiene de sentirse bien consigo misma: más útil y menos sola. Una duda difícil de responder, más aún cuando se ha llegado a un punto en el que cada decisión que toman ya no depende exclusivamente de su libre albedrío, sino también de las consecuencias de la larga lista de crímenes que han presenciado y/o cometido.

Y esa situación la comparte con Bonnie, con la que hemos presenciado una conversación que llevaba siendo necesaria desde hace tiempo. Una en la que por fin se han puesto claras las cosas y no ha sido todo a base de suposiciones, por ejemplo sobre si Bonnie hace lo que hace porque quiere o no quiere a Annalise, o si Annalise reacciona como lo hace por culpa de esos sentimientos  que Bonnie puede que tenga o no tenga hacia ella.

En lugar de ello por fin han hablado a las claras (incluso sentadas en lugar de en medio de un parking, pues la conversación iba para lago) y han reconocido que su relación no es tan simple como para poder resumirla en que Bonnie está enamorada de Annalise. Que es algo muchísimo más complicado, y eso que el amor nunca es fácil, pues lo que ocurre es que desde el instante en que Annalise acorraló a Bonnie en aquel estrado para defender al hombre que la violó y luego se odió por haberlo hecho, sus vidas se entrecruzaron de manera irremediable. Y desde ese instante cada decisión que tomaron sólo sirvió para que ese odio por haberse hecho daño la una a la otra, y a la vez ese amor al ver que se necesitaban y que eran lo único que tenía la otra pues si no estarían completamente solas, sólo ha servido para que su relación se haya complicado cada vez más y más, hasta el punto de que ya ni saben lo que son.

Pero si algo ha tenido de revelador esta charla ha sido que parece que por fin han enterrado el hacha de guerra, han aceptado que aunque no quieran están condenadas a entenderse… y confiemos en que eso servirá para que a partir de ahora se ayuden un poquito más y, mejor todavía, siendo completamente sinceras.

Algo que no parece que vaya a ocurrir con Frank y no precisamente por falta de ganas. Y es que si a Frank le sobra algo son las ganas de solucionar las cosas, lo que al final sólo consigue complicarlo más. Si ya lo hizo la semana pasada añadiendo un muerto más a la lista, ahora ha continuado negándose a deshacerse de la prueba que puede incriminarle…

Aunque esta vez parece que el acto temerario de Frank al final les va a venir bien. Así, aunque sus suposiciones sobre que el fiscal Denver trabaja para Jorge Castillo siempre fueron correctas, con lo que no contaban era que otra persona podría estar queriendo hablar con el señor Castillo: su ex esposa.

Y así, definitivamente, Laurel se ha convertido en la protagonista de esta temporada. Si la semana pasada empezó a plantarse la semillita de la duda sobre si Laurel era realmente como decía ser o como decía su padre que era, pronto conoceremos más datos de manos de una de las personas más cercanas a ella y eso que todavía no le hemos visto la cara: su madre.

Una persona de la que hasta ahora sólo sabíamos que acabó ingresada en un centro de salud mental y que su marido fue el responsable de ello. Pero por lo descubierto esta semana, como no podía ser de otra manera, parece que los motivos de ese ingreso no son lo que parecía… Y aunque efectivamente el señor Castillo fue el responsable de empeorar la situación al forzarla a estar internada, los problemas mentales existieron desde el principio. Más en concreto, desde que desarrolló un cuadro bipolar a raíz de haber dado a luz.

Casualmente lo mismo que le acaba de ocurrir a su hija, que dio a luz hace una semana.

Y no, no estoy diciendo que Laurel tenga problemas mentales simplemente porque su madre también los tuvo, aunque siempre hay que tener en cuenta el factor genético. Sólo digo que cuando le estaba contando eso mismo al psiquiatra Isaac, que sería el encargado de dejarla salir si consideraba que no era un peligro para ella mismo o los demás… como que la pausa que dejó cuando decía que si le hiciera daño al bebé le quitarían la custodia, antes de poner cara de pena y decirle que ese bebé era lo único que le importaba ahora mismo, para mi no fue nada casual. Y que en lugar de estar pensando en su bebé, tal vez estaba pensando en cómo debía comportarse para indicar que no tenía problemas mentales y sí podía cuidar de su bebé. Y en fin, Laurel es una chica increíblemente inteligente que ha vivido con una madre bipolar, por lo que nadie mejor que ella para fingir los síntomas de su problema mental.

Reconozco que gran parte de mis dudas son porque en otras ocasiones ya ha pasado que un silencio que en un principio fue entendido como una cosa, al final acabó significando justo la opuesta. Y que si al final ocurre que cuando han conseguido convencer a Annalise de que Laurel no tiene problemas mentales, justo descubren que ella tenía razón desde el principio, sería de lo más irónico y cruel. Sería un momento marca de la casa HTGAWM.

Y ahora toca hablar de Nate Lahey, la otra gran sorpresa del episodio. Y aunque de momento es prácticamente nada lo que hemos descubierto de él, sí ha sido suficiente para saber que acaba de abrirse un nuevo filón.

Porque hasta ahora Nate era el más “simple” del grupo. Ese hombre que de tan bueno e inocente que era, siempre intentando ayudar a Annalise pese a la cantidad de golpes que se había llevado (tanto figurada como literalmente), parecía tonto. Pero al parecer el señor Lahey también tiene sus propios cadáveres en el armario, o al menos en la cárcel.

Y he de admitir que aún no tengo claro si me gusta esta nueva historia que se ha creado. Porque siempre es bueno que nos sorprendan con historias que no veíamos llegar por ningún lado, como ocurrió la semana pasada con la relación entre Wes y Dominick. Pero que eso pase con ABSOLUTAMENTE todos los personajes de la serie, incluso con los que parecía que su única función era la de servir de apoyo al resto o, en el caso de Nate, que diera pena al espectador de la cantidad de veces que se habían aprovechado de él, no sé hasta qué punto es forzar demasiado la cosa.

En fin, ¿qué va a ser lo próximo? ¿Qué Oliver fue en el pasado un hacker que ayudaba a la mafia filipina y por eso es tan bueno en su trabajo? No sé, ¿es que no puede haber nadie que se haya convertido en lo que es simplemente por lo que hemos presenciado en estas cuatro temporadas? ¿Siempre tiene que ver algo más de su pasado que al final acaba volviendo para complicar más las cosas?

Y lo dicho, está claro que el objetivo es el de sorprender y no hay duda de que lo han conseguido. Pero si ya comenté al principio de esta temporada que me gustó que ese inicio fuera tan “normal”, pues era imposible que siempre les ocurriera algo y que en ellos se dieran absolutamente todas las casualidades y malas suertes del mundo… parece que esa definitivamente va a ser la tónica de esta serie con absolutamente todo el mundo.

Pero en fin, de Nate de momento sólo hemos visto la punta del iceberg, así que tocará esperar para ver hasta qué punto su trama se enreda tanto en la vida y sobre todo en el pasado del resto de personajes.

Eso y, por supuesto, qué es lo que tiene que decirnos de Laurel su querida madre.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.