How to Get Away With Murder 4×09: He’s Dead

How to Get Away With Murder 4x09: He's Dead

Series: How to Get Away With Murder

5 Stars

Summary

Laurel y su hijo han sido trasladados al hospital y parece que están fuera de peligro... Hasta que una inesperada visita cambia la situación por completo.

Coder Credit

Los chicos de How to Get Away With Murder han vuelto y lo han hecho por la puerta grande, como no podía ser de otra manera. Así, si el año pasado nos despedimos de ellos con cierto alivio, pues al menos sabíamos que el hijo de Laurel y Wes había sobrevivido, toda esa calma ha desaparecido en cuestión de segundos… Pero supongo que si nos gustaran las historias con las que disfrutar de una hora de relax jamás habríamos elegido esta serie.

Porque tras ver el episodio de esta semana e intentar hacer balance de lo más importante que ha ocurrido, me he encontrado de nuevo con esa sensación de que podría pasarme horas hablando de cada minuto visto…

Así que, para no alargarme más de la cuenta, voy a ir directamente a los personajes claves de este episodio y probablemente de toda la temporada. Y el primero de ellos, lógicamente, es el señor Jorge Castillo, ya que el padre de Laurel va a cobrar más protagonismo del que parecía en un primer momento, lo que significa que vamos a poder ver su verdadero rostro.

Parte ya lo hemos visto con esa entrada triunfal en el hospital, que ha conseguido dejarnos con la piel de gallina. Porque aunque no conozcamos los verdaderos motivos por los que se ha llevado a su nieto, si es porque quiere intercambiarlo por el pendrive que puede enviarle a la ruina y a la cárcel, como asegura Laurel, o si realmente lo hace porque cree que no está seguro con su hija, que es lo que él asegura, lo que es cierto es que va a hacer lo que sea para conseguir su objetivo.

Y en su caso parte con todas las de ganar, ya que además de poseer una gran inteligencia y capacidad para controlar la situación (no sólo sabía que su hija estaba embarazada… evidentemente, sino que además sabía lo que ella estaba tramando), también cuenta con todos los recursos a su disposición: por un lado todo el dinero e influencia del mundo, que es la manera más rápida de abrir cualquier tipo de puertas; y por otro a un matón a sueldo en caso de que el dinero no solucione el problema… Y aunque lo segundo le ha durado bien poco (sobre eso vuelvo más adelante, porque esa escena se las trae), con lo primero nos hemos encontrado con un enemigo al que hasta ahora no habían tenido que hacer frente Annalise Keating y sus chicos.

Porque es cierto que Annalise ya conocía muy bien ese mundo y sabía todo lo que podía conseguir un montón de dinero. De hecho, si ella era la mejor en su oficio era porque se había sabido rodear de clientes de dudosa inocencia pero mucho dinero y por los que había hecho de todo para conseguir librarles de la cárcel… Pero hasta ahora no habíamos visto la facilidad con la que esa gente poderosa podía conseguir lo que quisiera, incluso lo  imposible, como ha sido secuestrar a un bebé prematuro de un hospital y de los brazos de su madre sólo porque él lo quería así, y sin que Annalise haya podido hacer absolutamente nada para impedirlo.

Pero si el empezar a vislumbrar lo peligroso que es el Señor Castillo (ya se intuía pero ahora le hemos visto en acción) ya pone los pelos de punta, no puedo evitar pensar en la otra parte de la familia. Esto es, en Laurel Castillo.

Porque sí, ya sabemos que el Señor Castillo va a hacer lo que sea para conseguir su objetivo, sea cual sea, pero, ¿qué pasa con Laurel? Porque entre los detalles que hemos ido recolectando de su vida poco a poco (que fue secuestrada pero hizo creer a todo el mundo que fue mentira porque su padre le obligó a ello -o eso dice ella-, y que su madre está internada en un psiquiatra) y lo que se ha mencionado hoy: por un lado lo que ha dicho Dominick respecto a su sorprendente capacidad para jugar con la gente hasta conseguir lo que quiera; y por otro lo que ha dicho su padre de que tiene problemas psicológicos… ¿hasta qué punto podemos creer que todo lo dicho para evitar que ella se quedara con su bebé es mentira?

Porque si fuera sólo lo que ha dicho su padre, sería fácil aceptar que todo es mentira con el único fin de llevarse a su nieto, a saber para qué… Pero que también lo haya dicho un hombre que ha confesado en los últimos instantes de su vida que quiso a esa mujer… ¿por qué habría de mentir en eso?

E incluso en el caso de que eso fuera verdad, nos quedaría por conocer toda la verdad de por qué Laurel tuvo problemas psicológicos, y probablemente lo que cambiaría por completo la idea que nos habíamos formado (recordemos cuando se insinuó que fue Wes quien asesinó a su madre y cómo resultó ser la cosa al final).

Pero el caso es que Laurel sigue siendo uno de esos integrantes del grupo al que le quedan muchos secretos por desvelar, por lo que si al final descubrimos que Laurel no es exactamente cómo parece ser, como que tampoco me extrañaría mucho.

Y hablando de no ser como parecen, el que empieza a darse cuenta de la clase de gente de la que está rodeado, es nuestro querido Oliver. Si en la primera parte de la temporada temíamos por él cuando decidió ayudar a Laurel a incriminar a su padre, ahora lo que tememos es por su pobre corazoncito.

Porque hasta ahora Oliver era un poco como había sido Asher en las primeras temporadas, pero con un corazón de oro. Esto es, era el pobre ignorante que no tenía ni idea de lo que estaba pasando, pero que aun así siempre estaba dispuesto a ayudar a sus amigos y especialmente a Connor.

Pero ahora que ya lo sabe todo la situación ha cambiado radicalmente y ahora Oliver está viendo la misma realidad que ven sus compañeros. Y tal vez sea porque sus amigos y novio ya tienen unos cuantos cadáveres en el armario, mientras que para Oliver este es el primero, que siempre cuesta más a la hora de superarlo, o bien porque Oliver siempre ha sido y siempre será un buenazo, pero el caso es que a Oliver no le ha gustado nada lo que ha visto: a sus amigos comportándose como monstruos al lamentarse de que Simon siguiera vivo, pues eso significaba que su plan para salir bien parados acababa de irse a la mierda.

Y aunque todavía no se sepa si Simon sobrevivirá o no, definitivamente lo que ha presenciado Oliver va a marcar un antes y un después en su relación con el resto.

Estos son los tres personajes en los que quería hacer hincapié antes de centrarme en los cinco últimos minutos del episodio, que merecen un tema aparte. Aunque por supuesto, como viene siendo habitual en esta serie, han pasado mil cosas más que merecerían una larga discusión: el significativo detalle de que el doctor Isaac confundiera a Michaela con Annalise; que Tegan Prince ha tardado medio segundo en descubrir que Michaela está mintiendo, por lo que me temo que la chica de Annalise acaba de ganarse otra enemiga a la lista; que el doctor Isaac ha llamado a una persona ajena al grupo cuando las cosas se han torcido y no sabemos quién es; o que todo parece indicar que Nate y Bonnie finalmente se acostaron, aunque con esta serie hasta que no se enseñe no me lo termino de creer al 100%.

Pero como parte de eso se desarrollará más adelante, quiero centrarme en esos cinco últimos minutos que han sido como montar otra vez en esa montaña rusa a la que también nos tienen acostumbrados en esta serie. Y siendo además el episodio que arrancaba la segunda parte de la temporada y que desde siempre ha sido uno de los más explosivos, tengo que decir que esos últimos minutos han sido un torbellino de sensaciones en las que no podía parar de repetir “qué más puede pasar”; especialmente a medida que avanzaban los minutos. Y es que ya nos conocemos y sabemos que con esta serie es LA ESCENA FINAL la que te deja con la boca abierta.

Por ello, cuando de repente nos hemos encontrado con los dos matones cara a cara, siendo además dos hombres que sienten algo por Laurel, no he podido gritar de emoción porque se intuía que ese enfrentamiento iba a ser épico. ¿Qué podía pasar entre un hombre acostumbrado a matar y que quería recuperar al hijo de la mujer a la que ama, y otro hombre que la amó y que llevaba décadas siendo el matón del padre de esa mujer a la que quiso? Pues eso, absolutamente de todo.

Pero cuando ya me estaba imaginando una conversación llena de drama y tristes coincidencias, todo ha dado un giro de 180 grados cuando Frank, en un momento de desesperación, ha vuelto a perder la cabeza y se ha cargado a Dominick.

Y obviando el hecho de que es asombrosa la facilidad con la que este hombre va dejando cadáveres a su paso, y que con él lo de “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra” ya es de coña, pues ya he perdido la cuenta de la cantidad de veces que ha metido la pata hasta el fondo cuando en teoría sólo quiere ayudar a la gente; he de decir que al principio me ha decepcionado un poco que Dominick haya desaparecido tan rápidamente de la partida, pues habría sido muy interesante ver las posibles conversaciones que hubieran tenido Laurel, Frank y él… Aunque bueno, en esta serie los flashbacks están a la orden del día, por lo que no es de extrañar que volvamos a verle.

Pero el momento en el que Frank le ha roto el cuello a Dominick, también ha servido para que rápidamente pensara: ¿qué va a ser lo último? Me refiero a esa última escena del primer episodio de cada temporada o midseason y que siempre nos había llevado al futuro para decirnos algo así como “si creéis que las cosas están mal, esperad a ver lo que va a pasar dentro de x tiempo”.

Así que, no sé vosotros, pero yo ya estaba mordiéndome las uñas esperando a que apareciera ese letrerito de “dentro de x semanas” y nos mostraran un pequeño teaser de lo que estaba por llegar.

¡Pero no! Una vez más nos la han colado, y encima recuperando un instante que ya se nos había olvidado de todo lo que había pasado desde entonces. Y aunque ese instante ha permitido que volvamos a ver a Wes, también ha hecho que tengamos que volver a hacer borrón y cuenta nueva de la teoría que nos habíamos formado en la cabeza, y además con una historia que en teoría estaba cerrada.

Porque se suponía que SABÍAMOS que Jorge Castillo ordenó que Dominick matara a Wes, no porque le odiaba porque no lo consideraba digno para su hija, sino porque con la declaración de Wes de todos los crímenes que habían cometido, incluida Laurel, iba a conseguir que el gran negocio de Antares se fuera a la mierda.

Pero, al parecer, todavía quedan unas cuantas piezas del puzle dentro de esta historia en teoría resuelta, ya que Dominck era la persona a la que Wes tenía como “llamada de emergencia”. Un detalle que lo cambia todo y que hace que la última frase que Wes pronunciara mientras Dominick le estaba matando cobre un significado aún más trágico. Ya que todo apunta a que se conocían (¿y que tal vez Wes confiaba en él?) por lo que el “¿por qué?” de Wes mientras se estaba asfixiando, tal vez no era porque quería saber por qué le estaba matando, sino para saber por qué ÉL era quien le estaba matando…

Vamos, que si ya nos dolió ver morir a Wes la temporada pasada, algo me dice que su muerte va a seguir causando mucho dolor.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

2 thoughts on “How to Get Away With Murder 4×09: He’s Dead

  1. ¡Hola!
    Primero que todo muchas gracias por responder al comentario que dejé en tu reseña anterior de esta serie. En su momento quise venir a responder, pero tuve un montón de líos entremedio, así que aprovecho de agradecerte ahora.

    Me vi el capítulo 9 el viernes en la noche y estaba ansiosa por leer tu reseña, sobre todo para ver qué pensabas de lo de Wes. Es que con mi hermana comentamos que la segunda parte de la temporada anterior había sido un poco más pareja. No le describiría per se como monótona, pero sí que en relación a las anteriores se me hizo un poco más tranquila, y en cambio esta volvió con todo.

    La verdad es que te has enfocado precisamente en las cosas que más me han llamado la atención o intrigado.

    El padre de Laurel definitivamente da miedo y cuando aparece en escena te mortifica un montón, porque uno sabe desde ya que la cosa se les viene cuesta arriba a Analisse y los demás para poder defender a Laurel y su bebé. La escena en que Analisse le suplica que no se lo lleve y le dice cómo lo que está haciendo va a afectar a toda su familia es estremecedora. Ver quebrarse y llorar a esa mujer siempre lo es.

    Pero por otra parte yo también terminé con una pregunta que tú te haces. ¿Hasta qué punto podemos creer que todo lo dicho para evitar que Laurel se quedara con su bebé es mentira? Porque ciertamente Laurel es uno de los personajes de cuyo pasado menos conocemos. No es que de los demás sepamos mucho tampoco, pero sí que se han ido revelando un par de cosas, y en cambio el de ella siempre se ha atisbado un poquito turbio para mi gusto.

    Que Dominick estuviera enamorado de ella no resulta tan sorprendente o impactante, pero que diga que Laurel siempre ha jugado con la gente hasta conseguir lo que quiere sí que lo es. Es lo deja esa especie de espinita que te hace preguntarte: oye, ¿y si no es tan buena? Pero una parte de mí se niega a creerlo, quizá porque su personaje es de mis favoritos.

    Luego está lo de Oliver. ¡Pobre Oli! La parte en que se enteran de que Simon no está muerto y sugieren en medio de la desesperación que Frank podría asfixiarlo con su almohada es… diría una palabrota, y eso que no soy mucho de decirlas, pero no quiero ser grosera. Pensé algo así como ¿qué demonios? mientras igual me reía, porque es como casi surreal pensar que después de todo por lo que han pasado siguen hundiéndose más en vez de querer enderezar el rumbo. No los culpo, porque literalmente sus pellejos están en peligro si Simon despierta y cuenta su versión de la historia, sin embargo, me invadió un sentimiento muy intenso que se divide entre la comprensión y el asombro de darme cuenta de a lo que han llegado.

    Lo de Frank asesinando a Dominick me impactó muchísimo y también me decepcionó un poco que este último desapareciera tan pronto del mapa, porque se me hacía un personaje muy interesante que podía condimentar todavía más la serie y que ciertamente podía ofrecer más. Pero centrándonos en su muerte, cuando Frank lo secuestra yo estaba como: Sí, Frank siempre un paso adelante. Después no me podía creer que lo hubiera matado! Tan fácil y rápido… conocemos al personaje, pero me pareció demasiado. No poco creíble, sino un poquito (y más que un poquito) inquietante, la facilidad que tiene para hacer algo así.

    Para terminar tenemos Wes otra vez. Wes, justo cuando ya no esperábamos volver a verlo. Mi hermana todavía no supera del todo su muerte y su reacción automática fue pensar que Dominick lo ayudó a fingir su muerte. Yo no estoy convencida, me suena muy enrevesado, aunque con esta serie nunca se sabe…

    Mi reacción fue más bien algo como: Ya, solo para enredar un poquito más las cosas van a revivir una sub trama anterior y enredarla con el gran enredo en el que están metidos ahora. Todo lo que hizo que literalmente los amara y odiara como siempre, porque sencillamente todo el equipo de esta serie sabe mantenernos en vilo y volarnos la cabeza cuando menos lo esperamos.

    Disculpa que me alargara tanto, pero es que este capítulo ha sido demasiado intenso y necesitaba desahogarme un poco.

    ¡Gracias por tan buena reseña! Siempre me pones todo en perspectiva y haces que digiera mejor cada capítulo.

    1. Hola Jacqueline!

      Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegro un montón que te gusten mis reseñas, aunque no sean precisamente cortas, XD. Pero ¿cómo no serlas con todo lo que pasa en cada episodio?
      Así que, como no quiero enrrollarme también aquí, te diré que coincido en aboslutamente todo contigo… ¡E incluso diría que con tu hermana también con lo de que Dominick ayudó a fingir la muerte de Wes! Porque teniendo en cuenta que cuando se dijo que había muerto Wes lo primero que pensé fue que había un hermano gemelo, pues como que al lado de eso que fingiera su muerte no es nada… Y no hay que olvidar que el cadaver de Wes fue robado y luego incinerado… ¿Fue sólo para ocultar cómo murió de verdad?
      Me parece que me estoy emocionando demasiado, XD, aunque es verdad que con esta serie, como bien dices, puede pasar de todo. Y en fin, Sam fue el primer muerto al que vimos y todavía sigue apareciendo en la serie así que, incluso en el caso de que Wes esté definitivamente muerto, todavía es mucho lo que puede contarnos.
      Y luego está el caso de Frank. Ahora mismo estoy con él un poco entre medias de si lo que ha pasado es inquietante, como bien dices, o que el pobre es incapaz de hacer las cosas bien. Porque sí, fue sobrecogedor cuando estaba con Laurel en el hospital hablando del hijo de Wes como si fuera suyo… Pero luego pienso que también fue sobrecogedor cuando se presentó ante Bonnie la temporada pasada, siendo dos personas que estaban rotas y que se entendían mejor que nadie, pero a la que finalmente abandonó de forma cruel. Y también es la misma persona que pensó en suicidarse cuando Annalise supo que por su culpa su bebé había muerto, pero que no tuvo ningún problema en matar a Lila sólo porque su “jefe” se lo ordenó… En resumen, que hay cosas muy contradictorias en el comportamiento de Frank, lo que por un lado es bueno porque nunca sabes por dónde te va a salir, pero por otro me temo que al final acabe resultando poco creíble de tantos líos en los que se mete… Y sí, es verdad que esa facilidad lo tienen todos en esta serie, pero lo de Frank ya es de traca.
      Pero en fin, confiemos en los creadores de la serie, que hasta ahora lo han hecho muy bien, y pensemos que al final todo acabará teniendo una razón de ser.

      Nos seguimos leyendo ;). ,

Comments are closed.