How to get away with murder 4×05: I Love Her

How to get away with murder 4x05: I Love Her

How to get away with murder 4x05: I Love Her

Series: How to get away with murder

4 Stars

Summary

Annalise prosigue con su investigación para demandar al Sistema de Justicia, para lo que necesita la mayor cantidad de aliados posibles. Por desgracia, sus esfuerzos se toparán con un viejo aliado que acaba traicionándola.

Coder Credit

En un principio diría que con el episodio de esta semana hemos tenido un nuevo giro de tuerca de todo lo que se cuece en HTGAWM. Pero más que eso diría que ha sido como descubrir una nueva pieza del puzzle que faltaba por encajar… y donde lo más extraño es que ya creías que tenías montado ese puzzle en concreto. Y al colocar esa nueva pieza te has dado cuenta que el puzzle que creías tener en realidad no se parecía en nada a la realidad. 

Sí, estoy hablando de Bonnie.

Cuando las primeras escenas del episodio nos han mostrada a una Bonnie bastante afectada y luego hemos visto que aparecían flashbacks de un nuevo año: 2002, tengo que reconocer que al principio no me ha hecho gracia, pues estaba convencida que esta semana terminaríamos de descubrir los secretos que aún escondía Connor.

Pero como viene siendo habitual en esta serie, el que no nos hayan dado las piezas del puzzle que queríamos no significa que no nos hayan dado ninguna pieza. Y, por supuesto, cada nueva pieza es sorpresa asegurada… Y eso que tras cuatro años tenemos montado un puzzle gigantesco que parecía que no podía crecer más, pero aun así siguen teniendo esa capacidad de sorprendernos ofreciéndonos nuevos detalles que, además, cambian la percepción que teníamos hasta ahora de la historia.

Porque hasta ahora estábamos convencidos de que Bonnie entró en el círculo de Annalise por medio de Sam, ya que Sam parecía ser el psicólogo de Bonnie después de que ella hubiera sufrido abusos por parte de su padre. Por tanto, parecía que la relación entre Bonnie y Annalise había surgido a raíz de Sam Keating, y que el hecho de que acabara trabajando para Annalise era consecuencia de esa relación con Sam.

Pero no. La historia era justo al revés. Y lo mejor es que en esa historia, pese a que parecía estar metida con calzador porque, ¿a santo de qué hablabamos ahora de Bonnie cuando de esa historia ya no había nada más que rascar y en esta temporada lo importante era acabar con los asesinos de Wes?, nos ha permitido mostrar a la vieja Annalise Keating: esa abogada brillante y que es una auténtica fiera en los juzgados, y que era capaz de conseguir la victoria para su cliente, incluso sabiendo que ese cliente era de todo menos inocente.

Así fue como conocimos a Annalise, ganando juicios imposibles de gente que todo el mundo sabía que era culpable pero que no habían podido demostrarlo (y esa es la clave de un buen abogado) y donde los remordimientos de conciencia no estaban a la orden… A no ser, claro, que ese caso que tenía que afrontar iba de una niña a la que no sólo abusó su padre, sino también decenas de hombres de toda condición social y que su padre detenido se encargaba de gestionar.

Escuchar a una joven Bonnie en el estrado ha sido demoledor. Si ya sabíamos que lo había pasado mal y que los abusos por parte de su padre la habían convertido en esa chica frágil que sólo buscaba que alguien la quisiera, descubrir ahora que la pesadilla fue incluso peor de lo que pensábamos y que tal vez hay un hijo de por medio, ha sido horrible. Y como colofón hemos visto a Annalise teniendo que arrinconar en el estrado a esa pobre chica que sufrió abusos como ella, sólo para ganar su caso y seguir prosperando como abogada.

Creo que hasta ahora no habíamos sido testigos de lo difícil que tiene que ser para un abogado hacer frente a ciertos casos. Y más aún si ese abogado es una mujer que además de demostrar que es buena en su trabajo tiene que ser más despiadada que sus compañeros hombres para que no la tachen de sensiblera, incluso en un caso que retorcería el corazón a cualquier ser humano.

Así que, gracias a este flashback que parecía no venía a cuento, hemos descubierto más de cómo Annalise tuvo que acabar convirtiéndose en un monstruo en los juzgados, pero cómo desde el principio también intentó enmendar sus errores. Y con Bonnie esa buena acción consistió en contratarla como ayudante para darle una segunda oportunidad en la vida, igual que tuvo que ella cuando consiguió superar los abusos de su tío.

¿Problema? Ese tipo de experiencias te acaban afectando de un modo u otro, y más si compartes prácticamente las 24 horas del día con una mujer que ha pasado por algo mucho peor. Y si además tienes en esa misma casa a un psicólogo que también tiene unos cuantos problemas porque muy normal no es que fuera (algún día estaría bien conocer la historia del Sam de joven), pues lo que tienes son todos los ingredientes para crear una bomba de relojería llamada Bonnie Winterbottom.

Porque pese a que ella ha repetido un millón de veces que ama a Annalise, y que los sentimientos de Bonnie para con Annalise ya habían salido en alguna ocasión, no termina de convencerme que estemos hablando de amor puro y duro. Porque, como bien le ha dicho Isaac, Bonnie estaba desesperada por estar con una persona que no la hiciera daño y estaba dispuesta a entregarse a esa persona de cualquier modo, con tal de que no la dejara.

¿Y qué pasa cuando la deja? Pues lo que hemos visto en Bonnie en los últimos episodios: un comportamiento que tampoco tiene mucho sentido. Porque por mucho que odies a Annalise porque te haya dejado, por mucho que aún recuerdes que por su culpa el hombre que la violó salió libre y por mucho que quieras convencerte de que la nueva investigación de Annalise responde a otros motivos más oscuros, como parte del proceso de desintoxicación de Annalise que está siguiendo con Nate… ¿no ves que todo parece indicar que lo está haciendo por un buen motivo? ¡Por primera vez en su vida!

En conclusión, hemos visto el ascenso de Annalise, con bailecito de victoria incluido al tener a los 40 presos que la ayudarán a tumbar el sistema, sólo para acabar peor que como estaba al principio por culpa de la desdichada y rota Bonnie.

Afortunadamente a Annalise le ha caído del cielo un nuevo ayudante llamado Connor Walsh. Sí, el que quería que ocupara buena parte del episodio de esta semana al final ha sido el último recurso de Annalise… Y por estupendo que vaya a ser ver trabajar juntos a estos dos, donde las chispas saltan a cada segundo y ninguno de los dos tiene miedo de decir lo que piensa… ¿nadie tiene miedo de lo que pueda pasar?

Porque sí, vamos a ver de lo que Connor es capaz como abogado y seguro que nos sorprende para bien. Pero teniendo en cuenta que Connor, como bien dice, no tiene esa capacidad de olvidarse todo lo que han hecho, y que en su caso él fue el último que vio con vida a Wes y estuvo a punto de suicidarse por pensar que en realidad murió por su culpa, creo que estar cerca de Annalise es lo peor que podría hacer ahora mismo.

Porque es cierto que van a trabajar por una causa noble donde las haya, como es dar una nueva oportunidad a todos esos presos a los que les falló el sistema… Pero Annalise sigue siendo una mala influencia que no conviene tener cerca, y menos aún cuando estás bajo de moral.

Y si no que se lo digan a Asher, quien ha protagonizado la gran sorpresa final, al ser el acusado del crimen que se ha cometido en Caplan and Gold y del que Oliver ha sido testigo.

Y sí, con esta sorpresa final vemos que lo han vuelto a hacer y que los 5 de Annalise (perdón, los 4 de Annalise) serán muy listos pero también tienen una capacidad absurdamente fácil de matar a la gente. Porque hasta ahora podría pensarse que los crímenes que se han cometido tanto en la habitación de hotel de Annalise como en las oficinas de Caplan and Gold eran consecuencia de las investigaciones que estaban llevando a cabo y donde sus blancos (el fiscal Denver y el CEO de Antares, aka el padre de Laurel) decidieron contraatacar usando la violencia.

Pero que ahora sea Asher el inculpado, da a todo un nuevo giro. Y sí, tal vez a quien sea que mató (o que hirió, pues aún no hemos visto ningún cadáver) fue en legítima defensa. Pero, admitámoslo… cuándo ha pasado eso en HTGAWM.

Así pues, el interrogante de a quién pertenece esa sangre resulta crucial, pues puede que ya no sólo sea de una víctima, sino que también sea de la persona a la que Asher atacó, lo que hace que los posibles sospechosos aumenten. Y es que la sangre de las oficinas puede pertenecer tanto a alguien que estaba investigando la cuenta de Antares y al que decidieron silenciar (Tegan porque Michaela usó su ordenador, o Simon porque es un cotilla), o a la persona que iba a hacerse cargo de acabar con ese problema: ¿Dominick?

Y no nos olvidemos de la sangre del piso de Annalise, que ya sabemos puede pertenecer tanto a Annalise como a Connor, que son los únicos dos a los que todavía no hemos visto.

En resumen, toca volver a sufrir hasta el último minuto.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.