How to get away with murder 4×01: I’m going away

How to get away with murder 4x01: I’m going away

How to get away with murder 4x01: I’m going away

Series: How to get away with murder

4 Stars

Summary

Han pasado meses desde la muerte de Wes y es hora de que todos continúen con sus vidas. Pero no será tan fácil como habrían esperado.

Coder Credit

Los chicos de Annalise por fin han vuelto y lo han hecho con un episodio un tanto curioso. Pero no curioso por todo lo que ha ocurrido en él, si bien ha habido un par de sorpresas que jamás me habría imaginado, sino sobre todo por lo tranquilos y relajados que hemos visto a todos los personajes.

Y es que, acostumbrados como estábamos a ver inicios de temporada que comenzaban con una casa ardiendo, con un grupo de estudiantes arrastrando el cadáver de un hombre o con Annalise tendida en el suelo tras haber recibido un disparo, la verdad es uno ya esperaba encontrarse con algo igual de impactante.

Pero en lugar de ello nos hemos encontrado a los chicos llevando una vida sorprendentemente relajada para lo que nos tenían acostumbrados, hasta el punto de que la única palabra que se me ocurre para definirlos es “domesticados”. Así, hemos visto a Asher y Michaella yendo a comprar colchones, a Connor y Oliver tomando copas en un bar y teniendo conversaciones increíblemente maduras y propias de casados pese a que no lo están, o a Annalise visitando a su madre en Memphis. Y en todos los casos se ha visto ese deseo de seguir adelante, tratando de superar todos los baches que la vida les había puesto en su camino. Incluso esa escena que todo apuntaba iba a ser la traca final, cuando los chicos se reúnen con Annalise y Bonnie en el restaurante, al final se ha resuelto de un modo asombrosamente civilizado: con Annalise ofreciendo cartas de recomendación a todos sus chicos, al comprender que la única manera de que ellos sigan adelante es alejándose de ella.

Es decir, que por primera vez no comenzábamos la temporada con una situación desesperada a la que todos trataban de hacer frente sin saber muy bien cómo iban a conseguirlo. Por el contrario, veíamos situaciones más o menos normales, como a Annalise conociendo a un apuesto hombre en el avión y tratando de ligárselo, a Frank y Bonnie buscando un nuevo despacho para su firma de abogados, o a Laurel enseñándole la universidad a su padre… Sí, lo del padre ha sido una de las grandes sorpresas, así que volveré sobre eso más adelante.

El caso era que, acostumbrados a unos inicios de temporada impactantes y habiéndonos preparado mentalmente para una nueva temporada en la que la tragedia se mascaba en el ambiente, ya que nosotros como espectadores éramos los únicos que sabíamos que fue el padre de Laurel quien ordenó el asesinato de Wes; ha sido extraño ver que la sangre todavía no ha llegado al río.

Extraño y bueno a partes iguales, pues el haber optado por un inicio de temporada más relajado en realidad consigue dar más credibilidad a la situación. Y es que por mucho que Annalise tenga esa capacidad de joderle la vida a toda persona con la que se cruza, la lógica dice que es matemáticamente imposible que siempre le pase de todo a ella. Así que en ese sentido bien, pues esta vez se ha impuesto el realismo por delante del deseo de sorprender al espectador y eso es algo que tengo que aplaudir, ya que eso es precisamente lo que hace que en muchas ocasiones una buena serie acabe perdiendo su sentido: ¿de qué me sirve que cada episodio me sorprenda con cien cosas curiosas si al final no me van a dar respuesta ni a la mitad de ellas? (Insertar aquí la serie en la que cada uno esté pensando)

Por tanto, ver ese deseo por parte de los creadores y guionistas de ofrecer un argumento con el que el espectador se pueda sentir más identificado (cosa que era un poco complicada cuando los cadáveres se iban acumulando), como es tener que mudarte a un piso mucho más pequeño cuando la situación económica no es muy buena, o plantearte el llevar a tu madre a un centro de mayores, por mucho que duela, porque sabes que allí es donde va a estar mejor; nos ofrece de nuevo esa tranquilidad de saber que han hecho los deberes y que la cuarta temporada de How to get away with murder va a seguir contando con ese cuidado en los detalles al que estábamos acostumbrados.

Pero, lógicamente, esto no sería How to get away with murder si junto a esos pequeños cambios que hemos visto y a los que hay que sumar que han desaparecido los dos principales escenarios de la serie (la casa de Annalise y el aula donde daba clases en la universidad), no mantuviera esa constante que te dice que sí, que por muy tranquilas que estén las cosas, al final todo se va a complicar. Y mucho.

Y eso lo hemos tenido con esos diez segundos finales donde vemos a Laurel tendida en el hospital y preguntando por un bebé que se supone tendría que haber tenido pero que ha desaparecido. Y además lo hace teniendo a su lado a un nuevo personaje que sólo puedo ver como “la nueva mosca que ha caído en la tela de araña de Annalise”. Es decir, ese personaje que ha tenido la desgracia de entrar en contacto con la órbita de Annalise, en esta ocasión siendo su psicoterapeuta y el hombre que confirmará si ha superado sus problemas de alcoholismo, y que al final se verá involucrado en los problemas de Keating y sus chicos, incluso si él no quiere.

En ese sentido la cosa no ha cambiado mucho con respecto a otras temporadas. Pues pese al ritmo más lento con el que ha comenzado y que venía bien tras tanta tensión vivida, sabemos que al final irá cogiendo velocidad. En otras palabras: que esto sólo acaba de empezar y es mucho lo que nos espera.

Y el otro elemento clave de How to get away with murder que no ha cambiado para nada es esa capacidad que tiene de sorprender, da igual el millón de posibilidades en las que hubiéramos pensado que podrían ocurrir. Y sí, aquí toca hablar de Laurel, su querido padre, y el bebé de Laurel y Wes, que serán los que acaparen el centro de atención de esta temporada.

Porque cuando acabó la tercera temporada y teníamos que hacernos a la idea de que ya no veríamos a Wes Gibbins, lo único en lo que podía pensar era en lo extraño que iba a ser la siguiente temporada, pues por primera vez el espectador iba a estar por delante de los protagonistas de How to get away with murder. Y es que nosotros éramos los únicos que sabíamos que el padre de Laurel fue quien mató a Wes.

Y en parte eso se ha cumplido… o eso parece, pues no hay que olvidar que este es el primer episodio y han pasado meses de posibles flashbacks. Es decir, que en un principio todo apunta a que Annalise, Connor, Asher y Michaella no saben que fue el señor Castillo quien ordenó la muerte de Wes… pero que Laurel sí lo sabe. ¿Cómo lo sabe? Pues eso es lo que queda por descubrir. Pero de entrada ya nos hemos llevado un primer zasca en el que, en lugar de encontrarnos con una inocente Laurel que va a tratar con su padre sin saber que él fue quien mató a su novio, a quien hemos visto es a una Laurel Castillo con la sartén bien cogida por el mango.

Lo hemos visto en un primer momento con esa escena tan llamativa en la que Laurel le comenta a su padre que ha abortado y que podríamos habernos creído sino fuera por la miradita que le lanzó cuando su querido padre no estaba mirando y que ya nos hacía dudar… ¿Podía ser que Laurel supiera que su padre estaba relacionado con la muerte de Wes? Pero, ¿cómo?

Y aunque el cómo de momento no lo tenemos, lo que sí tenemos es la confirmación de que sí, que Laurel lo sabe, gracias a ese mensaje no enviado tan significativo de “¿por qué mataste a Wes?”, y en el que no hay ni una sola duda de que cree en lo que está diciendo.

En resumen, la que era la única certeza de la que partíamos para esta nueva temporada, que era que Laurel no sabía nada, ya ha desaparecido. Y eso vuelve a crear esa fantástica sensación de, cómo decirlo, dejarnos caer sabiendo que no está puesta la red de seguridad y simplemente disfrutar de esa caída. En otras palabras: no tenemos ni idea de lo que va a ocurrir o de lo que ha ocurrido (estoy segura de que uno de los flashbacks será en el que Laurel descubra la verdad y sé que será igual de dramático que si lo hubiéramos visto en este primer episodio, aunque ya llevemos un tiempo sabiendo que lo sabe), pero sabemos que vamos a disfrutar de lo lindo dejándonos sorprender con lo que quiera que sea que nos hayan preparado.

De entrada vuelve una antigua enemiga de Annalise, Hanna Keating, hay un nuevo personaje y encima encarnado por Jimmy Smits, lo que ya indica que siguen sin escatimar en calidad… y hay alguna que otra ausencia curiosa, Nate Lahey, que seguro se está reservando para una entrada triunfal. Porque, lo siento mucho por Nate, pero a él sí que no me lo imagino queriendo seguir adelante con su vida y alejándose definitivamente de la alargada sombra de Annalise Keating.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

2 thoughts on “How to get away with murder 4×01: I’m going away

  1. Agradezco muchísimo estos análisis de los capítulos. Yo que habitúo a ver muchas series, me encuentro con el problema de que al llegar una nueva temporada, he olvidado muchísimos detalles de los que hay que acordarse para comprenderlo todo.

    Hoy he descubierto tus análisis, y al ser tan completos me sirven para acordarme de todos esos pequeños detalles. El final del episodio, como bien dices, ha sido muy relajado. Queda muy lejos de esa casa en llamas y un grito devastador.

    Ahora mi cerebro se centra en saber por qué Laurel sabe lo que hizo su padre,y lo más importante… ¿qué es lo qué realmente hizo al padre de Laurel matar a Wes?

    Lo sabremos cuando el grupo se junte de nuevo y empiecen a investigar. Les ha dado libertad, pero creo que saben que siempre van a estar encadenados.

    Esperando con ansia los siguientes capítulos y desde hoy, tus análisis 🙂

    1. Hola. Muchísimas gracias por tu comentario. Es estupendo coincidir en gustos de series con la gente, y mucho más si encima te gustan mis análisis. Y en el caso de HTGAWM tengo que decir que son de los más extensos porque es una serie que me fascina, así que no te preocupes que por detalles que recordar con los míos no vas a tener problemas, jeje. Y por si te sirve para recordar un poco todo lo que ha pasado, hace poco subí en la web precisamente un artículo sobre todos los personajes que han pasado hasta ahora por aquí: Guía de la A a la Z de HTGAWM, por si le quieres echar un vistazo.
      Y sí, como bien dices, la pregunta del millón de esta temporada va a ser cómo se enteró Laurel y por qué mató a Wes su padre. La verdad es que estoy esperando con ganas que avance la serie para descubrir las reacciones del resto del grupo, porque quiero pensar que la muerte de Wes les ha unido mucho más y que eso se va a notar a la hora de ayudarse los unos a los otros.
      Veremos qué pasa 😉

Comments are closed.