How to get away with murder 3×06: Is Someone Really Dead?

3.5 Stars

Summary

Tras haber llegado a un acuerdo con el departamento disciplinario de la Universidad, Annalise Keating puede volver a ejercer de abogada, en este caso defendiendo a una militar que ha sido acusada de agredir a un hombre sin motivos aparentes. Sin embargo, el regreso de la fiscal Rene Atwood, que sigue teniendo a Annalise en el punto de mira, no le pondrá las cosas fáciles.

Coder Credit

Hoy no ha sido un buen día para Annalise Keating. Parecía que el regreso a los juzgados le devolvería la vitalidad y las ganas de patear culos entre los fiscales, pero las cosas no han salido como esperaba. De entrada, ha vuelto a verse las caras con la horma de su zapato, la fiscal Rene Atwood, que demuestra una vez más que es una digna rival de Annalise tanto dentro como fuera de los juzgados. Y es que Nate no podía haber escogido peor momento para decirle que ahora está saliendo con la que es su nueva enemiga en los Juzgados.

Porque las cosas han cambiado mucho para Annalise. Y resulta bastante irónico que justo cuando decide hacer las cosas bien y seguir la norma que se ha impuesto de que ahora debe actuar como una buena persona, el mundo parece querer ponerse en su contra. Así, todos los trucos que anteriormente le habían servido para dar la vuelta al juicio, incluso cuando eran jugadas bastante peliagudas y más cercanas a la ilegalidad de lo que una abogada debería permitirse, ahora no le están sirviendo de nada. Conclusión: Annalise está recibiendo su propia medicina por parte de Rene Atwood, convirtiéndose en una abogada a la que no le pasan ni una y, prácticamente, se ve incapaz de defender a su cliente.

Cómo es posible que hayan cambiado tanto las cosas se explica por la sucesión de hechos que han acompañado a Annalise Keating durante el último año: ser sospechosa de asesinato, los carteles por el campus universitario, sus comportamientos poco éticos tanto dentro como fuera de los juzgados y finalmente su confesión de ser alcohólica. Aunque haya sido tarde, finalmente se le ha caído la venda de los ojos al resto del mundo y ahora ven que Annalise no es una persona de fiar, por lo que no le van a pasar ni una… Incluso cuando hace las cosas bien.

Para complicar aún más las cosas, aunque en este caso no se trata de una novedad, la clienta de Annalise no es de las de decir la verdad, por lo que todo parece indicar que su regreso a los Juzgados va a terminar con un estrepitoso fracaso, mientras que en casa tiene a sus chicos cada vez más descontrolados.

Pero para algo Annalise es la mejor, incluso cuando decide acatar las reglas porque ahora es una buena persona, y acaba consiguiendo que su cliente salga medianamente bien parada de la acusación que tenía por agresión. Probablemente esta sea la primera vez que hemos visto a Annalise actuando como un abogado que sólo quiere lo mejor para su cliente, aunque ello implique que ni su cliente ni ella tengan una victoria completa. Es decir, es la primera vez que hemos visto a Annalise actuar como un abogado realista y no como un superabogado que hace lo que sea para ganar, saltándose todas las reglas de la abogacía.

Y es que, definitivamente, Annalise quiere ser una buena persona.

Pero estaba claro que el resto del mundo no se lo pondría fácil a la hora de conseguir su objetivo. Mientras en el juzgado Rene Atwood y prácticamente todos los jueces le dan caña, fuera de éste las cosas no están mucho mejor, con un Wes Gibbins que está siendo buscado por la policía con motivo del asesinato que presenció; es decir, el asesinato de su padre biológico, algo que en teoría sólo saben Annalise, Wes y Laurel. ¿O tal vez no?

KARLA SOUZA

Las dudas de que alguien se haya chivado y que ese alguien es Frank Delfino son bastante razonables. De todos, Frank es el que más parece haber perdido el control; aunque en su caso lo está demostrando cerrando todos los asuntos pendientes que tenía en su vida, y que eran bastantes. Así, si comenzó matando al culpable de la muerte del hijo de Annalise y luego mató al padre de Bonnie, ahora Frank Delfino va a por la persona que lo inició todo: el hijo de Wallace Mahoney.

¿Va a por Wes Gibbins? Eso es lo que parecía al principio y motivo por el que todos estaban bastante preocupados, ya que detener a Wes sería algo así como abrir la caja de Pandora en el caso de que al chico le diera por confesar TODO. Esto es, el asesinato de Sam Keating, la muerte de Rebecca a manos de Bonnie para que no se chivara de todo lo que sabía sobre el asesinato de Lyla, la muerte de la fiscal Sinclair a manos de Asher y, finalmente, el asesinato de Mahoney de manos de Frank… Y estos son sólo los asesinatos que han causado directamente, porque como me ponga a enumerar todos los que se derivaron del caso Hapstall, no termino hasta mañana.

HOW TO GET AWAY WITH MURDER - "Is Someone Really Dead?" - A revelation in the Wallace Mahoney murder rattles Annalise and the Keating 5, as the team takes on the case of a veteran facing assault charges, on "How to Get Away with Murder," THURSDAY, OCTOBER 27 (10:00-11:00 p.m. EDT), on the ABC Television Network. (ABC/Mitch Haaseth) MATT MCGORRY, JACK FALAHEE, AJA NAOMI KING

¡Pero no! En su intención por atar todos esos cabos sueltos, Frank ha ido a por el otro hijo de Mahoney. Es decir, el chico de cuyo crimen intentó defender en su día Annalise y que al final acabó conllevando la muerte de la madre de Wes (Christopher por aquella época) y más tarde la muerte del hijo nonato de la propia Annalise.

Y es que Frank está siendo muy concienzudo a la hora de terminar con su lista de temas pendientes. Y aunque sus métodos no sean los más legales, no deja de estar siguiendo su propia naturaleza de asesino pero esta vez, al menos, para hacer el bien.

Lo malo es que, por muy buenas intenciones que tenga Frank para conseguir su objetivo final, que es regresar a casa y que Annalise le perdone por sus pecados, no hay que olvidar que está removiendo el pasado y que eso siempre es peligroso, más cuando estamos hablando del pasado de personas que esconden muchos secretos. Así, por muy bueno que sea que la policía haya detenido al verdadero culpable de la muerte de la madre de Wes y del hijo de Annalise, y que eso de momento aleja al resto de ir a la cárcel, no hay nada que asegure que el nuevo detenido no vaya a ser el encargado de abrir la caja de Pandora de los secretos, mentiras y asesinatos.

Dicho en otras palabras: tal vez Annalise y sus chicos tengan que dejar de ser buenas personas para intentar salvarse… Y todos recordamos lo bien que les fueron las otras veces que tuvieron que hacer algo así.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.