How to get away with murder 3×05: It’s about Frank

How to get away with murder 3x05: It’s about Frank

How to get away with murder 3x05: It’s about Frank

Series: How to get away with murder

4 Stars

Summary

Los orígenes de Frank Delfino se muestran en detalle para dar a conocer a un hombre al que la mala suerte parece perseguirle y todos sus intentos por tener una vida normal siempre acaban en fracaso.

Coder Credit

En el episodio de esta semana, como bien dice su título, todo se ha centrado en Frank Delfino. Por ello, aunque no ha habido ningún caso que ha centrado la atención de los alumnos de Annalise, tampoco ha importado mucho porque a cambio hemos tenido lo que llevábamos mucho tiempo esperando: una imagen completa de ese Frank Delfino pre-Keating. Cómo era antes de que los Keating entraran en su vida y cómo fue ese camino que le llevó a convertirse en el matón de unos respetados profesores de Universidad.

Parte ya se había desvelado hasta ahora, sabiendo que ese primer encuentro tuvo lugar en la cárcel, pero por fin hemos sido testigos de ese momento que definiría sus vidas para siempre. Así, nos encontramos con un Frank que guarda más relación con Bonnie de la que imaginábamos, al ser otro chico que sufrió los abusos de su padre… ¿La principal diferencia ente los dos niños acosados por sus propios padres?: pues que Frank sí pudo defenderse y dejó salir ese punto de psicópata para deshacerse de su problema con tan sólo 13 años de edad.

TOM VERICA

Curiosamente, descubrir que Frank fue un asesino desde tan tierna edad no ha conseguido que le veamos como un sociópata con cero posibilidades de resarcirse, sino todo lo contrario, como un hombre roto que sólo intenta hacer lo correcto pero al final siempre acaba metiendo la pata… Y más curioso todavía, ha sido Sam Keating el encargado de mostrarnos esa imagen rota de un Frank Delfino que, se puede decir, simplemente tuvo mala suerte en la vida a la hora de nacer en un hogar difícil, a lo que luego se sumó un carácter fuerte y, para rematarlo todo, el juntarse con gente poco adecuada para los problemas que arrastraba.

La verdad es que descubrir el lado más amable de Sam, ya sea por medio de los flashbacks con Frank o mostrando cómo fue esa larga relación con Annalise en un tiempo en el que hubo mucho amor entre la pareja, ha sido chocante y lógico a un tiempo. Porque si sorprende ver que el primer hombre al que se pudo etiquetar como sociópata en la serie (obligó a un hombre a que matara por él, y encima siendo la víctima una alumna a la que quiso obligar a que abortara tras haberla dejado embarazada) tenía un buen corazón; también demuestra que nada es blanco o negro, y que todo se vuelve de un opaco gris a medida que los problemas y la vida se van sucediendo. Y en el caso de los Keating todo comenzó con las dificultades para tener hijos (y luego perderlos) y que no fueron capaces de solucionar, consiguiendo que Annalise se diera a la bebida y que Sam dejara de ver a su mujer como la persona de la que se enamoró.

VIOLA DAVIS, TOM VERICA

Pero esta capacidad de cambiar no deja de ser algo inherente al ser humano, ya que es su principal mecanismo de supervivencia: Lo que no te mata te hace más fuerte, y todos los chicos de “Cómo defender a un asesino” son ejemplos perfectos de ello: Frank y Bonnie convirtiéndose en unos asesinos para salvarse, Laurel y Michaela sacando sus garras para no verse sometidas otra vez por sus progenitores, y Annalise aplastando a sus contrincantes antes de que la aplasten a ella.

Así, es normal que llegue un punto en que esas personas que sólo intentan seguir adelante, acaben creando alianzas entre ellos. Y, de nuevo, Frank ha sido el protagonista indiscutible al buscar refugio en un alma tan atormentada como la suya, pues tras asesinar al padre de Bonnie fue en pos de la misma Bonnie… quien le dio las gracias por lo que había hecho. ¿Sorprendente? Para nada; no dejan de ser dos almas rotas que, pese a la cantidad de años que han pasado, siguen intentando escapar de su pasado.

LIZA WEIL

Y aquí es cuando llegamos al otro punto clave de la historia y que lo vuelve todo más complicado aún. Cuando esas almas atormentadas comprenden que no pueden escapar de su pasado y que nunca dejarán de estar rotos.

No soy suficiente. Esta podría haber sido perfectamente la frase resumen del episodio, ya que de un modo u otro todos los personajes lo han pensado, aunque sólo algunos han sido capaces de reconocerlo. Entre los que se han atrevido a decirlo en voz alta destacan Wes, que tras tener una cita con su suegro es consciente de que, si sigue adelante con su relación, se pasará el resto de su vida mintiéndoles sobre la muerte de su madre y de su padre y hasta sobre su propio nombre; y por otro Annalise, quien ha intentado superar su alcoholismo con pésimos resultados, pero que en medio de la borrachera ha podido ser sincera consigo mismo a la hora de comprender que echó a Nate de su vida porque él era demasiado bueno para ella y no se merecía estar a su lado… Así, Wes y Annalise han compartido un momento de sinceridad terriblemente crudo que, aunque les haya permitido ver que al menos tienen a alguien en quien apoyarse, no ha servido para solucionar sus problemas de relaciones.

ALFRED ENOCH, VIOLA DAVIS

Otro tanto le ha pasado Frank, pero en su caso él no ha sido capaz de sincerarse y decir que no es suficiente para Bonnie. Ya sea porque ella está tan rota como él o porque es él quien jamás podrá dejar de huir y no quiere darle esa vida a Bonnie, lo que durante la noche había sido el mejor plan de todos y parecía que habían firmado el acuerdo por medio de sus cuerpos, a la mañana siguiente se esfumó como si esa posibilidad nunca hubiera existido. Así, Frank confirma que su posibilidad de salvarse y empezar una vida normal ya hace mucho que desapareció, lo que deja a Bonnie otra vez sola y con otro hombre que ha vuelto a hacerle daño… lo que sólo sirve para romper un poquito más su corazón y alejarla más de esa deseada vida nueva.

Por último, aunque este episodio ha sido desesperanzador a la hora de intentar ver la luz al final del túnel, al menos sí ha servido para que vayamos tachando incógnitas que hasta ahora no se habían resuelto. Por un lado tenemos la confirmación de que fue Frank quien mató al padre de Wes, y por otro ya sabemos quién puso los carteles en la universidad: el único alumno con nombre propio aparte de “los cinco de Annalise”: Simon Drake. Un descubrimiento que sobre todo ha sido aprovechado por Annalise (después de que se le pasara la borrachera, eso sí), para recuperar su puesto de profesora.

VIOLA DAVIS, ALFRED ENOCH, KARLA SOUZA

Lástima que esas buenas noticias lleguen acompañadas de otras no tan buenas, como es descubrir que sus dos mujeres de confianza, Laurel y Bonnie, han estado mintiéndola sobre el paradero de Frank.

Y teniendo en cuenta que ya sabemos que el muerto de la casa de Annalise es un hombre y que ya había intentado matar a Frank por lo de su bebé… ¿Significa eso que al final lo conseguirá?

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.