How to get away with murder 1×13: Mama’s here now

How to get away with murder

1x13: Mamma is here now

1x13: Mamma is here now

Series: How to get away with murder

5 Stars

Summary

La madre de Annalise acude a la llamada de su hija para intentar ayudarla a superar el supuesto trauma de descubrir que su marido ha muerto

Coder Credit

Con un título tan sugerente como el del capítulo de esta semana, sumado al modo en que acabó el de la semana pasada, estaba claro que la madre de Annalise iba a llegar con ganas de revolucionar a todo el personal. Pero aunque en parte esto ha ocurrido (la madre de Annalise Keating no puede ser una madre cualquiera) lo que me ha encantado es que en realidad la presencia de la madre ha permitido saber en 5 minutos más de lo que ya intuíamos de Annalise desde el prinicpio de la serie.

Pero vayamos por partes, como diría Jack el Destripador, un asesino al que de seguro que Annalise habría conseguido declarar inocente… Porque lo que no haga esta mujer. La primera de esas partes es, como viene siendo costumbre en How to get away with murder, con una escena inicial que lejos de ser más relajada por eso de que es el principio del capítulo, muestra a Nate Lahey siendo encerrado en prisión, acusado de un asesinato que no cometió y que sabe que fue su amante la que se encargo de que pareciera culpable. No hay ni uno solo segundo de esa escena, sin nada de diálogo, que no te ponga los pelos de punta pensando en lo desolado que tiene que estar Nate, pero al mismo tiempo tratando de mantener la calma porque no deja de ser un policía en la cárcel, y tampoco quiere culpar a una mujer de la que está claro que todavía siente algo.

La segunda parte cumbre del episodio es ver a Bonnie en acción dentro de los juzgados, pues la indisposición de Annalise la obliga a ser ella la que tome la voz cantante en el nuevo caso que tienen entre manos: una enfermera acusada de violar a uno de sus pacientes… Seguro que no fui la única que se puso a temblar ante la expectativa de Bonnie de llevar el juicio pues, por mucho que la chica tenga momentos brillantes, también parece demasiado frágil para aguantar la presión de un juicio.

800x533

Y por los primeros minutos del juicio parecía que iba a ser así, teniendo que refugiarse en los brazos de su madre Annalise y pedirla que se hiciera cargo del juicio. Me ha encantado, en ese sentido, ver que el título del capítulo sirviera tanto para la propia madre biológica de Annalise, como la madre y guía que es Annalise para Bonnie. Y afortunadamente al final demuestra que no es tan mosquita muerta como a veces sigue demostrando, y que es capaz de hacer cosas arriesgadas para defender a sus clientes… Eso sí, lo del final con   ya no lo veo tan bien. Y no es porque no deja de ser lo de caer en la misma piedra, sino porque el personaje de     me sigue resultando de los más dispensable, amen de que cada vez es más inaguantable. Así que espero que siga estando por una buena razón.

Y la última parte pero no la mejor, la llegada de la madre de la jefa, y que tiene toda la razón al considerarse VIP, porque parir a alguien como Annalise no lo puede hacer cualquiera. Lo que más me ha gustado de esta mujer, o mejor dicho del modo en que los guionistas la han mostrado, ha sido que la presentación y posteriores escenas en las que aparece la mujer, siempre junto a su hija, han ido variando progresivamente hasta esa escena final en la que te das cuenta de que esa mujer tan pequeña no es ni mucho menos la que parecía al principio… Y lo que no deja de ser lógico, pues Annalise sigue sin parecer lo que realmente es, y eso que ya la conocemos desde hace tiempo.

Porque la primera vez que aparece, tan pequeñita y regañona, obligando a salir a Anna Mae de la cama y dejar de beber, para casi enseguida obligarla a no hablar sobre el pasado, crees tener la imagen exacta de lo que fue la infancia de Annalise, que ya se había dejado intuir. Y piensas así (o al menos fue mi caso) que la historia de Annalise fue una tantas veces repetida, donde un familiar se aprovecha de la inocencia de una niña (sobrina en este caso), y la madre que sabe lo que está pasando se niega a acturar porque fue educada con el convencimiento de que los hombres están para tomar lo que quieran de las mujeres, y que por su parte las mujeres solo existen para dar lo que se espera de ellas.

Esa primera charla resulta desgarradora por lo cruel pero tan real que es, sobre todo cuando encaja la última pieza del puzzle que existía desde que Sam y Annalise tuvieran esa otra conversación que, en mi opinión, sigue ocupando el puesto número uno de la serie. Terminamos de descubrir así que fue para intentar superar el trauma de la violación cómo Annalise acabó conociendo a Sam, por aquel entonces su psicólogo, y que por ello Sam conocía los secretos más oscuros de ella, y sabía aprovecharse de la situación.

how-to-get-away-with-murder-recap-season-1-episode-13-2

Es en esos momentos cuando la simpatía por Annalise no puede estar en niveles más alto, y decides que está bien todo lo que hace porque el mundo no deja de ser un lugar cruel donde ni siquiera tu madre es capaz de defenderte… Y sigues pensando lo mismo hasta que llega esa última escena donde, en serio que no sé como son capaces de hacerlo, en menos de cinco minutos el odio hacia la madre de Annalise crece hasta alcanzar su máxima cota, cuando descubres que supo de la violación desde el mismo instante en que ocurrió, solo para enseguida darte cuenta de que la madre que parió a Annalise (en el buen sentido) es digna madre de su hija y siempre sabe cuándo es el momento de hacer lo que hay que hacer.

No puedo hacer otra cosa que quitarme el sombrero antes ese último diálogo, con la madre desenmarañando el pelo de Annalise sentada en el suelo del dormitorio, y que pasa automáticamente a ocupar uno de los primeros puestos de los mejores momentos de la serie.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.