House of Cards 3×06

House of Cards 3x06

House of Cards 3x06

Series: House of Cards

3 Stars

Summary

El Presidente Underwood y la Primera Dama inician un nuevo acercamiento con el presidente Petrov para encauzar las buenas relaciones, estando en juego la libertad de un activista americano en favor de los derechos de los gays en Rusia...

Coder Credit

Debo admitir que el sexto capítulo de House of Cards me estaba resultando bastante decepcionante en cuanto al comportamiento de los Underwood, hasta el punto de que me ha resultado mucho más intrigante la parte de Gavin, a quien hemos podido ver creando su propia e intrincada red de mentiras solo para conseguir su objetivo: encontrar a Rachel.

Lo que respecta a la parte de los Underwood con su visita al presidente ruso Vicktor Petrov ha sido bastante… ¿surrealista? Y mira que en esta serie la lógica y el sentido común aparecen pocas veces, al menos relacionadas con lo políticamente correcto. Pero después del buen sabor de boca que dejó el primer encuentro Underwood-Petrov, estaba esperando un segundo asalto igual de prometedor esta vez en casa rusa.

Pero en vez de ello tenemos a dos presidentes que, siendo uno ruso y otro americano, uno comunista y otro demócrata (al menos en el nombre), se llevan increíblemente bien y están de acuerdo en muchas cosas, incluyendo los derechos de los gays.

MV5BMTU5NjAxMzY4OV5BMl5BanBnXkFtZTgwMDg5OTE2NDE@._V1__SX1217_SY643_

¿En serio? Lo último que esperaría oír del presidente ruso sería declararse a favor de los gays y admitir que en realidad se tiene que mostrar duro con ellos solo porque es lo que su pueblo le pide… Y por si esto no fuera ya surrealista de por sí, los dos hombres más poderosos de la tierra están esperando a que la mujer de uno de ellos, Claire Underwood, convenza al activista americano que llevaba meses detenido en territorio ruso para que diga unas palabras agradeciendo su liberación al presidente Petrov.

Durante esos momentos, por mucho que Claire estuviera siendo la de siempre, me daba la sensación de estar viendo otra serie completamente distinta y tan políticamente correcta que hasta el bueno era el mismísimo presidente ruso, y encima con algo que está tan de actualidad y es tan controvertido, como es la ley contra los homosexuales que se está llevando a cabo con mano de hierro en Rusia.

Menos mal que los últimos diez minutos suponen el revulsivo perfecto para el capítulo, que retoma la senda a la que nos tenía más acostumbrados. Y aparte de pasar lo lógico (¿en serio, Claire, no se te ocurre otra cosa que quedarte dormida delante de un prisionero que acaba de quedarse sin opciones?), Claire tiene un ataque de, llamémoslo “sinceridad/epifanía/no me sale de las narices darle la razón al ruso este”, donde pone al mismísimo presidente ruso contra la espada y la pared. Y en directo para que el daño sea mayor… ¡Así se hace, Claire Underwood!

MV5BMTQ2ODY2MzEwM15BMl5BanBnXkFtZTgwODg5OTE2NDE@._V1__SX1217_SY643_

Pero como es lógico el señor Underwood y marido de la Primera Dama no se muestra tan contento por la actuación de su señora esposa, que básicamente ha mandado a la porra meses de trabajo para firmar un acuerdo de paz con Rusia.

Y aunque está mal que un matrimonio discuta, la verdad es que tengo muchísimas ganas por ver a los Underwood tirándose los trapos sucios de esa manera tan suya. Tiene que ser todo un espectáculo. Y como aviso de lo que está por llegar, os dejo el último “diálogo” de los Underwood del capítulo:

- Jamás debí convertirte en embajadora

- Jamás debí convertirte en Presidente

 Y como remate final, Francis mirando al espectador:

 - ¡Y tú qué estás mirando!

 
The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.