House of Cards 3×04

House of Cards 3x04

House of Cards 3x04

Series: House of Cards

4 Stars

Summary

Heather Durban se postula como nueva candidata a la presindencia de Estados Unidos, añadiéndose a la lista de enemigos de Francis Underwood.

Coder Credit

Un nuevo Underwood ha sido visible en el cuarto capítulo de House of Cards en su tercera temporada. Un Underwood que, si bien obligado por su papel como Presidente de los Estados Unidos, ha visto de cerca las consecuencias de sus actos en forma de soldados americanos muertos y lisiados de por vida, a los que ha tenido que visitar y reconfortar. Y ello ha hecho que, tal vez, cierta conciencia se cree en su mente fría y calculadora que ¿puede que suponga su talón de Aquiles?

Han sido varios los elementos llamativos de este capítulo. Empecemos por el que pasa de refilón, si bien es evidente que creará nuevos y grandes problemas a la figura de Francis Underwood. Me refiero al pobre Doug (aunque muy inocente tampoco es que fuera). Doug fue el hombre fuerte de Underwood durante toda su carrera política pero había sido relegado al olvido sin más consideración tras años de duro trabajo.

Un hecho que Doug no termina de aceptar en un principio, mostrándose vulnerable hasta el punto de la humillación pero que parece que poco a poco empieza a superar, tomando conciencia de que ahora que las reglas del juego han cambiado le toca tomar partido por un nuevo jugador.

Y ese nuevo jugador es Heather Dunbar. La mujer responsable de que el ex Presidente dimitiera, y que ahora se postula como una nueva candidata a la presidencia de Estados Unidos para el 2016.

El primer acercamiento entre Dunbar y Doug, que es iniciado por el propio Doug, supone tal vez la única parte buena de la historia, pues por fin vemos al que creíamos que era un hombre fuerte y seguro de sí mismo empezar a levantarse de la miseria que había creado a su alrededor.

MV5BMTEzNzMxODYxOTNeQTJeQWpwZ15BbWU4MDc3OTkxNjQx._V1__SX1217_SY643_

Porque la que parecía ser la otra parte optimista de la historia y que para mi ha sido el momento más llamativo del capítulo, al final deja un sabor agridulce. Me refiero a la conversación que tiene Underwood con el mismo juez al que obligó a seguir en su puesto pese a tener Alzheimer, y que ahora descubre que la enfermedad está empezando a afectarle antes de lo que creía.

Durante esta conversación en la Casa Blanca vemos dos cosas que hasta ahora no habían sido visibles en la figura de Underwood. Y dos cosas que ¿tal vez están relacionadas? Me refiero por un lado a ese resquicio de conciencia y arrepentimiento que tiene por las decisiones que tomó sobre el juez, negándose a machacarle más de lo que ya lo está pese a que ello solucionaría de golpe el problema que se le ha presentado.

Pero lo más curioso es que mientras duda sobre qué hacer o no, comentándoselo al espectador, el juez le pregunta que si ha dicho algo como si él también hubiera oído ese diálogo de Underwood con el espectador. Este hecho nunca había ocurrido, lo que ya es llamativo, pero más aún si ese único momento en el que casi le descubren hablando con el espectador, corresponde a ese único momento en que casi demuestra ser humano y tener conciencia. Curioso, ¿no? Me pregunto si volveremos a ver algo así…

MV5BMTEwNTIzNzE2NzJeQTJeQWpwZ15BbWU4MDg3OTkxNjQx._V1__SX1217_SY643_

No obstante, como ya ha ocurrido en otras ocasiones, las dudas de Francis Underwood sobre si empezará a enmendar sus errores y comportarse de una manera más humana son despejadas con una brutalidad aplastante: Escupiendo una estatua de Cristo en la iglesia, después de echarle en cara a dicha estatua que si lo único que tiene que ofrecer es amor…

No soy para nada creyente pero esa escena final, con la mirada llena de odio hacia la estatua de mármol antes de escupirla me resultó cuanto menos escalofriante… Si bien no ha dejado de ser una manera perfecta de confirmar al espectador que, por si había alguna duda, el presidente Underwood sigue teniendo una sola cosa en mente: Poder.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.