House of Cards 3×03

House of Cards 3x03

House of Cards 3x03

Series: House of Cards

5 Stars

Summary

El Presidente Underwood de Estados Unidos recibe al Presidente Petrov de Rusia... Y la Tercera Guerra Mundial está a dos dos golpes de mesa de ser declarada.

Coder Credit

En el tercer capítulo de la tercera temporada de House of Cards entra en escena un digno rival de Francis Underwood: el mismísimo presidente de Rusia. Un hombre que impone con su sola presencia sin necesidad de hablar y que cuando abre la boca entran ganas de cerrársela de un puñetazo pero, eso sí, después de haber cerrado la nuestra de puro asombro.

Era lógico que el presidente de Rusia, una de las mayores potencias del mundo después de Estados Unidos además de histórico enemigo del país y con el que las relaciones siempre han sido tensas, apareciera tarde o temprano por la Casa Blanca de Underwood. Y como era previsible el presidente Petrov (de asombroso parecido físico con el Presidente Putin) no le ha puesto las cosas fáciles a Francis, hasta el punto de que Underwood tuvo que repeler las ganas de asesinar al presidente de Rusia en su propia casa y quemar luego su cadáver. Pero solo porque hacer algo así desencadenaría la Tercera Guerra Mundial y como que eso no era bueno para el país.

En ese sentido, y sin que sirva de precedente, estoy totalmente de acuerdo con el odio que siente Underwood por el presidente ruso. Un hombre que nada más llegar a la Casa Blanca recuerda, así como quien no quiere la cosa, que ha estado en el gobierno el mismo tiempo que en Estados Unidos han pasado tres presidentes, de paso que menciona los affaires de la Primera Dama y llama proxeneta al Presidente porque se dedica a prostituir a su mujer… a la cara de dicha mujer.

Normal que Petrov se dedique solo a gobernar su país con mano de hierro porque lo que es diplomacia no se le da precisamente bien. Y aunque el capítulo en sí, en cuanto a argumento se refiere, no adelanta mucho salvo confirmar que los Underwood están hasta el cuello de problemas, al menos ha servido para regalarnos una serie de diálogos mordaces, cínicos y tan hirientes que se veía el rastro de la sangre después de arrancarse el puñal de la espalda. Y eso, en House of Cards, siempre es un gustazo.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.