High Rise

High Rise

High Rise

2.5 Stars

Summary

Un arquitecto construye la ciudad del futuro: cinco gigantescos rascacielos que dibujan entre todos una mano gigantesca, donde sus habitantes encontrarán todo lo necesario para vivir: desde supermercado a piscina o gimnasio, y donde no faltarán las fiestas. Pero en su ideal de ciudad no tendrá en cuenta el problema de las clases sociales, que se crearán rápidamente entre los inquilinos de las primeras plantas y los de las últimas.

Coder Credit

High Rise era uno de los estrenos más esperados de la 13 Muestra Syfy de Madrid, siendo la película que cerraba la jornada del domingo, a las 22:30 de la noche. Tal vez este detalle sea innecesario para hacer la crítica de la película, pero lo cierto es que no lo es. Porque si en lugar de ver High Rise un domingo por la noche, a riesgo de dormir apenas tres horas porque al día siguiente había que madrugar, hubiéramos visto muchas de las otras que se vieron en la muestra, tal vez no me habría importado arrastrar los pies el lunes del cansancio, como me está ocurriendo.

Pero no. En lugar de La Invitación, Vulcania, Bone Tomahawk, Listening o incluso Generación Z (película de serie B pero con muy buena calidad), la película que cerró el festival SyFy, el plato fuerte de la muestra, fue una película que destacaba por su excepcional carta de presentación: Tom Hiddleston, Luke Evans, Jeremy Irons y  Sienna Miller como principales protagonistas, además de un guión inspirado en un libro que supuso todo un best-seller en su época y que llevaba años intentando llevarse a la gran pantalla.

maxresdefault

Tras semejante presentación, sin duda con lo que hay que quedarse es con la increíble actuación de sus dos actores principales: Hiddleston y Evans, que ofrecen papeles bastante alejados de sus otras interpretaciones, lo que no hace sino confirmar un talento que no siempre está a la altura de sus otros papeles en películas más comerciales y, por qué no, un poco más simplistas.

Porque, desde el punto de vista de la historia, aquí ocurre todo lo contrario a simple, sencillo o incluso lógico: La obsesión de muchos directores por mostrar una idea profunda a base de películas increíblemente largas y donde prima más la capacidad técnica y el trasfondo que la historia que se está narrando, se ha reflejado en un largometraje denso donde la idea principal queda clara desde el primer minuto, pero que se sigue desarrollando durante dos horas a base de escenas y diálogos alargados en exceso.

cdn.indiewire.psdops.com

Se salva de High Rise que hemos podido ver a un Tom Hiddleston interpretando a un personaje siniestro y que se deja llevar por la locura del poder, con una actuación hilarante y muy acertada; y a Luke Evans como a su homónimo pero de las clases menos pudientes, que obsesionado por salir de ese círculo de carencias al final acaba cometiendo las mismas locuras que los ricachones a los que odia. En mi opinión, el mejor de la película.

Pero sólo ellos dos brillan en ese gris rascacielos que es High Rise. Ni siquiera Jeremy Irons ha podido hacerlo tanto como se esperaba, ya que su personaje (el arquitecto del edificio y la sociedad que hay en su interior) es de lo más rebuscado y lleno de esas complejidades que entusiasmarían a cualquier psicólogo, pero que para ver en una película, ameno lo que se dice ameno, no es.

hrise2

La idea principal no es otra que mostrar la eterna lucha de clases que ha existido desde que se inventó el dinero, donde los pobres quieren tener más de ese dinero y odian a los ricos por sus carencias; y los ricos observan con curiosidad a los pobres, no entendiendo a qué viene tanta obsesión por el dinero.

Si a esta idea común pero no por ello menos interesante le añadimos otra más original, que es trasladar esa lucha de clases a un edificio modernista (lo modernista que se entendían en los años 70, que parece ser la época en la que está ambientada la trama), y donde el estatus social de cada uno se mide por el piso del inmenso rascacielos donde viven; tendríamos una película original, curiosa, divertida y de esas que dan que pensar. Todo al mismo tiempo.

high-rise-social

Pero como decía, lo que ha ocurrido es que la forma se ha comido al fondo, y toda la originalidad se ha perdido en el camino de esa obsesión por alardear de profundidad.

Como resultado el espectador, que había captado la idea desde el principio y que ciertamente estaba disfrutando con la originalidad de la historia y la forma en que se estaba contando (a base de sueños y fantasías de sus protagonistas, con diálogos ciertamente interesantes e irónicos); al final sólo podía preguntarse hasta cuándo iba a llegar ese deseo del director por mostrar una idea sobre lo complejo (y absurdo) del comportamiento humano en la sociedad capitalista… Y de paso si dicho director no sabía lo que era editar una película y eliminar las partes que eran repetitivas.

HighRiseBanner

Y no. En semejante situación ver que son más de las doce de la noche de un domingo y que al día siguiente hay que madrugar, no ayuda precisamente a que intentes ver lo poético de cada escena, como de seguro había sido la intención de su director.

The following two tabs change content below.

Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.

About Barbara Cruz

Periodista y escritora a tiempo completo. En los ratos libres veo de todo y leo cualquier cosa que caiga en mis manos. Nunca se sabe cuál será mi nueva obsesión.