Hawaii Five-0 8×09: Death at Sea

Hawaii Five-0 8x09: Death at Sea

Hawaii Five-0 8x09: Death at Sea

Series: Hawaii Five-0

4 Stars

Summary

Cuando Steve, Danny, Tani y Junior suben a un barco con múltiples cadáveres, se exponen sin querer a un arma biológica que pondrá sus vidas en peligro.

Coder Credit

El cinco cero no gana para sustos y en el episodio de esta semana tendrán que verse cara a cara con la muerte. No es un capítulo con una trama muy elaborada pero nos mantiene en vilo y tensión durante todo el tiempo, el caso es lo de menos porque son los protagonistas los que nos importan y tememos por ellos en una cuenta atrás que cada vez es peor.

Todo comienza con la aparición en el mar de una mujer inconsciente y deshidratada en un bote salvavidas. El equipo se pone a investigar de dónde ha podido salir y la búsqueda de Jerry da resultado: se trata de una mujer de negocios, a la que Adam conoce, y que fue invitada a una fiesta en un barco la noche anterior. Al ser imposible que comuniquen con radio con la embarcación, Jerry triangula su posición usando un satélite y descubren la cubierta llena de cadáveres.

La unidad se divide, Lou y Jerry se quedarán en tierra donde contarán con la ayuda de Adam, mientras que Steve, Danny y Tani irán al barco acompañados por Junior, que va a pasar una semana de prácticas en el cinco cero. El problema llega cuando bajan al barco desde el helicóptero y descubren que todos los fallecidos han sido víctimas de algún tipo de virus: todas presentan señales de hemorragias y no hay ninguna otra señal externa que indique otra causa posible de muerte.

Steve lo tiene claro, ellos mismos se han expuesto y no pueden regresar a la ciudad, por lo que cogen todas las pruebas y muestras posibles que mandan al helicóptero para que la policía y el CDC lo analice todo. Los cuatro deben permanecer en el barco esperando que encuentren un antídoto para la enfermedad antes de que sea demasiado tarde para ellos.

McGarrett obtiene muestras de tejido de una víctima

Mientras tanto, Lou ha dado el aviso en el hospital y han puesto en cuarentena a la mujer que estuvo en el barco junto a todos los que han estado en contacto con ella. Lou y Adam van a hablar con ella para que les cuente lo que ocurrió esa noche, ésta explica que no se enteró muy bien de lo que pudo pasar porque a mitad de la fiesta le dio dolor de cabeza y se acostó un rato. Se despertó al escuchar gritos y vio a un tipo llamado Marko, un viejo amigo del dueño del barco, amenazando con una pistola a todos los invitados mientras estos lo increpaban.

La mujer creyó que se trataba de un robo y decidió huir, cogió el bote salvavidas, se lanzó al mar y al final se desmayó hasta que despertó en el hospital. Además no está enferma ni muestra ningún síntoma, por lo que deducen que se marchó antes de que se liberara el virus y entonces van a hablar con el laboratorio. La experta les dice que se trata de un híbrido de virus, uno que provoca los síntomas del ébola pero que se contagia con la facilidad y rapidez de otro virus como el sarampión. Es algo para lo que no están preparados y tardarían meses en sintetizar una vacuna, pero nuestros protagonistas no tienen tanto tiempo, porque el tiempo estimado entre el contagio y la muerte es de entre 8 y 10 horas.

Tras revisar las fotos de los cadáveres, descubren que el tal Marko no está entre ellos y Lou llama a Steve para pedirle que revisen bien todo el barco porque tal vez el tipo siga allí dentro. Y no se equivoca porque lo encuentran, también muerto pero por quemaduras de una bengala, en la sala de motores. El hombre murió abrazado a un maletín donde hay varios viales, uno de ellos roto y que fue el que desencadenó todo el caos. Pero si el tal Marko murió por las heridas de la quemadura y no por el virus, debía tener un antídoto y quizá hay esperanza para ellos.

Adam, Grover y Jerry investigan contrarreloj para salvar a sus amigos

Sin embargo no encuentran ni rastro de una posible cura entre las pertenencias del muerto y vuelven a desanimarse, y nosotros con ellos. Obviamente sabemos que al final se salvarán y nadie va a morir, pero eso no quita que nos preocupemos cuando vemos que poco a poco van cayendo enfermos, sucumbiendo a la fiebre, los mareos y el malestar general. Tenemos varias interacciones entre Tani y Junior que se agradecen, los dos son los jóvenes del equipo (aunque el segundo aún no sea un miembro de pleno derecho), y al principio los vemos entusiasmados por su trabajo pero, tras comenzar a enfermar, Tani está decaída y no comprende como su amigo es capaz de mantener la calma.

Junior ha sido entrenado como Steve para saber controlar sus emociones y mientras pueda andar y respirar va a seguir luchando, sus palabras consuelan un poco a la chica para mantener la esperanza de que lograrán salvarse. Danny es el que enferma más rápidamente, lo que no impide que asalte el minibar para coger una botella del champán más caro para bebérselo en cubierta. Steve se sienta a acompañarlo y se ponen a hablar.

Es cuando Danny confiesa que tiene que decirle algo, su compañero cree saber lo que le va a decir y le pide que no lo haga ni lo diga, que él siente exactamente lo mismo (se quieren, en esta ocasión no lo dicen, pero sabemos que era eso en lo que pensaba Steve). Pero Danny nos sorprende porque estaba dándole vueltas al tema del restaurante y se le ha ocurrido crear una sala de espera para los clientes que tengan que aguardar a que les den una mesa. Steve finge estar de acuerdo con la idea, pero más adelante confesará que le parece terrible y no dijo nada porque Danny estaba enfermo y no quería que empeorara.

También tengo algo que criticar respecto al tema del restaurante, que al inicio del episodio hayan estado discutiendo sobre si debían poner pasta sin gluten y otro tipo de productos para la gente alérgica. Y es sorprendente que sea Steve quien lo proponga y Danny quien se niegue, diciendo que a quien no le guste o no pueda comer su comida por ser alérgico, que se vaya a otro sitio. ¿EN SERIO? No me creo que el detective dé ese tipo de respuesta y se muestre tan insensible con algo tan serio, es que no le pega en absoluto.

Podría ser una bonita mañana tomando el sol si no se estuvieran muriendo

De vuelta a Oahu, vemos que Jerry, Lou y Adam avanzan con la investigación y han descubierto la verdadera identidad de Marko, que resulta ser un criminal buscado por la interpol precisamente por ser peligroso con el tema de las armas biológicas. Y cuando se paran a pensar un poco la historia y lo que hacía “Marko” ahí, se dan cuenta que seguramente solo quiso usar el barco de la fiesta para entrar en el país, quizá para vender el virus y, por tanto, la mujer superviviente los ha engañado y ha estado involucrada en todo desde el principio.

Pero para cuando vuelven al hospital es demasiado tarde ya que ha huido tras matar a una enfermera, todo porque ha recibido una llamada del comprador del virus que quiere que le devuelva el pago que le hizo ya que no va a conseguir su pedido. Los contactos de Adam son vitales para que puedan seguir el rastro del dinero de la cuenta de la mujer hasta el comprador y los detienen a los dos, logrando el antídoto que necesitan sus amigos.

La entrega se complica un poco porque si ya había bastante drama con todos enfermos, meten una fuerte tormenta para que cueste que el helicóptero se acerque al barco. Y al final, como no, el maletín con la cura acaba en el mar y Steve tiene que hacerse el héroe lanzándose al agua, pero el que salva el día es Junior que tiene que ir con un salvavidas a recoger a Steve y el maletín mientras Tani tira de la cuerda para acercarlos al barco. Por último vemos un salto en el tiempo de tres días, y vemos que todos se encuentran perfectamente pero siguen en cuarentena en el hospital bajo vigilancia médica hasta que sea seguro que salgan de allí.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.