Hawaii Five-0 8×03: Your Knife, My Back. My Gun, Your Head

Hawaii Five-0 8x03: Your Knife, My Back. My Gun, Your Head

Hawaii Five-0 8x03: Your Knife, My Back. My Gun, Your Head

Series: Hawaii Five-0

4.5 Stars

Summary

El equipo de McGarrett investiga el asesinato del jefe de una las familias mafiosas más importantes de la isla, en el que contarán con la ayuda de un viejo amigo.

Coder Credit

La serie policial de la CBS mantiene el nivel de la semana pasada en cuanto al interés sobre la investigación, pero además le añade un nuevo plus al tema del restaurante de Steve y Danny que vuelve a hacernos tener en mente una única palabra: “McDanno”.

Ya comenté en algunos episodios de la temporada pasada que Peter Lenkov y sus guionistas estaban dedicando varias escenas que solo se podían definir como un regalo para los fans McDanno (aquellos que ven plausible una posible relación romántica entre Steve y Danny), el capítulo de San Valentín fue un claro ejemplo de ello. Y sé que hay seguidores de la serie contentísimos con la idea y otros a los que les causa rechazo, después de todo, siempre nos han dado a entender que los dos protagonistas son heterosexuales. Pero hay que admitir que hay ciertos momentos y escenas que dan bastante que pensar.

La cuestión es que la gran base de fans que apoyarían esta relación es algo de lo que son muy conscientes los responsables de la serie, y no dudan en explotarlo todo lo posible. Yo soy de las que piensan que jamás va a pasar nada entre ellos, aunque me gustaría, pero siendo la CBS me extrañaría mucho que les hicieran pareja.

Y es entonces cuando de repente te encuentras con los dos hombres discutiendo sobre su restaurante y aparece Kamekona con una idea de reclamo para el local, que según él no debería llamarse Steve's sino McDanno's y hasta ha hecho camisetas, y aquí los fans explotamos sin poder creer lo que estamos viendo. ¿Juegan con nosotros como es lo habitual o están allanando el camino a que pueda haber algo?

Queremos que esta camiseta salga a la venta

El tema McDanno no termina aquí, pero voy a comentar primero el caso y luego retomo el eterno dilema del ship. El cinco cero comienza a trabajar en un caso muy importante: el líder de la familia Okada ha sido asesinado, así como nueve de sus hombres, pero lo más sorprendente es que ha sucedido mientras el FBI investigaba al mafioso. La policía teme que esto inicie una guerra de bandas y saben que tienen que encontrar a los culpables lo antes posible, por lo que establecen dos vías de investigación: primero hablar con el hijo de la víctima, misión para Tani y Lou y, segundo, indagar entre las bandas rivales, trabajo para Steve y Danny.

Pero no estarán solos porque un viejo conocido de la temporada anterior, el agente del MI6 Harry Langford está de vacaciones en la isla y les pide que lo dejen acompañarlos. El hombre se ha retirado del servicio activo y aunque lleva un tiempo viajando y disfrutando de la vida, asegura que se aburre y necesita volver a la acción aunque sea por un día.

Su retiro es un tema de conversación interesante para Steve y Danny que ya tienen planificado su futuro en el restaurante para cuando dejen el trabajo. La presencia del británico cambia la típica dinámica y resulta bastante entretenida, aunque eso provoque que Tani y Lou queden relegados a un segundo plano, ya que solo mantienen una corta reunión con Derek Okada quien dice no saber nada de los negocios de su padre.

Los tres hombres van a hablar con Kamekona quien, como ex criminal rehabilitado y confidente del equipo, suele estar al tanto de todo lo que ocurren en la isla, les da un nombre de un traficante de armas. El problema es que el tipo con quien tienen que hablar conoce bien a los policías de la zona y jamás accederá a reunirse con ellos, sin embargo no conoce a Harry y será éste quien se encuentre con él. Solo harán falta algunos disparos, puñetazos y golpes para que les diga a quien ha vendido recientemente un cargamento de armas.

Danny intenta convencer al hombre para que hable antes de dejarlo en las garras de Steve y Harry

No tardan en irrumpir en un almacén donde hay una banda con multitud de armas, neutralizan a todos aquellos que les disparan y acaban atrapando con vida a uno de ellos. De vuelta en la base del equipo interrogan al detenido que insiste en su inocencia, estaba al tanto de la investigación del FBI sobre su enemigo y dice que había sido una estupidez atacarlo con los federales allí. No saben qué pensar pero Lou les confirma que el tipo tiene razón, además han llegado los resultados de balística y resulta que todos los muertos fueron disparados con un mismo arma.

Jerry ha usado el material de grabación de los micros del FBI para representar el escenario y lo que pudo ocurrir: una única persona accedió al local por la salida de emergencia y apenas cuarenta segundos acabó con la vida de Okada y sus hombres. Las sospechas van enseguida a un asesino a sueldo, creen que solo un especialista es capaz de hacer algo así, además se encuentran con que la camarera que trabajaba esa noche en el local es sospechosa y, por si fuera poco, las balas recogidas se corresponden con la de una pistola que fue robada tres días atrás.

Las habilidades informáticas de Jerry son una ventaja

El cinco cero vuelve a dividirse: Danny, Steve y Harry van al hotel donde se ha usado la tarjeta de crédito de la camarera por última vez. Pero al llegar allí la encuentran muerta y ya no saben qué pensar. Por su parte, Tani y Lou van a hablar con el señor Walcott, quien puso la denuncia de robo de su pistola, empiezan a sospechar de él cuando se muestra particularmente nervioso al preguntarle sobre su arma, más aún cuando le comentan que es extraño que sólo le robaran el arma dejando en la casa algunos objetos muy valiosos que están a simple vista.

Justo en ese momento suena el teléfono del tipo que rehúsa contestar y es Lou quien responde al móvil, encontrándose con Steve al otro lado de la línea. El líder de la unidad le explica que la camarera asesinada envió un mensaje de texto a ese número antes de morir, Lou y Tani creen que tienen al culpable y lo van a detener cuando escuchan sonido de neumáticos en el exterior: un grupo de hombre armados acaba de llegar y su misión es eliminar a Walcott. Se sucede un tiroteo que acaba con cinco delincuentes muertos, uno huido y con Walcott que también se ha escabullido.

Tani y Lou hablan con el culpable

Con todo el equipo reunido nos explican la información que faltaba: ¿por qué iban a por un hombre aparentemente inocente? Porque Walcott es el asesino, lleva tres años preparando el golpe ya que la familia Okada fue la culpable de la muerte de su hijo, al que atropellaron. Desde entonces ha estado entrenando y adquiriendo armas, dispuesto a acabar con toda la familia. Derek Okada, hijo de la víctima, sabía perfectamente de qué iba el asunto y por eso ha enviado a sus hombres a matarlo, tal y como hicieron con la camarera que resultó ser la novia de Walcott.

Éste ya no tiene nada que perder y va hacia el edificio de la familia para terminar su trabajo, el cinco cero también va para allá pero cuando aparecen en el apartamento, encuentran que Walcott está a punto de ejecutar a Okada. Tratan de razonar con él y hacerle ver que la venganza no lo hará sentirse mejor, pero sorprendentemente no logran convencerlo y Okada acaba muerto de un disparo en la cabeza. Hacía mucho tiempo que no veíamos que el equipo no lograba salvar una vida.

Sería interesante volver a ver a Harry por la serie más adelante

Y para acabar volvamos al McDanno. Si creíamos que el asunto de la camiseta iba a quedar en una simple anécdota que podríamos considerar una de las ideas locas de Kamekona, nos equivocábamos por completo, porque en el episodio nos encontramos con más joyas. Lo primero de todo es analizar dicha camiseta donde podemos leer: “McDanno's Bar & Grill” y donde aparecen los dos protagonistas caricaturizados en plan dibujo representando la clásica escena de la Dama y el Vagabundo. Steve y Danny rechazan la idea enseguida, ¿les ofende aparecer en un dibujo de esas características? ¡NO! El único defecto que le encuentran a la camiseta es lo del bar and grill, porque lo suyo va a ser un restaurante italiano de categoría.

De hecho están tan obsesionados con que el local sea perfecto que hasta discuten por el color que tendrá la tela de las paredes, para la que Danny le muestra a Steve tres tonos de rojo que éste encuentra absolutamente iguales (yo tampoco veo diferencia). Pero la cosa continúa mientras trabajan acompañados de Harry, el británico comenta los clásicos carguments (las discusiones en el coche entre los dos compañeros), pequeñas peleas que sabe que en el fondo son muestras de amor y así lo declara.

Y lo remata diciendo que entiende que piensen que una vez se retiren, lo mejor que pueden hacer es montar un negocio juntos como es el restaurante, porque ellos dos no pueden estar separados (palabras textuales). Lo dice como si fuera lo más obvio y evidente del mundo, pero Steve y Danny parecen impactados por sus palabras y enmudecen sin ser capaces de rebatirle algo que todos sabemos es cierto. Ya sea como amigos (o como algo más) forman un equipo y están tan acostumbrados el uno al otro que parece impensable que no sigan viéndose a diario durante el resto de sus vidas.

Steve y Danny deberían hacer caso a los consejos comerciales de Kamekona

Y así nos deja otra vez más Lenkov, pensando si nos están dando a entender que existe una opción de que pueda ocurrir algo, si solo juegan con todo este tema para mantener una audiencia que saben que puede mermar por la falta de Chin y Kono, o simplemente les parece divertido ir un paso más allá aunque no tengan intención alguna de hacer que den el paso final. Sabiendo que la octava temporada va a ser seguramente la última de Alex O'Loughlin, y que si se marcha es más que probable que Scott Caan se vaya con él: ¿nos darán un final abierto para ellos en el que cada fan piense e interprete lo que quiera? Habrá que esperar unos cuantos meses para saberlo.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.