Hawaii Five-0 7×23: Prelude

Hawaii Five-0 7x23: Prelude

Hawaii Five-0 7x23: Prelude

Series: Hawaii Five-0

5 Stars

Summary

Danny debe proteger a toda costa la vida de un testigo en coma de un caso en el que trabajó antes de unirse al cinco cero.

Coder Credit

A falta de dos episodios para acabar la séptima temporada, nos encontramos con un capítulo con Danny Williams como protagonista absoluto. A través de algunos flashbacks veremos cómo era su vida antes de que Steve McGarrett entrara en ella, además de ver que cuando se trata de salvar la vida de un inocente es capaz de hacer las mismas locuras que su compañero. Los guionistas han sabido hacer un episodio muy completo que además enlaza muy bien con cosas que vimos en los primeros capítulos de la serie.

Estamos acostumbrados a que en cada temporada haya al menos un episodio dedicado a uno de los componentes del cinco cero, en este caso nos hallamos ante cuarenta minutos dedicados casi en exclusiva a Danny, puesto que a excepción de Steve que sale algo más, el resto de la unidad aparece de forma puntual. El capítulo de Danny tiene mucha acción pero también sus momentos emocionales y le dan un nuevo sentido a la situación del detective cuando se vio obligado a formar parte del cinco cero.

Lo que parecía que iba a ser una tranquila mañana montando el nuevo cuarto de Charlie con ayuda de Steve, tranquila si le quitamos los continuos piques entre los dos hombres, se convierte en una lucha contrarreloj para salvar la vida cuando el ex capitán de Danny aparece en su casa para darle una sorprendente noticia. El testigo clave de una antigua investigación por homicidio del policía acaba de aparecer, le habían dado por muerto puesto que llevaba siete años desaparecido, pero justo nos enteramos que ha estado todo este tiempo en coma en una clínica en la otra punta de la isla, donde nadie sabía su nombre. El ex capitán de Danny vio la noticia por casualidad y no tarda en recordar a aquel testigo que se les escapó y avisa al detective, partiendo los dos de inmediato a la clínica.

Nada como un poco de bricolaje para pasar la mañana libre

Una vez comprueban que se trata del mismo hombre se encuentran con un problema, y es que si ellos han reconocido al tipo, los que le mandaron al hospital también pueden haberlo hecho y acudir para acabar el trabajo. Y no se equivocan puesto que antes de que tengan tiempo de organizar un traslado, aparece una asesina a sueldo haciéndose pasar por enfermera, no llega a matar al hombre porque Danny reacciona a tiempo pero hasta él podría haber muerto a manos de la asesina. Tanto el policía como el capitán se dan cuenta de que allí no pueden mantener a Makino, nombre del testigo, a salvo y tienen que salir antes de que aparezcan nuevos mercenarios.

Danny llama a Steve para pedirle que conduzca como un loco hasta allí porque le necesita, y el SEAL no necesita que se lo repitan dos veces para ir a toda prisa a echar una mano. El plan es coger una ambulancia, donde una enfermera de fiar pueda mantener con vida a Makino con el respirador, hasta la comisaría más cercana donde esperarán a Steve. Pero nada sale cómo pensaban, la clínica está rodeada de hombres armados y Danny deberá ir abriendo camino a base de tiros antes de poner subir al vehículo e iniciar una rápida huida en la que serán perseguidos y tiroteados por los ocupantes de otros dos coches.

Hemos visto a Steve conducir de forma temeraria mientras Danny le chillaba que parara, pero el policía hace exactamente lo mismo con la intención de salvar la vida de las cuatro personas que van en la ambulancia. Llegará al punto de arriesgar al máximo la integridad de todos haciendo distintas maniobras que dejan la ambulancia hecha polvo e impide que puedan continuar el camino hasta la comisaría, de manera que tendrán que buscar refugio en alguna de las viviendas que hay por la zona. Danny llama a Steve para darle las nuevas noticias, y éste promete que le encontrará pese a que es imposible que Jerry pueda rastrear la ubicación exacta del detective.

La asesina está a punto de lograr su misión

La situación en la casa se descontrola cuando los asesinos les encuentran y les rodean asegurándose que no tengan forma de escapar. Danny se niega a entregarles a su testigo y luchará hasta el final, para ello da instrucciones a la enfermera y su antiguo capitán para presentar batalla. Y ya estaban a punto de acabar mal y sin munición cuando aparece Steve atropellando a los malos e irrumpiendo en la casa destrozando la pared con su coche. Una aparición triunfal y bestia como es típica en él.

Por su parte, Chin, Kono y Lou han estado investigando quién podría estar detrás del intento de asesinato de Makino y, con la información proporcionada por Danny, acaban deteniendo a un tipo de un cartel de droga cerrando el caso siete años después. Pero por si acaso hubiera alguien más involucrado, o el mismo mafioso intentara dar órdenes de matar al testigo, Danny le pone protección al hombre hasta que el juicio tenga lugar. Aquí veremos una conversación bastante interesante entre éste y su ex capitán que ahora está retirado

Ya sabemos que Danny lleva tiempo planteándose dejar el cuerpo cuando cumpla sus veinte años de servicio, su ex jefe le dice que es un gran policía y Hawaii saldría perdiendo pero que debe hacer lo que considere mejor. Justo antes de añadir que primero debe tener un plan de futuro y ante todo que no se le ocurra abrir un restaurante, eso fue lo que él hizo y le salió francamente mal. La cara de Danny cambia bastante al escuchar sus palabras, lo que sumado a la declaración de la enfermera de que ambos salvan vidas en su trabajo, podrían indicar que el detective va a pensarse mejor lo de retirarse.

¿Nos despedimos del Steve's?

Pero no toda la acción ha transcurrido en el presente, sino que hemos visto numerosos flashbacks del caso en 2010. Nos han presentado a un Danny descontento con su vida en la isla pese a que ya lleva seis meses allí, siendo el objeto de bromas y burlas por sus compañeros en el departamento por su forma de ser, o el hecho de llevar corbata al trabajo. Un Danny que no se siente valorado por su capitán, algo de lo que el hombre se disculpará siete años después, un hombre perdido que ha dejado toda su vida atrás porque no quería perder a su hija.

Así era la infeliz vida de Danny antes de conocer a Steve y a su familia en el cinco cero, y se aprecia un cambio muy grande entre ese Danny y el de ahora. Hasta el punto de que el propio hombre se sienta a hablar con Makino esperando que éste pueda oírlo pese a estar en coma, donde se disculpa por no haberle ayudado siete años atrás y dándole las gracias porque de no ser por él no habría encontrado su lugar en Oahu ni a toda la familia que ahora tiene en la isla.

Un gran acierto por parte de los guionistas ha sido el de hilar perfectamente el caso con el año 2010, teniendo multitud de detalles de la primera temporada que no nos pasan desapercibidos. En 2010 teníamos a Danny en plena guerra con su ex mujer Rachel, luchando continuamente por su derecho de pasar más tiempo con Grace. Veremos algunas de estas llamadas, volveremos a oír el tono de “Psicosis” que el policía tenía adjudicado en el teléfono a Rachel cada vez que ésta llamaba. Sus camisas y la corbata que tanto la caracterizaban en la primera temporada, el detalle del conejo de peluche que pensaba regalarle a su hija en el primer episodio y que llevaba en el Camaro. Y hasta vemos a su compañero Meka, el único que de verdad le apreciaba, y que fue asesinado en el episodio ocho.

Steve es capaz en un día de montar un cuarto infantil y atropellar a unos asesinos a sueldo

Así hasta llegar al momento en el que le asignan el caso del asesinato de John McGarrett y acaban teniendo su primer encontronazo con Steve, cuando los dos se conocieron y empezó a formarse el equipo. Danny se deshace en elogios hacia todos sus compañeros, ya miembros de su familia, y mientras tanto somos testigos de una tierna escena de Steve cuidando al pequeño Charlie en su nueva habitación. Cuarto que ha acabado montando Steve solito, pero que no duda en cederle todo el mérito a Danno para que el niño sepa lo mucho que su padre le quiere.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.