Hawaii Five-0 7×21: The Water Is Dried Up

Hawaii Five-0 7x21: The Water Is Dried Up

Hawaii Five-0 7x21: The Water Is Dried Up

Series: Hawaii Five-0

4 Stars

Summary

El equipo investiga el asesinato de la tripulación de un barco de la guardia costera, mientras que Lou viaja hasta Chicago con su hijo para testificar en el juicio contra su ex compañero.

Coder Credit

El cinco cero llega con un episodio bastante más entretenido que los anteriores, Steve, Danny, Chin y Kono van en busca de una banda criminal en una isla privada y acabarán metidos en una situación de vida o muerte donde solo cuentan con su ingenio y sus propios recursos. La parte más dramática la protagoniza Lou en la vuelta a la ciudad que fue su hogar, un regreso bastante amargo para el hombre que ve como el haber encerrado al que era su mejor amigo le ha granjeado la antipatía de todo el cuerpo de policía.

El hallazgo de varios cadáveres pertenecientes a la guardia costera, por parte de una pareja que estaba perdida en mitad del océano, da comienzo a un caso de máxima prioridad para el equipo. Sobre todo cuando investigan las balas usadas para matar a la tripulación y la relacionan con la parte de la Yakuza en la que mandaba Michelle Shioma, la mujer que se les escapó a finales de la temporada pasada y de la que no han vuelto a tener pistas. Están por tanto ante una ocasión de oro para encontrar a su enemiga y encerrarla de una vez por todas.

Pero antes de que comience la acción tenemos a Steve y Danny yendo a la revisión médica del SEAL para comprobar como va su recuperación tras el trasplante de hígado. El médico confirma que todo va un poco lento pero bien y entonces le dice a Steve que ya puede empezar a hacer ejercicio moderado. Danny nos representa a todos cuando se empieza a reír como si le hubieran contado un chiste: Steve comenzó a hacer el loco y a arriesgar su vida de miles de maneras distintas apenas una semana después de abandonar el hospital. El hombre se ha saltado las instrucciones médicas desde entonces y no va a parar, pero al menos no parece que su insensatez le haya ocasionado daño alguno.

Danny se preocupa por la salud de Steve

Ya implicados en el caso, Jerry encuentra el barco de la Yakuza en una playa de la isla Lanai que tiene acceso restringido. Steve decide que irán tan solo los cuatro y no avisarán a la policía porque está seguro de que hay un topo en el departamento, con Jerry como enlace y sin nadie más que sepa adonde se dirigie, en el equipo se traslada en helicóptero hasta la jungla de la isla. Apenas llevan un trecho recorrido cuando encuentran varios cadáveres colgados de los árboles y en un avanzado estado de descomposición, pero los problemas acaban de comenzar ya que son rodeados por una decena de hombres armados que les capturan.

Les conducen hasta la base desde la que operan y el líder reconoce el nombre de Steve, comenta que Shioma tenía miedo de que llegaran a encontrarles para finalmente decir que la mujer lleva tiempo muerta y es uno de los cadáveres de los árboles. Les encierran en una jaula mientras empiezan a desmantelar todo el campamento para largarse de allí cuanto antes, los miembros del cinco cero saben que tienen tiempo limitado para buscar la forma de escapar de allí antes de que sea demasiado tarde. Danny confía en que Steve utilice algún truco de Navy SEAL para sacarles de allí, pero no hay nada que puedan usar y el hombre tendrá que improvisar.

McGarrett le dice a uno de los guardias armados que tiene que hablar con su jefe para proponerle un trato. Éste accede y Steve le dice que si perdona la vida de su equipo, le entregará 20 millones de dólares que Michelle Shioma dejó abandonados en Oahu cuando se marchó a toda prisa. El hombre finge pensárselo, pero descubrimos que Shioma sigue viva y está allí, desbaratando todo el plan de Steve que sufre una paliza antes de que le devuelvan a la jaula donde siguen los demás. Pero no todo ha sido una pérdida de tiempo, porque Steve ha logrado robar una bala, usando la pólvora que hay en su interior puede probar a romper el candado y escapar antes de que les maten.

La unidad cae en una trampa

Mientras tanto, en Oahu, Jerry está cada vez más preocupado por no tener noticias de sus amigos. Recibió instrucciones precisas de McGarrett para no involucrar a la policía en el asunto, pero tras consultarlo con la nueva forense, llega a la conclusión de que sí que puede confiar en Duke. El sargento ha sido un apoyo constante para el equipo, y no duda en seleccionar a hombres de su entera confianza para ir al rescate del cinco cero.

Y eso es justo lo que ocurre, porque pese a que Steve y su equipo logran salir de la jaula y presentar batalla, no aguantan más que unos minutos hasta quedarse otra vez en desventaja, sin munición y rodeados de varios criminales que esta vez sí van a matarlos. Y si logran salir con vida es porque llega Duke con sus agentes y salvan el día, deteniendo a los delincuentes y a Michelle Shioma. Estamos ante uno de esos episodios raros en los que no es el cinco cero el que rescata a todo el mundo y arregla una situación límite, sino que esta vez son ellos los rescatados, y está bien que nos muestren que no son infalibles y también necesitan ayuda.

La desobediencia de Jerry a la orden de Steve de no involucrar a la policía pesa sobre el hombre, que no se arrepiente de sus actos porque les ha salvado la vida y dice que asumirá las consecuencias sean cuales sean. Lo que Jerry no esperaba es que por fin le hacen entrega de la tan esperada placa del cinco cero, se la ha ganado sobradamente y ahora ya es oficial que es uno más del equipo.

Jerry admira la esperada placa ante las felicitaciones de sus compañeros

En cuanto a Lou y su hijo Will, ambos viajan a Chicago donde el capitán tiene que declarar en un juicio contra su ex amigo, que asesinó a su propia esposa y luego fue a por Lou y su familia. Grover lo ve como la ocasión perfecta para volver a su ciudad con Will y pasar un tiempo de padre e hijo, tal vez en un principio esta trama nos pueda sobrar o parecer aburrida, pero hay mucho trasfondo y me parece necesario hacer hincapié en ello. Lou no se arrepiente de haber mandado a la cárcel al tipo, no le pudo pillar por asesinato pero sí por robar dinero de un escenario, el problema es que en Chicago nadie lo ve así.

Los otros policías, aquellos que incluso eran amigos de Lou, le tratan como un paria por haber ido contra uno de los suyos. A ver, está bien que entre compañeros se protejan, pero hacerle el vacío a un amigo porque detuvo a un poli corrupto es para hacérselo mirar, y sin embargo es lo que pasa. Lou deja de ser bien recibido en los bares de policías donde iba con sus amigos, tiene que soportar malas miradas y comentarios hirientes por haber hecho lo correcto. Y fastidia ver que un buen hombre es juzgado de esta manera por haber hecho bien su trabajo, y en cambio el criminal es defendido por ser uno de “los suyos”.

Parece que da igual lo que haya hecho para ir a prisión, aquí el que es perseguido y marginado es el policía que ha ido a por otro policía, solo por eso, por haberse atrevido a ir contra un compañero. De verdad, que es algo sobre lo que pensar.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.