Hawaii Five-0 7×19: Exodus

Hawaii Five-0 7x19: Exodus

Hawaii Five-0 7x19: Exodus

Series: Hawaii Five-0

3.5 Stars

Summary

El cinco cero se divide para trabajar en dos casos, uno de ellos relacionados con abusos a menores junto a la investigación de un triple asesinato.

Coder Credit

La serie se toma un respiro tras todo el McDanno que ha habido últimamente para volver a los casos semanales. El episodio de esta semana está muy centrado en Kono, que toma el control de la situación y podemos disfrutar de más minutos de ella en pantalla, algo que sinceramente echábamos de menos. Veremos el lado más vulnerable de la policía, pero también el más fiero y guerrero gracias a una genial interpretación de Grace Park que roba cada una de sus escenas.

El episodio es bastante sencillo con dos casos muy diferenciados, el que llevan Chin y Lou que tiene muy poca importancia y parece más de relleno para darles algunos minutos, y el que investigan Kono y Steve que es el que ocupará gran parte del capítulo. Los dos primeros tienen entre manos el homicidio de tres hombres, dos de ellos en rehabilitación por drogas y el tercero su consejero para ayudarles a pasar por la situación en la que se encuentran. Los cadáveres los descubre la novia de uno de los ex drogadictos, y no hace falta ser muy avispado para sospechar que la mujer oculta algo.

El caso no tiene muy dificultad, descubren que la casa servía de alijo de drogas, encuentran al camello que ocultaba ahí la mercancía y éste les ayuda a dar con quien se la ha robado que, oh sorpresa inesperada, resulta ser la mujer del principio con su nuevo novio. Nada que Chin y Lou no resuelvan en unas cuantas horas para luego poder echar un cable en el caso que tiene casi todo el peso de la trama.

Al final todos colaboran para dar caza al sospechoso

La forense que sustituye a Max llama a Kono para pedirle un favor, y le explica que una adolescente acudió al hospital donde trabaja una amiga suya. Ésta sospechó que la joven podía estar sufriendo abusos por parte del adulto que la acompañó a urgencias, pero no tuvo tiempo de avisar a servicios sociales porque se escaparon en cuanto abandonó la habitación. Kono y Steve se ponen de inmediato a trabajar en el posible caso y descubren, por las cámaras de seguridad del hospital, que la adolescente lleva seis semanas desaparecida. Tras hablar con los padres y que estos no reconozcan al tipo que iba con su hija, deciden coger el portátil de la chica para que Eric le eche un vistazo. Así encuentran unos mensajes borrados que la joven intercambió con un desconocido.

Tras obtener la dirección desde donde se enviaron los e-mails que recibió la chica, Steve y Kono irrumpen en la casa que se encuentra desierta. Vemos que la situación es bastante más seria de lo que pensábamos porque hay múltiples colchones por varias habitaciones, y finalmente encuentran a otra menor en estado de shock encerrada en un armario. Tras hacerle un reconocimiento en el hospital, nos confirman lo que ya sospechábamos: ha sufrido abusos y ha sido víctima del tráfico sexual de la isla. La adolescente está muy traumatizada pero coopera con Kono para ayudar a las otras chicas que siguen siendo prisioneras.

Nos enteramos que el nombre del proxeneta es Emilio, y que tiene a una mujer como ayudante para controlar a las chicas. El relato de la joven es escalofriante, y vemos la rabia y la impotencia de Kono al escuchar todo lo que ha sufrido la víctima, pero su valentía para hablar de lo que le ha pasado les proporciona una pista esencial, y es que había un cliente habitual que pagaba por ella. El hombre hablaba mucho y le dijo que era profesor de natación en un instituto. Así estrechan el cerco, consiguen las fotos de todos los que coinciden con el perfil y la joven le identifica.

Para la policía no es un caso más

Steve y Kono van a casa del tipo y le obligan a contactar con el proxeneta para concertar una “cita”, les envían la dirección de un hotel y van hasta allí a esperar. Una nueva adolescente aparece para la cita, Kono la pone a resguardo mientras Steve y la policía acorralan el vehículo en el que ha llegado, pero quien conduce resulta ser la cómplice del tal Emilio. La mujer se niega a colaborar diciendo que no tienen nada contra ella, y aquí es cuando Kono saca su lado más oscuro y amenaza con pedirle a otras reclusas que le hagan daño cuando esté esa noche en el correccional.

La otra acaba asustándose y les da la dirección donde están las demás chicas y el proxeneta. Todo el cinco cero, a excepción de Danny que está de visita en Nueva Jersey, participa en la detención y liberación de las víctimas. Pero será Kono quien se enfrente cuerpo a cuerpo con el criminal, no se contenta con desarmarle y esposarle sino que le da la paliza de su vida antes de que llegue nadie para poder detenerla. Todas las jóvenes son liberadas pero tienen por delante un duro camino para superar el trauma que han vivido.

Y es cuando mencionan un centro que existe realmente en Oahu para ayudar a adolescentes víctimas de abusos y de explotación sexual, un lugar donde conviven con chicas como ellas y en el que con terapia y tiempo acaban aprendiendo a vivir con lo que han sufrido, superando el trauma y pudiendo reintegrarse de nuevo en la sociedad. Creo que los guionistas querían transmitir ese mensaje de esperanza de que con tiempo, ayuda y paciencia se pueden superar las cosas malas que nos suceden.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.