Hawaii Five-0 7×11: Snatchback

Hawaii Five-0 7x11: Snatchback

Hawaii Five-0 7x11: Snatchback

Series: Hawaii Five-0

4 Stars

Summary

La fiesta de cumpleaños de Chin queda interrumpida cuando le informan que su sobrina Sara ha sido secuestrada en México.

Coder Credit

Hawaii Five-0 nos trae un episodio cargado de emoción, tensión, tiroteos y drama para despedir el año, a pesar de que la temporada esté teniendo altibajos con episodios muy buenos y otros muy regulares, ahora nos deja un buen sabor de boca y ganas de más en el último capítulo de 2016.

Después de haber tenido que dejar que los tíos de Sara de México se quedaran con su custodia, la niña no ha sido olvidada en la serie, lo que nos dejaba claro que antes o después volveríamos a saber de ella y algo ocurriría: no nos equivocábamos. El teniente hizo todo lo posible por tratar de quedarse con ella, investigó a sus parientes e incluso usó a la chiquilla como espía en busca de evidencias de que sus tíos no eran buenas personas. Es por esto por lo que cuando nos enteramos que Sara ha sido secuestrada no nos sorprende demasiado.

Chin está dispuesto a coger el primer avión a Juárez para encontrar a su sobrina, pero es obvio que el equipo no le va a dejar ir solo en una situación así y todos parten con premura hacia México con ayuda de un agente de la DEA que trabaja allí. No vamos a entrar en los detalles de lo fácil que consiguen viajar a cualquier punto del planeta y tener armas, porque ya sabemos que es ficción, pero a veces se podrían esforzar un poco más en hacerlo creíble.

Steve convence a su amigo para que les permita ayudar

El dueño y señor del episodio es Daniel Dae Kim con una genial interpretación de todas las fases por las que pasa Chin a lo largo de los 40 minutos. Entre la sorpresa, la desesperación, su frustración, el enfado hacia los Morales, a los que considera culpables de lo ocurrido, su temor a que Sara sufra algún daño e incluso su sentimiento de culpabilidad. Acompañamos a Chin todo el capítulo en su sufrimiento e impotencia ante lo que sucede, mientras el equipo sigue las escasas pistas de las que disponen hasta que se produzca la llamada pidiendo un rescate.

Al principio solo tienen dos vías de investigación. Primero, uno de los peces gordos entre todas las mafias de la ciudad que podría o bien estar implicado en el secuestro o saber quién lo ha hecho, y el segundo es el cadáver de uno de los secuestradores que ha aparecido carbonizado. Mientras Chin se queda en casa con los tíos de Sara esperando la llamada, los demás se separan. Steve no se acobarda ante lo consejos por parte del agente de la DEA para que no se acerque a Ramírez, y se cuela en casa del mafioso sin temor alguno asegurando que solo quiere hablar. El otro no le toma en serio al principio, pero el descubrir que Kono le amenaza con un rifle de francotirador desde el otro lado de la calle le vuelve más comunicativo.

El tipo no sabe nada de Sara pero le recomienda a Steve dejar esa actitud y obedecer en todo lo que digan los secuestradores, porque si trata de hacerse el héroe solo logrará que maten a la pequeña. Steve entiende que se enfrentan a gente peligrosa e impredecible y no está dispuesto a arriesgar la vida de Sara, por lo que nada de ir a lo loco a por la niña. Por su parte, Lou y Danny se cuelan con amenazas al guarda del depósito para ver el cadáver del secuestrador. El cuerpo está completamente carbonizado y será imposible tomarle las huellas, Danny llama a Max y éste les dice que prueben a buscar tatuajes bajo la epidermis del muerto y luego consultar las bases de datos en busca de una identificación.

A Danny y Lou les toca el trabajo más desagradable

Es cuando llega la esperada y temida llamada de los secuestradores pidiendo un rescate para liberar a Sara, Chin le pide a Jorge Morales que trate de alargar la conversación todo lo posible para localizar la llamada. La cosa no podía ser tan fácil y el tipo cuelga el teléfono tras decir que quiere un millón y tienen 3 horas para entregárselo en un punto concreto, lo más curioso de todo es que el secuestrador hable todo el tiempo en inglés. Están en México, hemos visto al equipo teniendo que chapurrear algo en español en algún momento tratando de hacerse entender, pero los secuestradores llaman a una casa donde los que viven son mexicanos y les hablan en inglés. No me cabe en la cabeza que Chin no repare en este detalle, pero más tarde comprenderemos el motivo de que usen ese idioma concreto.

¿Cuál es el problema? Que los Morales no tienen ese dinero porque el último cobro que recibió de un cliente fue en efectivo, un policía corrupto se enteró y le quitó el dinero mientras volvía a casa en su coche. ¿Solución? Steve y los demás armados y con las caras tapadas irrumpiendo en la comisaría amenazando al detective para que devuelva el dinero, lo que yo no sé es para qué se tapan las caras si toda la ciudad debe saber a estas alturas que hay unos americanos locos por la zona. El caso es consiguen el dinero y deciden acompañar al tío de Sara a la zona de intercambio, Steve les recuerda que no hagan nada y dejen que todo siga su camino para no poner en peligro a Sara.

Sin embargo no es tan fácil puesto que Kono, que se ha quedado en casa a petición de Chin para que escuche las grabaciones telefónicas hechas a los Morales en busca de evidencias que prueben que no son de fiar, descubre que los secuestradores y los tíos de Sara habían hablado antes del secuestro. Preocupada por lo que pueda pasar, la mujer llama a los demás para advertirles de que van hacia una trampa pero es demasiado tarde porque unos cuantos coches aparecen y empiezan a dispararles. Logran salir con vida, Jorge incluido, de pura suerte y vuelven a la casa esperando respuestas.

Kono escucha algo que lo cambia todo

La tía de Sara confiesa que los secuestradores hablaron con ella, y que la niña era solo un cebo para atraer al cinco cero hasta allí. Es el momento adecuado para que llame Max quien ha identificado al cadáver carbonizado por el tatuaje, se trata de el miembro de una importante banda de narcotraficantes dirigida por un tal Carlos Diego. Los tíos de Sara se sorprenden al ver que el equipo reconoce ese nombre, y mediante unos flashbacks del tercer episodio de esta misma temporada, nos recuerdan que el hermano de Diego estuvo en Hawaii sembrando el caos y el cinco cero acabó con su vida, por lo que todo este asunto va con ellos.

Chin se siente tan culpable que ni siquiera Kono sabe como tratar de consolarle, ha estado horas convencido de que los Morales tenían la culpa y ahora resulta que lo que ha puesto en peligro a la niña es su trabajo. Se les acaba el tiempo y Steve propone ir al territorio del narcotraficante y atacarle por sorpresa, cosa nada recomendable por lo que les dice el agente de la DEA ya que hay mucha vigilancia y al menos cien guardias armados. McGarrett y los demás siguen trazando un plan sin darse cuenta de que Chin se ha ido con casi todas las armas, y dejando inutilizado el otro vehículo para que no puedan seguirle. El hombre ha tomado la decisión de intercambiarse con su sobrina para así salvar su vida.

La escena del reencuentro entre Chin y Sara es desgarradora, la niña está contenta al ver que su tío ha venido a rescatarla tal y como esperaba, pero no sabe el precio que va a pagar. Chin tiene tiempo de despedirse de ella y pedirle que se quede dentro del coche porque Kono y Steve vendrán muy pronto a recogerla. La mirada de Dae Kim transmite mucho dolor pero también seguridad en que está haciendo lo que debe, y lo último que vemos de él es ir en el coche con los hombres de Carlos Diego y que le ponen una bolsa en la cabeza para que no sepa adónde le llevan. Cuando los demás llegan es demasiado tarde para detener a su amigo, encuentran a Sara y, en el suelo, medio enterrada entre el polvo y la tierra se encuentra la placa de Chin.

Chin toma una decisión arriesgada pero que considera correcta

Un final que nos deja con la necesidad de saber lo que va a pasar y lo que estarán dispuestos a hacer para rescatar a su compañero, porque está claro que no se van a quedar quietos, pero no va a ser precisamente fácil dar con Chin y salvar su vida. Confiemos en Steve y sus ideas de bombero, porque es la única esperanza para salvar al teniente. Así nos despedimos de Hawaii Five-0 hasta el 6 de enero.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.