Hawaii Five-0 7×08: Right of Passage

Hawaii Five-0 7x08: Right of Passage

Hawaii Five-0 7x08: Right of Passage

Series: Hawaii Five-0

4 Stars

Summary

Danny tiene que ir como padre acompañante a un baile del instituto de Grace, las cosas se complican cuando un grupo armado interrumpe el evento.

Coder Credit

Si el episodio de la semana pasada estuvo muy centrado en Steve y su relaciones personales, con su madre, su ex y su novia, el de esta semana se centra más en Danny y en su resignación ante el hecho de que su pequeña Grace ya no es una niña. Estamos ante un capítulo que se sale de la dinámica general pero que mezcla buenos momentos de humor, con escenas de acción y tensión.

Que Danny iba a ponerse histérico cuando su hija comenzara a tener citas es algo que ya sabíamos prácticamente desde que le conocimos, y el hecho de que todo indique que Grace tiene novio no hace más que ponerle nervioso. Por lo que pese al fastidio inicial de tener que ir como supervisor a un baile de adolescentes, ve en ello la ocasión perfecta para controlar a su hija y descubrir de una vez la identidad del chico misterioso. Su reacción no puede ser más exagerada cuando descubre que se trata nada más y nada menos que de Will Grover, el hijo de Lou, algo que ninguno de los dos padres esperaba para nada.

Y es este descubrimiento el que hará que Danny esté en otro lugar cuando tenga lugar la irrupción de los delincuentes en la fiesta, dándole la oportunidad de salvar a los rehenes. Lo primero que hace el detective tras el descubrimiento es llamar a su compañero de unidad para ver si éste lo sabía, pero Lou está tan sorprendido como él. Como Danny no está muy seguro de las intenciones del chico pese a que ya le conoce, se lo lleva aparte a uno de los baños para tener una charla hombre a hombre con él. La conversación queda interrumpida cuando escuchan múltiples disparos, las comunicaciones se han caído y tendrán que trabajar juntos para salvar el día.

Danny quiere saber las intenciones de Will
Danny quiere saber las intenciones de Will

Pese a las reticencias del policía por llevar al chico de quince años consigo, no le queda más remedio que aceptar porque su plan de cambiar el mensaje electrónico que hay fuera del edificio, implica tener conocimientos informáticos que él no tiene pero Will sí. Tras colarse por un conducto de ventilación y pasar un mal rato por su claustrofobia, Danny y Will llegan a la sala de control donde el joven hace el cambio de mensaje. Ahora solo falta esperar que lleguen los refuerzos, pero nadie recibe el aviso porque en el exterior hay un tipo vigilando para los secuestradores y da a entender a los viandantes que es una broma de los alumnos.

Cuando Danny ve que llegan más hombres armados no puede quedarse quieto y decide tenderles una emboscada para deshacerse poco a poco de algunos. El detective logra desarmar y eliminar a varios de los enemigos, pero cuando más se le complicaba la cosa llega Will y le salva pegándole con el extintor a uno de sus enemigos. El agradecimiento de Danny queda disimulado entre sus gritos porque el chico no le ha hecho caso y no se ha quedado escondido como le le ordenó. Al final siguen juntos porque a través del walkie talkie de unos de los malos oyen el nombre del estudiante al que buscan: el hijo de un diplomático filipino, y Will sabe dónde encontrarle.

Por su parte, Lou está en casa de Steve con otros amigos jugando al póker pero le preocupa lo que Danny pueda hacerle a su hijo y decide acercarse a la fiesta para comprobar que todo va bien. Tras estar a punto de recibir un disparo por el tipo que hace guardia en el exterior se da cuenta de lo que ocurre y llama a los demás. Dentro del edificio la situación se ha descontrolado, el líder de los secuestradores sabe que falta otro estudiante y que alguien está haciendo desaparecer a sus hombres. Es cuando encuentra la etiqueta con el nombre de Danny y amenaza con matar a Grace si el policía no aparece con el adolescente.

Danno protege a Grace
Danno protege a Grace

Danny obedece pero deja a Will escondido, a los tipos armados solo les interesa el hijo del diplomático porque quieren hacer un intercambio por un terrorista que está preso en Filipinas, por petición de Danny llaman a Steve para negociar con él. Y son las palabras de Danny: “llama a quien haga falta” las que les dan la pista que necesitan. Lou adivina que su hijo está escondido y le llama al móvil, logrando de él toda la información que necesitan: lugar donde están los rehenes, cuántos hombres armados hay.

El hijo de Grover demuestra su sangre fría ya que se acerca a la sala con la cámara del móvil funcionando para darles una imagen de lo que ocurre en el interior. Una vez saben cómo está la situación, Steve y los demás irrumpen en la sala y abaten a tiros a todos los enemigos. El hombre está preocupado por Grace y no se tranquiliza hasta verla sana y salva junto a Danny. El episodio se diferencia de la mayoría porque no es el SEAL el que salva la situación, ha sido Danny junto a la ayuda de Will los que han conseguido evitar que hubiera heridos salvando a todos los adolescentes y los adultos.

El único pero que le puedo poner al episodio es que sabiendo que en ese baile iba a haber bastantes chicos procedentes de familias poderosas, no hubieran guardias de seguridad para garantizar que no ocurría algo así. De no haber sido por la casualidad de la presencia de Danny allí, la situación podría haber acabado bastante mal para todos.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.