Hawaii Five-0 6×16: The Good Cornerstone

Hawaii Five-0 6x16: The Good Cornerstone

Hawaii Five-0 6x16: The Good Cornerstone

Series: Hawaii Five-0

3 Stars

Summary

El equipo trabaja a contrarreloj en busca de pistas que demuestren la inocencia de Sang Ming en un juicio por asesinato del que es el principal sospechoso.

Coder Credit

Hawaii Five-0 nos trae un capítulo de respiro tras toda la tensión y las revelaciones que vivimos la semana pasada. Es por tanto un episodio que podríamos considerar de relleno ya que no aporta nada nuevo a la trama, pero que se hace entretenido por el cambio en la dinámica de trabajo y la presencia del siempre mordaz Sang Ming.

El ex delincuente y confidente de la unidad de élite del estado de Hawaii está detenido como presunto autor de un asesinato mientras trabajaba encubierto para el equipo. Todos creen en su inocencia, pero no ocurre así con el resto de personas ya que a falta de tres días para el juicio se quedan sin abogado. Steve decide recurrir a su peluquero que dejó la abogacía años atrás, y tras un poco de chantaje emocional logra que acepte el caso.

Para quienes no le recordéis, el equipo se enfrentó a Sang Ming en el primer episodio de la serie y estuvieron a punto de morir a sus manos. Pero con el paso de los años, fueron creando lazos con él, primero obligándole a trabajar para ellos, pero poco a poco lograron que el hombre fuera enderezándose y, aunque sigue teniendo vínculos con el mundo del crimen, es un valioso activo que les ha conseguido información útil en varias ocasiones.

Todos realizan un simulacro del juicio para prepararse
Todos realizan un simulacro del juicio para prepararse

Odell, el nuevo abogado, se muestra escéptico al conocer a su cliente ya que éste se comporta con su habitual chulería a la que McGarrett y los suyos ya están habituados, pero él no. Intenta controlar su salidas de tono completamente en vano porque Sang Ming es como es, y pese a que no para de insinuarse ante Kono o se mete con los demás, en el fondo saben que no es tan malo como quiere aparentar.

Sang Ming le cuenta todo lo que sabe al abogado, planeó una reunión con un tipo pero cuando llegó al sitio encontró el cadáver y el asesino luchó con él. Sang Ming trató de defenderse usando la pistola que era el arma del crimen de manera que, cuando fue detenido minutos después, encontraron residuos de pólvora en sus manos así como sus huellas en la pistola. Todas las pruebas indican que es culpable y hasta Odell así lo cree, pero la cabezonería del cinco cero es muy grande y no piensan dejar tirado a su colaborador.

Así que mientras preparan el juicio, el equipo va siguiendo las pocas pistas que tienen por Sang Ming y el retrato robot del auténtico asesino. Además, un amigo delincuente de Odell les guía hasta alguien que está metido en el tema de trata de personas pero cuando logran localizarle ya está muerto. Todo se tuerce al descubrir que murió antes que la otra víctima y que además fue con el mismo arma del asesinato del juicio. Tras identificar el nuevo cadáver hablan con la hermana del fallecido que señala a Sang Ming como la persona que les amenazó y mató a su hermano, es otro inconveniente más a todos los que ya tenían.

Chin y Steve siguen buscando algo que resuelva el caso
Chin y Steve siguen buscando algo que resuelva el caso

Una de las mejores escenas del episodio es el simulacro de juicio en el que participan Jerry, Max, Kamekona y su primo Flippa. Todos están demasiado metidos en el papel y Odell tiene que lidiar con esa pandilla de locos que no se dan cuenta que se están jugando el que un inocente vaya a prisión. Lo que deja claro el falso juicio es que lo tienen todo en contra para ganar y Odell empieza a agobiarse pensando que no va a ser capaz de salvar a Sang Ming.

Así llegamos al temido juicio y a pesar del buen discurso que da Odell sobre su cliente y las declaraciones de Steve sobre el cambio positivo que ha dado el sospechoso, la fiscalía tiene demasiadas pruebas en contra. Sang Ming sube al estrado como testigo para decir lo que vio, por lo que su pasado como delincuente le otorga aún menos credibilidad. Odell intenta arreglarlo mostrando al jurado fotos del crimen y los casquillos encontrados que corroborarían la declaración de su cliente, pero no parece convencer demasiado a los allí presentes.

Sin embargo, todo da un gran giro cuando Odell le muestra, desde varios metros de distancia, a Sang Ming una foto del hombre que piensan que es el auténtico asesino. Vemos que el criminal entorna los ojos como si no lo viera bien pero dice que sí que es él. Odell enseguida se da cuenta de ello y se acerca a Steve a pedirle un favor y es que consiga los registros médicos de Sang Ming de la prisión donde ha estado encerrado el último año.

Steve declarando en el juicio
Steve declarando en el juicio

Su intuición es totalmente esencial para demostrar la inocencia del hombre. Así es capaz de demostrar, con la ayuda de Max que establece que el disparo mortal se produjo a varia distancia, que Sang Ming fue incapaz de efectuar aquel disparo cuando padece un problema de visión que ha tratado de ocultar porque se negaba a llevar gafas. Típico de Sang Ming.

Por otro lado, nos cuentan que Danny está en Jersey para solucionar lo del dinero robado por su hermano y que metió en una cuenta a nombre de su madre. Chin y Steve hablan sobre la posibilidad de que el equipo esté siendo investigado y el líder de la unidad no duda de la intuición de su amigo, está convencido de ello y teme que la cosa no haya hecho más que empezar.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.