Hawaii Five-0 6×15: The Good Soldier

Hawaii Five-0 6x15: The Good Soldier

Hawaii Five-0 6x15: The Good Soldier

Series: Hawaii Five-0

5 Stars

Summary

El equipo investiga un asesinato en el que el único testigo con el que cuentan, y que puede ser crucial para resolver el crimen, es autista. Por otra parte, la madre de Danny es interrogada por el FBI sobre su hijo Matt.

Coder Credit

La unidad de élite de Hawaii llega esta semana con un buen episodio que tiene un poco de todo, recuperando en cierto modo el espíritu de las primeras temporadas. Un capítulo en el que prima más el lado humano y solidario de Steve McGarrett y los demás tratando con Neil, el testigo autista, que la investigación al uso de otros casos.

Ha estado bien que la trama se separe un poco de lo habitual: cadáver, investigación, interrogatorios, persecuciones, disparos y detenciones. Aún así, ha habido varias escenas de trepidante acción, pero lo que destaco sobre todo lo demás es la participación de Neil (interpretado genialmente por Joe Egender), con su autismo, acostumbrado a sus rutinas y que se pone nervioso cuando le sacan de ellas pero que ha visto morir a su único amigo y es quién les llevará hasta la persona que está detrás de todo.

Si pensábamos que Steve era demasiado impaciente e impulsivo como para tratar con alguien así, nos sorprende por completo demostrando una sensibilidad con la que consigue poco a poco ir ganándose la confianza de Neil. Así van logrando la información que necesitan, a pequeñas dosis, pero sin que se haga pesado. Descubrimos entonces que Neil y la víctima trabajan en un aparcamiento como guardas de seguridad.

Steve calmando a Neil tras lo sucedido
El marine trata de tranquilizar a Neil tras lo ocurrido

Steve teme que Neil pueda estar en peligro tras ver que el fallecido planeaba un viaje de última hora a Los Ángeles y quería llevarse a Neil también, de manera que no se separa del testigo mientras habla con él y logra que el hombre le vaya aportando nuevos datos que les acercan cada vez más a la verdad. Neil va haciendo su rutina acompañado por el SEAL, y así descubre que los dos amigos cerraban una parte del parking a una hora determinada porque venían cuatro hombres. Steve va a echar un vistazo y descubre un agujero en la pared que va a dar con el banco colindante.

El equipo va a hablar con el jefe del banco y su ayudante quienes aseguran que no han robado nada, no falta ni dinero ni objetos personales en los despachos. Ninguno entiende nada, pero otro comentario de Neil les lleva en la dirección correcta, el hombre no sabe describir a aquellos tipos pero sí recuerda que uno de ellos fumaba siempre en una zona prohibida, y por miedo a que su jefe lo descubriera, recogió las colillas y las guardó para tirarlas más tarde, por lo que ahora ya tienen el ADN de uno de los miembros de la banda.

Tras identificarle van a su casa pero encuentran a todos muertos, de lo que deducen que o bien había un quinto miembro o sí que robaron algo y la persona robada se ha cobrado su venganza. Se dedican a identificar al resto de los ladrones y uno de ellos resulta ser el hermano de la ayudante del jefe del banco, por lo que van a interrogarla. La mujer les confiesa la verdad, descubrió que su jefe blanqueaba dinero para un cliente, se lo dijo a su hermano y se hicieron con el dinero sabiendo que el hombre nunca podría ir a la policía a denunciarles.

El equipo va entonces a hablar con el director del banco que admite lo del blanqueo de dinero pero se niega a darles el nombre de la persona para la que trabaja. Pero no hace falta, porque llegan los resultados de las huellas de un portátil que había en la guarida de los ladrones y obtienen un nombre que nos es de sobra conocido: Gabriel Waincroft. El cuñado de Chin sigue acumulando poder, contactos y dinero en la isla, convirtiéndose cada vez en alguien más peligroso.

El equipo echa un vistazo en el banco
El equipo echa un vistazo en el banco

Steve y Chin ven una oportunidad de oro para detener de una vez por todas a Gabriel y planean una emboscada usando a la ayudante como cebo, y obligando al director del banco a llamar a Gabriel para conducirle de lleno a la trampa. Pero Waincroft es un hombre listo y ha rastreado la llamada, sabe que el cinco cero le estará esperando y en vez de esconderse, decide ir a por ellos.

Nos encontramos entonces ante una escena de acción y tensión con Lou, Chin y Steve enfrentándose a Gabriel y sus hombres. Kono está en el edificio de enfrente con la ayudante, pero aún así se las ingenia para salvar la vida de Lou con uno de sus infalibles tiros con un rifle de francotirador. Pero todos sabemos que la batalla definitiva tenía que ser entre Chin y Gabriel, y los guionistas nos ofrecen una escena llena de golpes en la que los dos hombres luchan por matar al otro.

Todo está muy igualado, los dos están malheridos pero finalmente Chin ve la oportunidad de arrojar a Gabriel por la ventana. Éste se precipita y cae sobre el coche de Steve, destrozándolo ya de paso, y vemos su cuerpo inmóvil. Pero el cinco cero no escarmienta, ya dieron por muertos a Victor Hesse y Wo Fat en situaciones similares y deberían haber bajado a la calle de inmediato para comprobar si Gabriel estaba realmente muerto. Porque obviamente, no era el caso, cuando llegan a la calle no hay ni rastro del hombre y ya sólo nos queda temer el momento en el que vuelva para vengarse.

Chin acaba malherido tras su encuentro con Gabriel
Chin acaba malherido tras su encuentro con Gabriel

Danny no ha participado en el caso porque está con su madre que ha venido de visita. Clara Williams ha llegado para ir a una de esas charlas en las que intentan venderte algo, en este caso un piso en multipropiedad, y tras la charla tanto si compras como si no, se supone que te dan un obsequio, que esta vez se trata de un crucero. La mujer convence a un gruñón Danny para que se haga pasar por su marido y le hace tragarse la interminable charla, el policía está cada vez más desquiciado y acaba estropeándolo todo para disgusto de su madre.

Pero las escenas cómicas acaban aquí, ya que durante lo que queda de episodio les veremos enfrentarse a las preguntas cada vez más serias del FBI sobre el hermano de Danny (recordemos que hizo varias estafas, huyó del país cuando le buscaban y más tarde fue asesinado). El agente del FBI quiere saber si Clara tuvo contacto con su hijo mientras estaba en busca y captura, algo que ella niega categóricamente.

Pero el agente les muestra una cuenta bancaria que Matt abrió a nombre de su madre con parte del dinero robado cuando ya era un fugitivo, durante años esa cuenta no había sido tocada pero ella sacó dinero recientemente para comprar el billete a Honolulu. La acusan de haber mentido y haber hablado con Matt, ya que conocía la existencia de la cuenta. Pero Clara asegura que sólo supo de ella tras la muerte de su hijo porque el banco la llamó por teléfono para informarla al respecto.

Danny y su madre en el interrogatorio
Danny y su madre en el interrogatorio

Danny se lleva a su madre de allí y ésta le confiesa que ha mentido y que sí que había tenido contacto con Matt y sabía lo del dinero, pero no dijo nada para protegerle. Danny le promete que todo saldrá bien y lo solucionarán, pero luego le toca a él ser interrogado. El agente al mando insinúa que dejó escapar a su hermano aunque Danny insiste en dar las mismas respuestas que dio años atrás.

Pero no acaba ahí, porque para algo es detective y sabe que no tiene sentido que ahora vuelvan con un tema que ya está cerrado. Danny ha descubierto que lo que están intentando es conseguir munición contra el cinco cero, están en el punto de mira de alguien y va a por ellos. Pero lo que desconoce es que la persona que está tras la investigación es Abby, ahora podemos entender el motivo por el que la mujer dejó tirado a Chin en San Valentín.

La mujer ha venido a Hawaii con el objetivo de cerrar el equipo y ha acabado enamorándose de uno de ellos, la duda es si seguirá adelante sin decir nada o acabará confesándole la verdad al teniente. Al menos sabemos que Danny sabe que hay una operación en contra de la unidad y advertirá a sus amigos, por lo que es de esperar que extremen las precauciones. Pero lo que ninguno sabe es que el enemigo está dentro.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

Latest posts by Helena Rubio (see all)

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.