Hawaii Five-0 6×13: Hold The Breath

Hawaii Five-0 6x13: Hold The Breath

Hawaii Five-0 6x13: Hold The Breath

Series: Hawaii Five-0

4 Stars

Summary

La rabia de saber que el que era su compañero mató a su esposa y quedó libre, lleva a Lou hasta Chicago para conseguir una confesión que le dé un cierre al asesinato de su amiga. El resto del equipo disfruta de lo que parecía ser un día tranquilo hasta que una absurda apuesta hará que acaben en un lío.

Coder Credit

Los guionistas de Hawaii Five-0 siguen dedicando episodios a otros personajes que no son los cuatro protagonistas iniciales, algo que es esencial para que les conozcamos mejor, además de que sirve para dar descanso al resto del reparto. Esta semana es el turno de Lou Grover en un capítulo cargado de emoción, drama y también algunos momentos muy divertidos.

El episodio empieza con un recordatorio de la muerte de la esposa de su mejor amigo (Clay), de cómo Lou sospechó que él había asesinado a su mujer pero nunca pudo probarlo. Grover ha sido incapaz de dejarlo correr y el asunto sigue en su cabeza, lo que provoca que vaya a Chicago y tienda una emboscada a Clay en su propia casa para obligarle a confesar.

Durante todo el capítulo veremos facetas muy distintas del personaje, desde su absoluta seguridad de que tiene razón y trata que su ex amigo confiese por las buenas, pero también le veremos dudar hasta el punto de que la ira y la desesperación tomen el control en una genial actuación de Chi McBride.

Grover intenta razonar con el sospechoso
Grover intenta razonar con el sospechoso

Clay es un hueso duro de roer, también es policía y le asegura a Lou que lo único que va a conseguir es acabar en la cárcel porque nunca podrá demostrar nada, a la vez que insiste en su inocencia. Es entonces cuando Grover desvela el as que guardaba bajo la manga y le ha animado a actuar justo en este momento.

Y es que estando en Hawaii recordó una pasada operación en la que trabajó con Clay y en la que desaparecieron 250.000 dólares, Lou piensa que su entonces compañero fue quien los robó y los tiene ocultos en casa, ya que conoce su particular manía por guardar el dinero ganado en apuestas en falsas paredes.

Clay se ríe de él mientras Lou va destrozando las paredes en busca del dinero desaparecido, pero las cosas se complican cuando la novia de Clay aparece en escena. Lou logra intimidar lo suficiente a su rehén para que se deshaga de ella y la mande a un bar, y así tener tiempo de encontrar el dinero. Ya que no puede mandar al tipo a la cárcel por asesinato, le enviará por robo.

Lou se dedica a romper casi todas las paredes
Lou se dedica a romper casi todas las paredes

Lou está cada vez más desquiciado ya que no hay ni rastro del dinero y el tiempo sigue pasando, la novia de Clay vuelve a casa y tiene que atarla también para que no dé la voz de alarma. La mujer le chilla que su novio no es culpable de nada, pero vemos a Lou hablar tranquilamente con ella, de todas las cosas buenas que hay en su vida y que jamás lo tiraría todo por la borda si le quedara alguna duda de que Clay es culpable.

Grover sabe que se queda sin opciones y empieza a destrozarlo todo mientras piensa que está perdido, ha allanado una casa y secuestrado a dos personas (una de ellas policía), sabe que el peso de la ley caerá sobre él si no da con el dinero... pero cuando todo parece ir a peor, ve una foto antigua en la que se aprecia un coche destrozado.

Lou recuerda que ha visto ese mismo coche en el garaje de la casa, mientras que el nuevo vehículo de Clay está en la calle bajo las inclemencias del coche. Y su corazonada resulta ser cierta puesto que el dinero estaba escondido en el coche. Clay, que ya no tiene nada que perder, intenta sobornarle y le dice que se lleve el dinero. Pero la única recompensa que necesita Lou Grover es verle entre rejas.

Lou consigue hacer justicia
Lou consigue hacer justicia

Por otro lado, el resto del equipo disfruta de una mañana de surf antes de ir al trabajo. Podemos asistir a una de esas divertidas discusiones entre Steve y Danny, en la que éste último le acusa de ser un ladrón de olas, algo que Chin y Kono secundan al momento. Se ve la gran unión y amistad que hay entre ellos, y está bien tener unas escenas relajadas para descansar un poco de la tensión de la trama de Grover.

Sin embargo, cuando van a ir directos al cuartel, descubren que la carretera tiene grandes atascos y Chin y Steve empiezan a discutir sobre qué camino es mejor para llegar antes. No se ponen de acuerdo y el resultado es que hacen una apuesta, cada uno irá en un coche por su camino propuesto y los que lleguen últimos invitan a los ganadores a una cena.

Vemos el lado más competitivo de Steve que no duda en salir corriendo y meterle prisa a Danny, para luego conducir como un loco (saltándose las normas que él mismo ha puesto para la competición). Pero lo más divertido es cuando Danny le pide que pare porque tiene que mear y Steve le da una botella diciendo que no piensa parar porque tienen que ganar.

El equipo relajado antes de empezar la carrera
El equipo relajado antes de empezar la carrera

Chin y Kono disfrutan de un viaje más tranquilo, al principio, y Kono está contenta y agradecida porque necesitaba un día así para olvidar todo el drama que tiene encima con lo de Adam. Sin embargo, se pierden y cuando van a pedir indicaciones a un coche que hay parado, acaban como rehenes de dos tipos que han matado a un policía y están cavando una tumba para enterrar el cuerpo.

Obligan a Chin y Kono a cavar sin saber que son del cinco cero, pero cuando descubren que ellos también son policías están decididos a acabar con su vida en cuanto terminen de cavar. Chin había intentado huir pero estando desarmado vuelven a atraparle fácilmente, los dos primos se dan la mano conscientes de que van a morir pero Steve y Danny, que estaban preocupados al no tener señales de ellos, llegan a tiempo y logran salvarles antes de que sea demasiado tarde.

Chin y Kono están en apuros
Chin y Kono están en apuros

No sé cómo se las ingenian estos chicos siempre para que en un supuesto día tranquilo y de relax acaben a punto de morir, los guionistas podrían haber dejado todas sus escenas en plan divertidas y con su apuesta absurda y no meter más drama, al menos con Kono, que para un día que está contenta la han vuelto a dejar hundida.

Aún así, ha sido un buen capítulo fuera de la trama principal donde el gran villano es Gabriel Waincroft que lleva un tiempo sin salir, y seguimos sin saber qué le pidió a Adam.

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.