Hannibal 3×11: And the Beast From the Sea

Hannibal 3x11: And the Beast From the Sea

Hannibal 3x11: And the Beast From the Sea

Series: Hannibal

4.5 Stars

Summary

Francis Dolarhyde trata de lidiar con sus sentimientos crecientes hacia Reba que amenazan al Dragón Rojo. Will Graham y Jack Crawford tratan de predecir dónde atacará el Dragón Rojo, aunque la falta de pistas dificulat su trabajo. Hannibal pone en marcha su propio juego proporcionándole al Dragón una nueva víctima.

Coder Credit

A Hannibal le ha venido muy bien el arco del Dragón Rojo. Ha sido todo un acierto incluirlo justo después del extraño, confuso y en ocasiones tedioso viaje de Lecter por Italia. Es fascinante ver como Dolarhyde deja poco a poco de ser él mismo para convertirse en algo más. Y no es el único que está en plena transformación.

El retorcido juego de Hannibal ya está en marcha. Después de asistir como un espectador más a los primeros pasos del Gran Dragón Rojo, Lecter toma los mandos y  dispone sobre el tablero las fichas a su antojo. Aunque sea desde el confinamiento está más que dispuesto a darle una estocada más a Will Graham. Mejor si él no lo ve venir.

Después de haberse topado cara a cara con Dolarhyde en el museo, Will cuenta lo acontecido a Jack y Alana quienes escuchan sorprendidos la última hazaña del Dragón: comerse el cuadro original de Blake del que tomó el nombre. Tratan de idear la mejor manera de parar al asesino antes de que vuelva a atacar y la siempre pragmática mente de Crawford sugiere el suicidio.

Jack Crawford, pescador de hombres, que no duda en utilizar a cualquiera que pueda llevarle a la consecución satisfactoria de sus planes e inductor al suicidio si es la alternativa ideal a que un asesino campe a sus anchas por el país. Y todo eso lo dice como quien anuncia el tiempo que va a hacer hoy. Jack Crawford, el que juega con fuego al obligar a Will y Hannibal a volver a jugar mano a mano.

Si hay alguien que ahora mismo tiene alguna influencia sobre el Dragón Rojo es Hannibal Lecter. Regularmente tienen conversaciones telefónicas bajo el pretexto de que se trata de su abogado. Muy inteligente, Señor D. Y es en una de esas conversaciones (curiosamente Dolarhyde las realiza desde el antiguo despacho de Hannibal) donde Dolarhyde le habla a Hannibal de Reba. Esa mujer está despertando a Francis Dolarhyde de su letargo, alejándole de los planes que el Dragón que dormita en su interior tiene preparados para él. Y eso no le gusta al Gran Dragón Rojo.

Hannibal siempre ha sabido identificar a la perfección la debilidad de todo aquel que se atreviese a sentar en su diván. Y siempre le ha gustado explorarla y llevar a sus pacientes al límite y mas allá. En este caso percibe que la debilidad de Dolarhyde reside precisamente en Reba y en su miedo a hacerle daño. Sabe que el Dragón se siente amenazado por la chica y lo que despierta en Dolarhyde y pronto exigirá su sacrificio. Es algo que Dolarhyde tiene que evitar por eso acude a Lecter para que le ayude. El bueno de Lecter, siempre preocupado por el bien de su paciente, le provee una solución más que satisfactoria. ¿Y si el Dragón se cobra una nueva familia? Hannibal se ha preocupado hasta de buscarle la candidata perfecta: la Familia de Will Graham.

Hannibal-3x11-and-the-beast-from-the-sea-3

El siempre diligente Francis Dolarhyde se pone de inmediato manos a la obra. Ahora que tiene a su nueva víctima en el centro de la diana se dedica a estudiarlos, grabarlos y termina envenenando a los perros de la familia para deshacerse de ellos. Comienza la caza.

Por su parte, Will ajeno a todo esto acude una vez más a ver a Hannibal para hacerle saber los últimos acontecimientos en el Museo. Will sabe que es el juguete de Hannibal y así se lo hace saber, creyendo, tal vez, que por el mero hecho de saberlo tiene una ventaja sobre su rival. Como si de esta forma no le fuese a pillar desprevenido. Después del tiempo que han pasado juntos y de todo lo que han vivido aún me maravilla que nadie se de cuenta cuándo Hannibal revela sus planes. Lo hace siempre a la cara y nadie se percata: "Dime Will, ¿cuando cierras los ojos es a tu familia a la que ves?".

Will trata de apelar a la poca humanidad que pueda contener el cuerpo de Hannibal Lecter para poder conocer el nombre de la próxima familia que morirá a manos del Dragón Rojo. Al no obtener el nombre, le increpa con un "¿Los dejarás morir?". La respuesta de Hannibal no tiene desperdicio: "No son mi familia. Y no estoy dejándolos morir. Lo estás haciendo tú". Una vez más la retorcida mente de Hannibal pretende un acercamiento a Will Graham de la única manera que sabe: si le despoja de todo aquello que le importa, de su familia, sólo le quedará él. Un amor muy enfermizo, extraño y no exento de locura.

Por fortuna para Will, Molly escucha un ruido fuera. Como si esperase que en cualquier momento el trabajo de Will sus sentidos están alerta. Se levanta cuidadosamente de la cama y acude sin hacer ruido al cuarto de su hijo. Le despierta suavemente y entre susurros le hace salir por la ventana y le da instrucciones de que le espere junto al coche. Ha llegado el momento de huir y esconderse.

Hannibal-3x11-and-the-beast-from-the-sea-2

El Dragón busca por toda la casa sin éxito. Se acerca lentamente al coche y Molly aprovecha para distraerle provocando un ruido que lo aleje del coche y permitiendo que el niño acuda junto a ella bajo la casa. Una vez juntos, emplea una nueva táctica de distracción utilizando la llave del coche para encenderlo desde la distancia y así poder escapar a través del bosque. Sin embargo, el Dragón se da cuenta del engaño y corre tras ellos. Molly y Wally consiguen llegar a la carretera y parar un coche. El Dragón dispara y mata al conductor del mismo, lo que obliga a Molly a ponerse al frente del volante y a conducir lo más rápido posible lejos de allí. Mientras los ve alejarse, el Dragón dispara al coche hiriendo a Molly y lanza un grito de frustración al ver que sus planes no han salido como esperaba.

En el hospital, Will logra reunirse con su familia. A pesar de que Molly tiene que pasar por quirófano, tanto el niño como la madre están a salvo. En la sala de espera Will trata de tranquilizar a Wally, aunque no lo consigue del todo. La única respuesta que quiere el niño es la certeza de que Will acabará con el tipo que les ha intentado hacer daño, sin embargo, Will sólo quiere encerrarlo. No es suficiente. Sobre todo si encerrarlo significa que el Dragón terminará en una institución psiquiátrica como en la que estuvo Will encerrado durante meses y de la que ha salido como si tal cosa. Este pequeño gran golpe a Will Graham es obra de las páginas de Freddie Lounds.

Ahora  esto es personal para Will Graham. No puede volver a casa con su familia como si nada. Ahora es cuando vemos el propio fuego de Will alimentado por el resentimiento crecer hasta engullirlo. Justo lo que Hannibal quería. Que esa oscuridad que Will tiene alojada en su interior crezca hasta engullirlo.

Por fin Alana descubre que todas esas llamadas del abogado de Lecter no eran tales y junto con Crawford idean utilizar estas comunicaciones como fuente para tratar de halla el paradero del Dragón. Saben que después de su intento fallido buscará consejo en Lecter. Pero las cosas no salen como esperaban puesto que antes de colgar Lecter avisa al Dragón de que le están escuchando. En consecuencia Alana aplica un correctivo. Como ya le había avisado le despoja de todo aquello que hace más cómoda su estancia. Sin libros, sin cama, sin retrete... El verdadero infierno de Lecter empieza ahora.

Hannibal-3x11-and-the-beast-from-the-sea-1

Por su parte el Dragón no está satisfecho con las últimas acciones de Dolarhyde y le castiga propinándole una soberana paliza. Es impresionante lo convincente de la actuación de Armitage que se retuerce, se golpea y se tortura hasta que Dolarhyde no es más que un despojo. Un juguete roto en las zarpas del Dragón.

A Dolarhyde solo le queda una cosa por hacer para satisfacer al Dragón. Lo mejor tanto para él como para la criatura que vive dentro de él es deshacerse de Reba. Alejarse de ella para siempre y olvidarla cuanto antes. Es la única forma de que se termina esa dualidad existente entre el Dragón y Dolarhyde. La única forma en la que Francis puede evitar la muerte de Reba a manos del Dragón. Extrañamente romántico.

Cuando Will sale del hospital acude a  Hannibal para enfrentarse a él. Es admirable la franqueza con la que Lecter responde a las preguntas de Will, descubriendo así su juego. Hannibal no se rinde con Will. Está dispuesto a despertar a Will, a "cambiarlo" y la única manera de hacerlo es a través del Dragón Rojo. Si Will Graham quiere parar a este monstruo tendrá que convertirse en otro monstruo. Lo malo es que cuando uno se convierte en monstruo es difícil dejar de serlo.

Ahora que la serie llega a su recta final, Hannibal nos muestra sus mejores momentos. Es difícil pensar que después de remontar una mitad de temporada extraña y floja de la forma en la que lo la hecho tengamos que despedirnos para siempre de la serie. Recemos para que el milagro aún sea posible. Si esto lo que nos espera, por favor, sí, que alguien siga apostando por ella porque la serie lo merece.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal