Hannibal 3×10: And the Woman clothed in Sun

Hannibal 3x10: And the Woman clothed in Sun

Hannibal 3x10: And the Woman clothed in Sun

Series: Hannibal

4 Stars

Summary

Will Graham continúa su investigación sobre el asesino en serie. El Dragón Rojo continúa creciendo y busca la aprobación de Hannibal Lecter. Will acude a Bedelia busando la manera de evitar que le afecte su trato con Hannibal.

Coder Credit

Hannibal ha vuelto a hacerlo. Una vuelta de tuerca más para unos personajes retorcidos y enfermizos que ahondan en su propia oscuridad mientras que el Dragón Rojo poco a poco va descubriendo la suya. Mientras unos se psicoanalizan en un diván, el Dragón Rojo va extendiendo sus alas. Despierta poco a poco para engullir a todo aquel que se le ponga por delante. A menos que alguien se atreva a impedírselo.

Hannibal Lecter ha cedido protagonismo a Francis Dolarhyde temporalmente. Pero no lo hace a disgusto. Disfruta siendo el espectador de un advenimiento como el de el Gran Dragón Rojo. Desde su celda no duda en ayudar a Will Graham mientras teje sus hilos invisibles en torno a él. Hay un nuevo juego en marcha y él no se va a conformar con ser siempre un mero espectador. Su cabeza ya trama algo y probablemente tiene que ver tanto con Will como con Dolarhyde.

Es muy interesante ver la conversación que mantienen telefónicamente Dolarhyde y Lecter, especialmente desde la perspectiva de Dolarhyde. Durante la conversación les vemos en el antiguo despacho de Hannibal, como si fuese uno más de sus extraños pacientes, sólo que quien habla no es el propio Dolarhyde, sino su evolución, su otro yo oculto. Su monstruo. El Dragón Rojo.

El Dragón Rojo se ve reflejado en cierta forma en Hannibal Lecter y no duda en mostrar su profunda admiración. Mientras tanto, Francis Dolarhyde asiste como un espectador a toda esta conversación. Está en la sala con ellos pero es invisible para ellos. Es como si fuera consciente de ese monstruo que poco a poco está despertando y al que no puede detener. Lo único que puede hacer es tratar de no hacer ruido no vaya a ser que le vea.

Lo más importante de toda esta conversación es cuando el Dragón Rojo anuncia que lo que quiere es "ser reconocido" por Hannibal Lecter. Como si fuese su deidad particular o algo así. ¿Qué puede ser más tentador para Lecter que escuchar esto? Sin saberlo el Dragón Rojo se ha puesto al servicio de Hannibal Lecter y no dudará en hacer uso de sus servicios. De eso no cabe duda.

hannibal-3x10-woman-clothed-in-sun-2

Will Graham, por su parte, acude a un seminario que da Bedelia en la que ella sigue fiel a la historia que ya contara cuando aprehendieron a Hannibal Lecter. Ella no era Bedelia du Marier cuando estaba jugando el papel de esposa perfecta en Italia. Ella era Lydia Fell. En una reflexión sobre cómo nuestra propia identidad no es más que un constructo personal fruto de un tiempo y unas circunstancias, Bedelia trata de vender su historia y seguir sacando el mayor provecho posible. Aunque sea a nivel académico. Sin embargo, Will no compra esa historia. No lo hizo entonces y no lo hará ahora. "Mi camino hacia la perdición comenzó cuando fui engullida por la bestia" llega a decir Bedelia comparando su situación con la Boca del Infierno. Pero Will no siente lástima por la Dra. Du Marier. Ella no fue engullida por el monstruo, fue su novia. Claro que, en cierto modo, él también lo fue.

En la que probablemente es una de las escenas más interesantes del episodio, Will trata de desenmascarar a Bedelia. La interpretación de Gillian Anderson en este episodio es simplemente brillante. Una de las mejores cosas que le ha pasado a Hannibal es contar con Gillian Anderson. Mientras que Will trata de obtener de Bedelia la fórmula que le permita trabajar con Hannibal sin salir lastimado, Bedelia parece disfrutar de un Will perdido que teme volver a caer en los mismos errores sin saber que ya los ha cometido.

Durante su conversación con la Dra. Du Marier, Will no puede evitar preguntar si ha vuelto a verle: "Siempre me manda una felicitación en Navidad y en mi cumpleaños e incluye una receta". Típico sentido del humor Lecter. En esta escena en la consulta de Bedelia, tanto Will como Du Marier se quitan las máscaras. Por fin una conversación sin mentiras ni medias verdades.

Will acusa a Bedelia de mentir, algo que hace con frecuencia y trata de entender por qué lo hace y por fin tenemos las primeras respuestas verdaderas de Bedelia. De este modo le revela a Will que Hannibal nunca fue su paciente. Su relación con Hannibal surgió cuando llegó a su consulta un paciente derivado del Dr. Lecter. Un paciente paranoico e insomne al que Hannibal no ayudaba, sino con el que jugaba. Un Zachary Quinto muy solvente en el papel de loco paranoie. Que resultó no estar tan loco ni tan paranoico. En ese momento Bedelia sacó a la luz su verdadera naturaleza y participó en la muerte del paciente. En ese momento fue engullida por la Bestia.

hannibal-3x10-woman-clothed-in-sun-4

La principal diferencia entre Bedelia y Will parece residir en que si ambos ven un pajarillo herido tirado en el suelo, la empatía de Will y su compasión le llevarían a ayudarlo, curarlo y soltarlo una vez repuesto. Sin embargo, la naturaleza de Bedelia más fría la lleva a pisarlo con sus tacones ya que este animal herido no es más que una debilidad del mundo y por tanto no merece seguir viviendo. Pero no por ello seguir sufriendo. Más vale una muerte rápida que una agónica.

"No pudiste salvar a Hannibal. ¿Crees que puedes salvar a este otro? Tu experiencia en torno a la atención de Hannibal es tan profundamente dañina, aunque tan irresistible, que limita tu capacidad para pensar racionalmente" le apunta Bedelia a Will, avisándole de lo mucho que puede llegar a perder la perspectiva cuando Hannibal está de por medio. Sin embargo, la visita de Will a Bedelia le quita un peso de los hombros a Will, o al menos debería. Tal y como ella le dice, Will no es un asesino por mucho que él siempre haya temido serlo. "Eres capaz de cometer actos de violencia justificada porque eres compasivo".

Con todo esto en mente, Will vuelve a ver a Hannibal, sintiendo que tal vez ahora pueda darle la vuelta a toda esta situación. Y es Hannibal quien le da la pista de que tal vez este asesino esté relacionado de algún modo con la pintura de Blake lo que hace que Will quiera ir a ver la pintura. El tiempo se le acaba. Tiene 11 días para encontrar el factor común que tienen las familias elegidas hasta ahora por el Dragón Rojo porque, tal y como apunta Lecter, cuanto más crezca el Dragón más familias necesitará para alimentarse.

hannibal-3x10-woman-clothed-in-sun-1

"¿Alguna vez has visto un tigre?" le pregunta Dolarhyde a Reba cuando la lleva al Zoo. Una escena cargada de significado y sensibilidad en la que podemos ver como Dolarhyde ve por primera vez una bestia imponente y peligrosa de la forma en la que Reba ve el mundo. Mientras ella toca, acaricia y tantea todo el cuerpo del animal, Dolarhyde apenas puede respirar. No puede dejar de observar cómo la mujer se abraza a la bestia, con miedo al principio pero luego simplemente se deja ir disfrutando con la experiencia.

Para una persona tan solitaria como Dolarhyde, que por lo poco que hemos podido ver carga algún que otro trauma desde su infancia que ha provocado que se aleje de las personas, ver que Reba es capaz de aceptar sin miedo a una bestia parece darle esperanzas. Tal vez ella sea capaz de aceptar su propia bestia. Quizás ella pueda convivir con el Dragón Rojo.

Y si en el pasado tuvimos sexo lésbico caleidoscópico, ahora tenemos sexo superpuesto divino. La culminación llega cuando Dolarhyde vislumbra a Reba sobre él como si fuese una diosa griega bajada directamente del Olimpo a su cama.

Cuando a la mañana siguiente, al despertar no la encuentra en su cama, Dolarhyde se levanta presa del pánico. Como si temiese que el tenerla deambulando por su gran casa despertara al Dragón que habita en el desván. Es necesario ocultarla antes de que la vea es lo que parecen decir sus acciones buscando sacarla cuanto antes de su casa. Como si quisiera ponerla a salvo. Como si tuviera miedo de que el Dragón le pidiese un sacrificio. Terrorifícamente enternecedor.

hannibal-3x10-woman-clothed-in-sun-3

Para su completa transformación en el Dragón Rojo a Dolarhyde aún le queda una cosa por hacer. Por eso acude al Museo Brooklyn para ver la pintura original de Blake. Una vez que la tiene en sus manos y deshacerse de la chica que le ha llevado hasta ella, huele la pintura, la toca y, finalmente, se la come. Es como si al comerse al Dragón Rojo este dejase de ser algo externo, un gruñido en su cabeza, una voz, para convertirse en parte de él.

Sin embargo, la ingesta de Dolarhyde se ve interrumpida por el mismísimo Will Graham que ha acudido hasta el museo con idea de ver el cuadro. Dolarhyde trata de huir sin que le vean pero no lo consigue. Al meterse en el ascensor Will nota su presencia y consigue ver su rostro. Dolarhyde reacciona cogiendo a Will como si fuera un muñeco y lo lanza contra la pared del ascensor para luego tirarlo fuera de él y así poder huir.

Ha sido un capítulo intenso, tanto en simbología (ese reflejo de Will superpuesto a Hannibal que parecía como si Will estuviese junto a Hannibal) como en diálogo. Con un Dragón Rojo que crece capítulo a capítulo (soberbio Armitage) y un duelo de gigantes entre Will y Bedelia. Y a Hannibal aún le queda decir la última palabra.

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal