Hannibal 3×08: The Great Red Dragon

Hannibal 3x08: The Great Red Dragon

Hannibal 3x08: The Great Red Dragon

Series: Hannibal

4 Stars

Summary

Tres años después de la captura de Hannibal, Will Graham se ve obligado a volver a prestar su ayuda al FBI para lograr frenar a un asesino en serie que se dedica a masacrar familias enteras.

Coder Credit

Hannibal da un giro de 180º en esta segunda mitad de temporada. Deja  a un lado las persecuciones trasatlánticas y las obsesiones personales para volver a sus orígenes. Y la verdad es que se echaba de menos la fórmula de un caso en torno al que se aglutinan los demás personajes y donde Hannibal Lecter teje hilos invisibles en los que le rodean para jugar con ellos como si fueran sus marionetas.

Como ya habían anunciado en la SDCC 2015 en el panel de la serie cuando presentaron oficialmente el trailer de esta segunda mitad de temporada, la acción se sitúa tres años después del final de la primera mitad de temporada. La loca persecución de Will Graham, Alana Bloom y Jack Crawford en pos de Hannibal culminó con la rendición de Lecter que pasa sus días en el sanatorio regentado por Chilton.

Una vez más, Hannibal muestra ser muy superior a sus rivales puesto que ha logrado argumentar su caso de tal modo que lo declaren loco, librándose así de pasar sus días en una prisión. Chilton por fin tiene a su rata de laboratorio en una cajita de cristal para poder observarlo a su antojo, estudiarlo y escribir libros al respecto. De hecho ya lo ha publicado y parece no haberle ido mal. Lo malo es que Hannibal ha elaborado un artículo bastante elocuente que echará por tierra todo el trabajo de Chilton refutando cada una de las teorías expuestas por el psiquiatra. ¿Qué mejor manera de pasar tus días de internamiento que hundir a uno de tus rivales?

Lo curioso del caso es que cada día Hannibal prepare la comida y la comparta con Chilton. Almuerzos en los que no vuelan los cubiertos  los platos pero sí las palabras que buscan dar donde más duele. Hannibal en esto es el artista.

HANNIBAL - Series 3, Episode 8 "The Great Red Dragon"

Por su parte, la Dra. Bloom acude cada día a intercambiar palabras y silencios con Hannibal Lecter. Sentada en una silla, a una distancia prudente y protegida por un cristal de seguridad, observa a Hannibal como quien observa a un animal salvaje enjaulado que sabe que en cuanto encuentre la más mínima grieta saldrá de su prisión y acabará con cuantos se le pongan por delante. Hay una cuenta pendiente entre ellos. Una promesa de muerte. Y Hannibal Lecter siempre cumple sus promesas. Es cuestión de tiempo. Y Alana, en su fuero interno, lo sabe.

Mientras tanto, Will Graham ha decidido recomponer los pedazos de su persona lejos de Hannibal Lecter, lejos del FBI y lejos de todo lo que pueda alimentar esa oscuridad interna que amenaza con engullirlo. Se ha retirado a una cabaña en el bosque junto con sus perros, pero no está solo. Comparte esta nueva vida con una mujer y un niño. Parece que por fin Will ha conseguido algo de paz en su vida.

Sin embargo, esta paz se ve alterada por la llegada de Jack Crawford. Siempre que este hombre aparece en la vida de Will es para desestabilizarlo, utilizarlo y llevarlo al límite, de modo que cuando Will le ve llegar no se muestra precisamente amistoso ni deseoso de verlo. Y es que esta no es una visita de cortesía.

Hay un asesino en serie suelto y el FBI necesita de la ayuda de Will para cogerlo. "El Hada de los Dientes", como lo llama la prensa, se dedica a matar familias enteras. Las masacra salvajemente en sus propias casas y deja la marca de sus dientes en la piel de las madres de familia a las que asesina. Jack está dispuesto a hacer lo que sea para conseguir que Will vuelva al trabajo y por ello apela a Molly, la mujer de Will, para que lo convenza para prestar su ayuda al FBI.

HANNIBAL -- "The Great Red Dragon" Episode 308 -- Pictured: (l-r) Laurence Fishburne as Jack Crawford, Hugh Dancy as Will Graham -- (Photo by: Brooke Palmer/NBC)

Pero no es el único interesado en lograr que Will vuelva a su trabajo como asesor y creador de perfiles para el FBI. Todo este tiempo Hannibal ha echado en falta  a Will. Sabe que tarde o temprano Jack acudirá a Will en busca de ayuda y como si quisiese mandar un incentivo a Will escribe una carta y adjunta un recorte de periódico donde aparece la última hazaña de "El Hada de los Dientes" esperando que se una a la caza de este monstruo. Tal vez así puedan verse de nuevo.

Finalmente, Will decide ayudar al FBI sabiendo que cuando vuelva no será el mismo hombre que se marchó. El equipo de Crawford, sus antiguos compañeros, lo reciben con los brazos abiertos y, aunque Will se muestra algo distante, enseguida se pone a trabajar. Acude al último escenario de los hechos en busca de pistas, buscando el patrón que revele el diseño del asesino. Will vuelve a su método de trabajo.

Jack tiene la corazonada de que el asesino mata cada luna llena, lo que les deja un margen de tres semanas para tratar de encontrar al asesino y evitar más muertes. La presión es máxima y Will sabe que para resolver este caso necesitará ayuda. Es hora de reencontrarse con Hannibal Lecter.

Lo más interesante de este episodio, ha sido la forma de introducirnos al persona de Richard Armitage. Sin necesidad de decir una sola palabra (no pronuncia ni una sola en todo el episodio) hemos podido descubrir que es un hombre de aspecto frío, algo solitario, con graves problemas que le hacen escuchar gruñidos y con una extraña obsesión con el cuadro de William Blake de "El dragón rojo y la mujer revestida por el sol". A tanto llega su obsesión que se lo hace tatuar en su espalda. Además, es una persona que sigue un estricto régimen de ejercicios en su casa y todas sus acciones parecen seguir algún tipo de patrón ritualístico. Por si fuera poco, es poseedor de una extraña dentadura postiza con los dientes torcidos. En definitiva, un personaje que parece bastante complejo. Y todo sin necesidad de decir ni una sola palabra.

Hannibal-3x08-The-Great-Red-Dragon-3

Volvemos a la persecución, a la investigación y a los asesinatos macabros. A diferencia de casos anteriores, el asesino no deja un escenario en el que el cadáver se nos muestra como una obra de arte expuesta. En este caso sólo hay masacre, sangre por todos lados y cuerpos de los que dispone el asesino como si fueran muñecos. No los trata ni los mima. Tal vez, en este caso, el arte no esté en el cadáver sino en la conversión que sufre el asesino: de hombre a monstruo. 

Veremos a ver cómo termina la andadura de Will y Hannibal. ¿Serán capaces de trabajar realmente? ¿Volverán los juegos mentales de Hannibal? ¿Will será esta vez víctima o verdugo?

The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal