Gunpowder 1×02: Episodio 2

Gunpowder 1×02: Episodio 2

Gunpowder 1×02: Episodio 2

Series: Gunpowder

4.5 Stars

Coder Credit

Si la semana pasada tuvimos una buena introducción del personaje de Catesby, junto a la situación en el país y la persecución que sufrían los católicos, en el segundo episodio de la miniserie vemos cómo la trama se complica, la cosas se vuelven insostenibles y Catesby está más decidido que nunca a acabar con la vida del Rey Jacobo I. Política, religión y la frustración de un grupo de hombres desesperados protagonizan un capítulo que nos mantiene enganchados a la pantalla hasta el último minuto.

Habíamos dejado a Robert Catesby (Kit Harington) esbozando el inicio de su plan que consiste en atentar contra el Rey, sus consejeros y el Parlamento como consecuencia de las atrocidades que están cometiendo contra los católicos. El hombre está cegado por la ira y la rabia y ya no hay nada ni nadie que pueda hacerlo cambiar de opinión, pero no puede hacerlo solo, necesita aliados y su primera opción es viajar a España, que lleva más de veinte años en guerra con Inglaterra.

Ya nos habían explicado previamente que ambos países estaban dialogando para establecer la paz, algo que las dos naciones necesitan ya que han invertido demasiado dinero en la contienda y, aunque sus diferencias religiosas siguen siendo un fuerte motivo de discusión, tanto España como Inglaterra quieren negociar la paz.

Es por ello que cuando Catesby y su primo Tom Wintour se presentan ante Don Juan Fernández de Velasco (Pedro Casablanc), condestable de Castilla, para pedirle ayuda éste acaba despachándolos diciendo que ahora que la paz está cerca no pueden estropearlo ayudando a cometer un atentado. El español les pide que confíen en España, ya que la nación se encargará de proteger a los católicos ingleses.

Catesby no logra la ayuda de España

También quiero destacar que si bien nos horrorizamos viendo las terribles ejecuciones por parte de los ingleses protestantes a los católicos, los españoles no se quedan atrás quemando en la hoguera a dos judíos ante la mirada de espanto de Catesby. La religión siempre ha sido una excusa para incitar al odio y a la guerra contra aquellos que no comparten tu fe, y si en Inglaterra los católicos eran las víctimas, en España lo eran los judíos. La crítica a la religión está más velada en este episodio para dar tiempo a las intrigas de palacio y las conspiraciones, pero sigue dejando la puerta abierta a que los espectadores veamos similitudes entre la situación actual y la que había hace 400 años.

Mientras tanto, en Inglaterra tenemos a Lord Robert Cecil tratando de averiguar dónde se ha metido Catesby, sabe que el hombre es peligroso y debe detenerlo antes de que pueda hacer alguna locura. Como sus espías son incapaces de decirle su paradero, decide ir a casa del noble para hablar con su prima Anne y ver si puede sonsacarle información.

Pero Anne es demasiado inteligente y mantiene una batalla dialéctica con él donde no oculta el profundo desprecio que le tiene y mantiene el secreto a salvo. Pero cometen el error de dejar al hijo de Catesby solo con Cecil el tiempo suficiente para que al niño se le escape que su padre está en España, momento en el que el Secretario del Estado se da cuenta de que las cosas son peores de lo que pensaba.

Anne es el único personaje femenino con importancia en la serie

El hombre no ha llegado al puesto en el que está por casualidad y vemos el gran poder que tiene, con espías distribuidos por todas partes y así intercepta una carta que viene desde España. No nos dicen lo que pone en la misiva pero Cecil utiliza su contenido para animar a su Rey a promulgar las leyes contra los papistas, asegurándose que España está tan necesitada de la paz que esas leyes no impedirá que las negociaciones lleguen a buen puerto. Jacobo I confía en su palabra pero cuando se reúnen con la el condestable de Castilla para negociar la paz, éste les dice que si no anulan esas leyes no habrá paz alguna entre sus países.

Cecil se da cuenta que el español se la ha jugado, engañándolo para desacreditarlo ante el rey y ahora tiene que hacer un intento desesperado para arreglar las cosas: ahora no solo está en juego su ganas de vengarse de Catesby sino su propia posición. El hombre se reúne en secreto con Fernández de Velasco para llegar a un acuerdo, le promete devolver varios de los barcos españoles que perdieron en la guerra a cambio de que el Rey de España deje de proteger a los católicos ingleses.

Lord Robert Cecil no está dispuesto a perder su puesto privilegiado en la Corte

Ajeno a lo que ocurre en palacio, Catesby sigue reuniendo más aliados entre los que se encuentran: Thomas Wintour, Jack Wright, Thomas Percy, Robert Keyes, Everard Digby, Ambrose Rookwood, John Grant, Christopher Wright, Francis Tresham, el padre Gerard y el famoso Guy Fawkes. Sigue sorprendiendo que el nombre más conocido de la “Conspiración de la Pólvora” sea de los que menos aparición tengan en la serie, aunque se entiende ya que todo comenzó realmente con Catesby y Fawkes se unió cuando la empresa ya estaba en marcha.

Sin embargo, el hombre va cobrando peso en la trama demostrando que es un hábil estratega. Al principio vemos que Catesby no termina de fiarse mucho de él, más que nada porque le han impuesto su presencia en el equipo desde Flandes, pero termina aceptando que es uno de los miembros más valiosos que tiene. Catesby y sus allegados van ultimando los detalles de su atentado y lo tienen todo muy bien planeado.

Harán explotar el Parlamento mientras el rey, su consejo y los lores estén en su interior, también matarán a la reina y al príncipe heredero, dejando únicamente con vida a la princesa Isabel a la que colocarán en el trono con el conde de Northumberland como su protector. Nos explican que Thomas Percy estaba relacionado con él, y garantiza que cuando todo esté hecho el conde se posicionará del lado de los católicos.

Fawkes va escalando posiciones

Saben que el tiempo juega en su contra porque Cecil sospecha de ellos, por lo que tienen que actuar lo antes posible y empiezan a buscar alianzas y católicos que los financien para conseguir la pólvora. Solo queda alquilar el sótano del Parlamento y ver la mejor manera de meter los barriles allí dentro para provocar la explosión sin que nadie los detecte. Catesby vuelve a su casa una vez más para despedirse de su hijo y disculparse por no haber sido un buen padre, y desde luego que no lo ha sido porque se ha pasado toda la vida culpando al pobre niño de que su madre muriera en el parto.

Catesby le dice a su hijo que todo lo que hace es por su bien y para asegurarle un futuro mejor y se marcha de vuelta a Londres. Sinceramente, si quisiera hacer lo mejor para su hijo no se metería en una conspiración así que tiene todas las papeletas para acabar mal, sabiendo que tanto él como toda su familia serán perseguidos, pero la cordura del hombre hace mucho que se fue y ya solo quedan el odio y las ganas de venganza.

Emotiva despedida padre e hijo

Y cuando creían que lo tenían todo bien atado ocurre un imprevisto, uno de los espías de Cecil los ve en una taberna de la ciudad y corre a informar al Secretario. Éste envía a sus hombres a capturar a Catesby y todos los que estén involucrados con él, dando pie a una trifulca en medio del local, en el que Catesby acaba herido y es Guy Fawkes quien acaba dándoles el tiempo necesario para que puedan escabullirse mientras él pelea con los soldados. Sin embargo, el padre Gerard es atrapado y el plan está en peligro, puesto que se lo llevan a la Torre de Londres para torturlarlo y sacarle toda la información sobre lo que planean hacer.

Catesby y Fawkes atacan a dos guardias de la Torre y, mientras Fawkes se queda vigilando a uno de ellos, Catesby utiliza al otro para llegar hasta la celda del sacerdote y sacarlo de allí. El cura está en muy mal estado pero no los ha delatado, y Cecil piensa seguir torturándolo en breve por lo que tienen que huir cuanto antes. La tensión aumenta cuando los dos hombres descubren que no tienen forma de salir de la Torre y los guardias ya están dando el aviso de fuga. Finalmente huyen por las alcantarillas sin ser detectados hasta alcanzar el río donde los esperan Wintour y Wright.

Lucha en la taberna para evitar ser capturados

Y así termina el episodio, con el corazón en un puño y dejándonos con ganas de más: el atentado es inminente y no hay forma de parar a Catesby y los suyos. El desenlace será el próximo fin de semana, que coincidirá con el aniversario del 5 de noviembre, y ya podemos mentalizarnos para lo que está por venir. Si ya lo hemos pasado mal con algunas de las escenas, algo me dije que se han reservado lo más fuerte para el final...

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.