Grimm 6×07: Blind Love

Grimm 6x07: Blind Love

Grimm 6x07: Blind Love

Series: Grimm

5 Stars

Summary

Por motivo del cumpleaños de Monroe, y aprovechando que las cosas están calmadas, todo el grupo se marcha a un hotel para celebrarlo, pero nada saldrá cómo estaba planeado cuando son víctimas de un hechizo.

Coder Credit

Con la ausencia de la Garra Negra en Portland, por ahora, y la situación más o menos estable entre los personajes, los guionistas pueden permitirse el lujo de darnos un episodio que se desvincule casi por completo del argumento general para hacernos reír. Y lo consiguen, siendo uno de los capítulos más divertidos que hemos visto y probablemente el último del estilo de la serie. Entramos en la recta final y la relativa paz de la que disfrutan los protagonistas está a punto de quebrarse.

Algunos fans se quejan del hecho de que incluyan otro episodio de relleno en la última temporada, sobre todo cuando solo consta de trece episodios. Pero tras un inicio de vértigo con tres capítulos centrados en Nick huyendo de la justicia y tratando de recuperar su vida, se merece un poco de tranquilidad. Luego hubo un proceso de adaptación y todo ha ido regresando a como era antes, sabemos que es algo temporal, Trubel sigue por algún lado del mundo con el Muro de Adriano, y sospechamos que la Garra Negra se está reagrupando para volver a atacar.

Por otro lado, sigue el misterio de los símbolos de la tela, y el temor a lo que sucederá en la fecha marcada, pero mientras esperamos... ¿qué hay de malo en disfrutar dejarse llevar por un episodio de “relleno” si es tan divertido y bien hecho como éste? Pese a que la excusa de la reunión del grupo de amigos sea el cumpleaños de Monroe, todo tiene un aire a San Valentín que acaba en un caos enorme cuando caen presa de un conjuro que hace que cada personaje acabe enamorado de otro, ocasionando todo tipo de situaciones disparatadas e hilarantes.

Rosalee y Monroe tienen mucho que celebrar

Que pasa algo raro ya lo sabemos nada más comenzar cuando vemos a Monroe declarándose a Eve, a Nick haciendo lo propio con Rosalee, mientras que Adalind persigue a Monroe y Eve se lanza a los brazos de Nick. ¿Qué diablos sucede? Para saberlo tenemos que remontarnos 36 horas atrás: Monroe cumple años, y Rosalee le ha organizado una sorpresa de fin de semana con todos sus amigos en un hotel rural con encanto. En la recepción del hotel vemos que Nick y Adalind han llevado a Kelly con ellos, vuelven a ser una pareja estable y normal y ni siquiera la presencia de Eve, que ya ha sido aceptada como una más, supone un inconveniente. Hank y Wu tampoco se pierden la celebración y todos quedan en encontrarse más tarde para la cena.

Ya intuimos que hay algo raro en uno de los trabajadores del hotel por su forma de mirar a Nick, y tras acompañar al hombre junto a Adalind y su hijo a la habitación, le vemos marcharse y llamar por teléfono. El motivo de su odio a Nick es que el detective metió en la cárcel a su padre varios años atrás y quiere vengarse, para ello usará un hechizo llamado “Amor de Infierno” que ya sospechamos lo que va a provocar. El wesen se dedica a entrar en la habitación de cada uno de los protagonistas para coger algo de pelo y realizar el conjuro, aplicándolo a unas copas de champán que les servirá más tarde como obsequio de la casa. Su odio hacia Nick no le impide pensar que también va a afectar a sus amigos que son inocentes: está más que decidido a acabar con todos.

Con lo que no contaba el tipo es que Rosalee está embarazada y por tanto no puede beber alcohol, rehusando la copa que iba destinada para ella y siendo la única que no se verá afectada por la magia. El hechizo tardará horas en hacer efecto, y mientras tanto disfrutamos oyendo las anécdotas del grupo de amigos, con especial mención a cómo se conocieron Nick y Monroe, o el primer beso entre el blutbad y Rosalee, todo con flashbacks para recordarnos mejor cada uno de estos momentos que ya vivimos en su día. Tras la cena cada uno se retira a su habitación, y será a la mañana siguiente cuando comiencen los problemas. Todos, a excepción de Rosalee, actúan de forma extraña pero el hechizo termina de completarse cuando ven a la persona cuyo cabello estaba en la copa de la que bebieron y de la que se enamoran perdidamente.

Nick y Adalind disfrutan de la celebración antes del caos

Todo comienza con Wu, que cae prendado de una de las camareras del hotel y cuyo cabello entró en contacto con la bebida por error. El sargento se dedicará a perseguirla por el local, primero siendo muy gentil y caballeroso para luego empezar a ser un acosador que incomoda mucho a la mujer. Por otro lado, Monroe se encuentra con Eve y enloquece diciéndole que es el amor de su vida, ésta se extraña por su comportamiento y decide ir a buscar a Rosalee, pero en su camino tropieza con Nick y también pierde la cordura, lanzándose sobre el Grimm para besarle. Nick alucina bastante, sobre todo porque todo su amor ahora es para Rosalee con la que acaba de encontrarse, pero su amiga ha conseguido escaparse antes de que Nick siguiera hablando.

Monroe prosigue por el hotel buscando a Eve para convencerla de que deben estar juntos y se cruza con Adalind que se enamora perdidamente de él y no duda en besarle, momento en el que aparece Rosalee y les contempla con espanto. Monroe habla con su mujer y le dice que no puede seguir viviendo en una mentira, que no la quiere y a quien ama realmente es a Eve, Adalind lo escucha y se siente tan ofendida que abofetea a Monroe. Rosalee empieza a atar cabos y va a ver al resto de sus amigos a ver si hay alguno que no haya caído presa del hechizo.

Y no me olvido de Hank, entre el follón que hay armado entre los demás, ¿qué ha pasado con el compañero de Nick? Los guionistas nos sorprenden y se sacan algo de la manga que no nos podríamos haber visto venir, Hank también cae perdidamente enamorado pero... ¡de sí mismo! Su escena delante del espejo, cantando y bailando al ritmo de una canción romántica para seducirse, no tiene precio, es imposible no reírse. Sobre todo cuando la batalla campal que están organizando sus amigos, le interrumpe su momento romántico y tiene que salir al pasillo, el policía está molesto, hasta que observa su reflejo en uno de los espejos del pasillo y vuelve a ligar consigo mismo. Rosalee ya no tiene dudas, sabe de qué hechizo se trata, quién es el culpable y va a por él.

Eve no entiende la repentina atracción que siente Monroe por ella

El wesen se niega a romper el conjuro y sale huyendo, perseguido por Rosalee que le amenaza con las palabras: “nunca te metas con una mujer embarazada”. El tipo coge a la camarera como rehén, asegurando que la matará si Rosalee no le deja marchar, pero no sabe que Wu también anda por ahí y no va a permitir que hagan daño a su amada. El sargento salta sobre el wesen movido por la rabia y le lanza por un precipicio. En el interior del hotel, la discusión entre el resto ha pasado a una pelea y podrían haber acabado realmente mal, pero el culpable muere en ese instante y todos vuelven a la normalidad sin comprender muy bien lo que ha pasado.

Será Rosalee quien les explique lo ocurrido, si no llega a ser por ella y su embarazo, todos podrían haber acabado muertos. Todos menos Hank porque su amor hacia sí mismo no hacía daño a nadie. Nick investigará al culpable de todo y descubre los motivos por los que quería vengarse de él, lo más curioso es que encerró al padre del tipo antes de saber que era un Grimm, y quizá si el wesen lo hubiera sabido se lo habría pensado mejor.

Pero el episodio no solo ha consistido en la celebración cumpleañera de Monroe, ya que por motivo del viaje, Diana se quedará todo el fin de semana con su padre. Esta parte de la trama pasa de ser de tensión y dudas ante lo que pueda pasar, a darnos otro momento cómico impagable. El teniente Grossante vuelve a hacer aparición, quiere vengarse de Renard por haber incumplido su promesa de hacerle capitán de la comisaría. ¿Y cómo pretende convencerle para que le dé el puesto? Pues secuestrando a Diana. Observamos con sorpresa como Renard descubre la desaparición de su hija, y como del susto inicial con intención de llamar a la policía, pasa a una completa indiferencia. Por un momento nos preguntamos si ha sido víctima de algún otro hechizo pero no, sabe perfectamente que es Grossante quien se ha llevado a Diana, y que la niña se puede cuidar solita.

Sean Renard, padre del año

Además, Renard ha descubierto los dibujos de Diana con los extraños símbolos de la tela. Y no les habría prestado mayor atención de no ser porque su hija le dice que no puede contarle nada porque es un secreto que Adalind le ha pedido guardar. Esto hace que el capitán se interese por ellos y comience a investigarlos, todo mientras su hija está secuestrada, pero tiene razón al no estar preocupado. Porque cuando Diana se despierta y pide educadamente a Grossante que la lleve a su casa, que hasta se lo pide por favor, y el otro le responde de malas maneras, vemos que la niña no está nada contenta.

Al final el teniente acaba llamando a Renard para implorarle que vaya a por Diana y se la lleve porque le va a matar, tiene miedo de la niña y de sus poderes. Renard le promete ir tras hacer unos recados, todo para convencer al hombre que no vuelva a tratar de vengarse porque acabará muy mal. Cuando el capitán va a recoger a su hija, ésta le saluda con una gran sonrisa y dice que se lo ha pasado muy bien jugando con Grossante y que si pueden repetirlo. De verdad que Diana es tremenda, demuestra que sabe comportarse y distinguir el bien del mal, pero si la hacen enfadar es completamente imprevisible y muy peligrosa.

Y algo de eso vemos al inicio del episodio, cuando le pregunta claramente a Eve sobre si aún siente algo por Nick porque la nota triste. Para luego sacar a mención a Kelly Burkhardt, madre de Nick, a la que recuerda con mucho cariño y considera su segunda madre ya que cuidó de ella desde que era un bebé. La niña la echa de menos y no sabe dónde está: ¿qué hará cuando descubra que está muerta y que fue Juliette/Eve la responsable?

The following two tabs change content below.

Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.

About Helena Rubio

Empecé en el mundo de las series acompañando a Mulder y Scully en Expediente X, luego seguí con Friends, CSI y otras cuantas, pero con Lost terminé de perderme. Cada año juro que no me engancharé a más series pero fracaso estrepitosamente, y mientras tanto hago malabares con los estudios.