Game of Thrones 7×07: The Dragon and the Wolf

Game of Thrones 7x07: The Dragon and the Wolf

Game of Thrones 7x07: The Dragon and the Wolf

Series: Game of Thrones

4.5 Stars

Summary

Daenery, Jon y Cersei se reúnen en King´s Landing para pactar una tregua que les permita auar fuerzas contra el ejército del Rey de la Noche. En Winterfell, Sansa desconfía de las intenciones de Arya.

Coder Credit

He de reconocerlo. No me ha bastado con ver el último episodio de esta temporada una sola vez sino que me he atrevido a reverlo casi enseguida por miedo a haberme perdido algo por el camino. Y es que, si algo ha tenido este episodio, como toda esta temporada en general, es un ritmo trepidante en el que un pestañeo podía significar dejarse algo atrás. Si algo se le puede reprochar a esta temporada de Game of Thrones es su ritmo vertiginoso, acelerando los acontecimientos a unas velocidades que rozaban la de la luz. El único que ha llegado al final de esta séptima temporada en tiempo y forma ha sido Sam cuya mula llevaba el ritmo de viaje de las restantes temporadas y no el turbo de los dragones, mercenarios, ejércitos y demás personajes de Westeros que tenían prisa por llegar a todos lados. Como si el Invierno fuese a llegar antes. Pero vayamos por partes.

Como final de temporada a "The Dragon and the Wolf" no se le puede reprochar nada. Tiene de todo, desde diálogos de esos que se echaban de menos y que eran la esencia misma de la serie, algo desdibujados esta temporada por el espectáculo de los dragones y el ansia de querer contarlo todo en apenas 60 minutos, hasta revelaciones importantes que pueden cambiar el juego de aquí al final de la serie y, por supuesto, una muerte inesperada de esas que te dejan con la boca abierta. Todo ello sin olvidar ese cliffhanger que nos mantenga enganchados y a la espera de los últimos episodios. Solo el Dios de la Luz sabe cuándo podremos verlos. En definitiva, 80 minutos que pasan como un suspiro.

Después de siete temporadas por fin podemos ver en el mismo escenario a todos los personajes. Bueno, no a todos pero sí a los que importan en esta guerra por el Trono de Hierro. El Pozo Dragón es el lugar escogido por Cersei para reunirse con Daenerys y Jon, y, por supuesto, sus séquitos. La elección de Cersei no es casual, al fin y al cabo en este lugar fue donde los Targaryen dejaron de lado a sus dragones por el bien de la humanidad y las pobres criaturas poco a poco fueron empequeñeciendo hasta que se extinguieron. Al menos eso dice la historia. Lógico que Cersei quiera aprovechar el simbolismo del lugar para su primer encuentro con la Madre de Dragones.

Los primeros en llegar son Jon, Tyrion, Davos, Brienne, Jorah y Missandei escoltados por Bronn. Durante el camino asistimos al reencuentro de viejos conocidos que se ponen al día en lo importante. Vemos cómo Brienne informa al Perro de que Arya está sana y salva en Winterfell y que se ha convertido en un peligro para el resto del mundo, para orgullo de Brienne y del Perro que apenas puede ocultar una sonrisa digna de un padre orgulloso de su vástago. También vemos cómo Tyrion ofrece a Bronn una vez más una cuantiosa suma de dinero para que cambie de bando y se una a Daenerys. Más tarde llegará Cersei en compañía de Jaime y escoltada por La Montaña, seguida de todo un ejército Lannnister para dejar bien claro que la leona viene con las garras preparadas para asestar el primer zarpazo en cuanto tenga oportunidad.

Y es que Cersei no deja nada al azar. Ya antes de empezar la reunión alecciona a La Montaña sobre el orden en el que debe deshacerse de sus enemigos: primero deberá dar muerte a  "la ramera del pelo dorado", luego a Tyrion y, por último, a Jon. El resto lo deja al gusto del verdugo. La tensión se palpa en el ambiente. Los asistentes están nerviosos e intercambian miradas en las que tratan de medirse los unos a los otros tratando de averiguar si hay alguna intención oculta.

¡Y eso que aún falta la khalessi! Fiel a su costumbre de hacer una entrada espectacular, Daenerys llega a lomos de su dragón y en compañía del otro sobrevolando el cielo de King´s Landing. Ante semejante entrada Cersei dice "Llevamos un rato esperando" dejando claro que hará falta mucho más que una lagartija volante para impresionarla. Ahora que ya están todos, es hora de entrar en materia, a pesar de Euron y sus continuas initerrupciones. Tyrion es el encargado, junto con Jon, de explicar el enemigo común contra el que tienen que unir fuerzas si quieren un continente por el que luchar. De aquí no se irán sin pactar una tregua que les permita luchar contra los muertos, verdadero enemigo de Westeros.

Como ya había vaticinado Tyrion las meras palabras no son suficiente para Cersei. Necesita pruebas y es el Perro el encargado de traer el ejemplar vivo que lograron capturar más allá del Muro. Por supuesto, Cersei y los suyos alucinan en colores cuando ven a la criatura zombie de ojos azules correr hacia ellos. Jon les muestra las únicas maneras de deshacerse de ellos: el fuego y el vidriagón. "Solo hay una guerra que importa: la Gran Guerra. Y ya está aquí" dice Jon.

Euron es el primero en romper el silencio. Ha visto bastante. Pregunta si los muertos son capaces de nadar. Jon responde que no y Euron decide coger sus barcos y largarse a las Islas de Hierro a esperar a que se maten los unos a los otros. Él, mientras tanto, estará tranquilito y a salvo dispuesto a hacerse con lo que quede tras la Gran Guerra. Por su parte, Cersei declara que aceptará la tregua propuesta siempre y cuando el Rey en el Norte la acepte como Reina y se arrodille ante ella. Jon, fiel a su palabra y como digno Stark, le responde que eso no será posible puesto que no puede servir a dos reinas y ya ha "prometido servir a la reina Daenerys, de la casa Targaryen". Parece que las negociaciones entran en un impasse.

Tyrion y Davos reprochan a Jon sus palabras. Tyrion incluso le anima a que en futuro aprenda a mentir. Algo a lo que Jon se niega ya que nada bueno sale de las alianzas basadas en mentiras. No queda otra que tratar de hablar de tú a tú con Cersei y Tyrion sabe que, a estas alturas, el único que puede lograr algo es él. Se dirige solo a hablar con su hermana sin tener muy claro si saldrá de esa reunión con vida. Por el camino se cruza con Jaime, "Estoy a punto de entrar en una sala con la mayor asesina del mundo" le dice el enano. Y se despide de su hermano por lo que pudiera pasar. Una vez dentro, Cersei no tarda nada en reprocharle a su hermano pequeño todo el mal que ha hecho a los Lannister. A ojos de Cersei todos los males que aquejan a su familia son consecuencia de las acciones de Tyrion. Una traición tras otra a la Casa Lannister. Para colmo, su hermano menor vuelve a casa del brazo de su máxima enemiga. Es intolerable. Durante la conversación, Cersei no puede evitar preguntar por qué ha elegido seguir a Daenerys a lo que Tyrion responde con "Quiere hacer del mundo un lugar mejor". No nos dejemos engañar por la frialdad de Cersei, sabe que algo grande se avecina y lo único que quiere es que los que ama estén a salvo. Es entonces cuando Tyrion descubre que su hermana está embarazada. Finalmente, parece que la charla entre los hermanos ha dado sus frutos y Cersei vuelve poniendo a disposición del Norte a su ejército para vencer al ejército de Muertos.

Mientras Tyrion trataba de convencer a Cersei de que se uniera a la tregua, Jon y Daenerys esperan en Pozo Dragón y mantienen otra de esas conversaciones tan suyas en las que cruzan miraditas, acercan posturas y en la que Jon incluso duda de la supuesta infertilidad de Daenerys. ¿Es esto acaso una propuesta nada romántica para que le deje engendrarle un heredero? En cualquier caso, la vuelta de Cersei y Tyrion interrumpe la charla y les devuelve a la realidad de planear una guerra contra lo sobrenatural.

En Invernalia, las hermanas Stark han comenzado una guerra entre ellas gracias a las argucias nada sutiles de Littlefinger. Sansa parece desconfiar cada vez más de las intenciones de Arya y no termina de entender el último movimiento de Jon declarando abiertamente su lealtad a Daenerys sin haber parado antes en el Norte. Toda esta situación provoca que Sansa no se fíe ni de su sombra y Littlefinger aprovecha la debilidad de la Señora de Winterfell para continuar predisponiéndola contra su hermana. Le sugiere que se ponga en lo pero que podría hacerle Arya para tratar de averiguar las verdaderas intenciones de su hermana. Es así como Sansa llega a la conclusión de que Arya quiere matarla para convertirse en la nueva Señora de Winterfell.

Posteriormente, veremos cómo Sansa convoca a su hermana en el gran salón de Winterfell en presencia de Bran y de los señores norteños y del valle. Es hora de ajustar cuentas. Lejos de amilanarse ante la escena, Arya parece más que dispuesta a acabar de una vez por todas con las diferencias que la enfrentan a su hermana. Sansa empieza a hablar: "se os acusa de asesinato y se os acusa de traición. ¿Cómo os declaráis, lord Baelish?" dice para sorpresa del propio Littlefinger y del espectador. Los tres hermanos Stark señalan todas y cada una de las veces en las que Littlefnger traicionó a la familia: que si una daga por aquí, una traición a Ned Stark por allá, el asesinato de una tía para convertirse en Señor del Valle, la venta de Sansa a los Bolton... Son tantos los cargos y tan graves que Littlefinger no puede hacer nada salvo implorar clemencia de rodillas. Pero la sentencia ya ha sido dictada de antemano. No hay perdón para los traidores. Arya asesta el golpe fatal sin que Littlefinger tenga tiempo de anticiparlo y corta su garganta dejando que se desangre. Se ha hecho justicia.

He de reconocer que este giro no lo vi venir. Siempre he pensado que Littlefinger se saldría con la suya hasta el último momento. Aunque me ha parecido soberbia la forma en la que ha recibido su justo castigo, siempre imaginé que este momento tendría lugar cuando ya se viera a sí mismo asentando sus posaderas en el Trono de Hierro. Me parecía un final más cruel el de morir justo cuando estaba a punto de tenerlo todo. Sin embargo, no voy a negar que no derramaré ni una sola lágrima por un personaje que ha hecho tanto daño. Tiene lo que se merece. Mucho ha tardado en recibir el castigo que merecía.

De vuelta en Dragonstone, Jon, Daenerys y sus consejeros, deciden cuáles serán los pasos a seguir en la defensa de Westeros. Es hora de planear la Gran Guerra y conviene no dejar nada al azar. Al final, la idea es que Jon regrese al Norte en compañía de Daenerys para que el resto de señores norteños no la vean como una amenaza y depositen su confianza en ella. La única forma de salir victoriosos de lo que se les avecina es si trabajan juntos y esta alianza es algo a lo que todos tendrán que acostumbrarse.

Antes de abandonar Dragonstone, Theon se acerca a Jon pidiendo su perdón. Las palabras de Jon hacen que Theon por fin de un paso adelante y se decida a acudir al rescate de su hermana, Yara, que aún está en manos de Euron. Trata de hacer que el resto de sus hombres se unan a la causa pero el cabecilla de estos se ríe de sus pretensiones. El cobarde de Theon no puede esperar que le sigan si no demuestra que es un líder digno de ser seguido. Ambos hombres se encaran y terminan a puñetazo limpio: uno tratando de doblegar al otro y el otro en busca del respeto hacia sí mismo perdido por culpa de Ramsay Bolton. Finalmente, Theon termina ganando la pelea y los hombres se ponen a su servicio para rescatar a Yara.

En King´s Landing, Jaime planea los mejores movimientos para desplazar al ejército Lannister hacia el Norte lo más rápido posible. Sus planes se ven interrumpidos por la llegada de Cersei que dictamina "Que los monstruos se maten entre ellos". La situación está clara para Cersei. Ha hecho creer al resto que apoyará una guerra en la que no piensa participar. Ella hará como Euron y se quedará atrás esperando a que caigan sus enemigos y así reinar sobre las cenizas. Jaime no puede ni quiere creer las intenciones de su hermana. Trata de hacerla entrar en razón pero es inútil. El encuentro termina con los dos hermanos más distanciados que nunca (Cersei incluso llega a amenazar de muerte a su hermano por medio de La Montaña) y con Jaime abandonando a su hermana en solitario rumbo al Norte dispuesto a ser fiel a la palabra y las promesas que hizo a Brienne. ¡Chúpate esa, Cersei!

Volvemos a Winterfell adonde por fin ha llegado la mula de Sam desde La Ciudadela. El fiel Sam viene dispuesto a ayudar a Jon en su lucha en todo lo que pueda. Nada más llegar se reúne con Bran en sus aposentos. "No sabía si me recordarías" dice el bueno de Sam. "Lo recuerdo todo" responde Bran y a continuación le revela que se ha convertido en el Cuervo de Tres Ojos, algo que Sam no termina de entender del todo (y nosotros tampoco). Es el momento de las revelaciones. A la luz del fuego, Bran le cuenta a Sam la verdad sobre Jon y le dice que es hijo de su tía Lyanna y de Rhaegar Targaryen, por lo que su apellido como bastardo, al haber nacido en Dorne, sería Sand y no Snow. Es entonces cuando Sam revela que, tal y como leyó Gilly en un libro de La Ciudadela, dicha unión no era ilegítima ya que Rhaegar solicitó la anulación de su anterior matrimonio para poder casarse en secreto con Lyanna, la mujer de la que estaba verdaderamente enamorado. Es entonces cuando Bran hace uso de sus poderes como Cuervo de Tres Ojos y vuelve al momento de la boda entre Rhaegar y Lyanna y comprueba que la historia que le cuenta Sam es cierta. Antes de morir en la torre, Lyanna tuvo tiempo de susurrar al oído de Ned Stark el nombre de su hijo: Aegon Targaryen. "Es el legítimo heredero del Trono de Hierro", dice Bran. "Debe saberlo. Debemos decírselo". Sin duda esta revelación causará un gran revuelo y un cambio en este Juego de Tronos. No puedo esperar a ver la cara que se le queda a Jon y a Daenerys cuando descubran la verdad. ¿Será Daenerys la que se arrodille entonces? ¿Renunciará a las pretensiones al Trono de Hierro?

Para rizar aún más el rizo, mientras todas estas revelaciones van teniendo lugar, vemos imágenes intercaladas de Jon tocando en la puerta de Daenerys y sin mediar palabra procediendo al fornicio. Tanta miradita ha culminado en un vaivén de cuerpos que se mecen al son de las olas de camino al Norte. Una nueva relación incestuosa en la que los protagonistas son víctimas de su propia ignorancia. Aunque no olvidemos que a los Targaryen nunca les importó el parentesco y dudo mucho que cuando Jon sepa su verdadera identidad su nombre se interponga entre ellos.

Pero esta temporada no podía terminar sin un último vistazo al Rey de la Noche. El Invierno ya está instalándose en todo Westeros y eso solo puede significar que los Caminantes Blancos ya están aquí. Por fin llegan al Muro donde Tormund y Gendry poco pueden hacer para contenerlos. Especialmente cuando el Rey de la Noche llega montando en un dragón de hielo que abre una brecha en el Muro y acaba con la fortaleza de Eastwatch. El ejército de muertos atraviesa los cascotes y continúan su camino rumbo al sur. El Invierno ha llegado.

Poco le queda a esta historia. Eso sí, antes de ver el final tendremos que armarnos de paciencia. La grabación de los últimos episodios se ha pospuesto y de momento no tenemos fecha de estreno. Hay quien incluso duda de que lo veamos en 2018. Nos toca esperar a nosotros la llegada del Invierno.

   
The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal