Game of Thrones 7×06: Beyond the Wall

Game of Thrones 7x06: Beyond the Wall

Game of Thrones 7x06: Beyond the Wall

Series: Game of Thrones

4.5 Stars

Summary

La expedición de Jon Snow más allá del Muro se ve en peligro cuando se cruzan con el ejército de muertos del Rey de la Noche y les rodean. Jon se ve obligado a tener que pedir ayuda a Daenerys. En Winterfell, por fin salen a la luz los verdaderos planes de Littlefinger.

Coder Credit

El penúltimo episodio de la temporada no ha estado exento de polémica. Está siendo un verano convulso en HBO y no solo por lo que está sucediendo en Westeros. Filtraciones, errores garrafales que permitieron ver este episodio antes de su estreno en la plataforma online del canal en España... La aventura de Jon más allá del Muro pudo verse antes de su emisión oficial a nada que uno hiciese una búsqueda en internet a modo pirata, para disgusto de aquellos que esperaban pacientemente a que llegase la madrugada del lunes y que de la noche a la mañana se encontraron con un aluvión de spoilers inundando las redes sociales. 

Al margen de la polémica filtración, "Beyond the Wall" nos ha dejado con unos casi 70 minutos de acción frenética en la que casi daba miedo parpadear si no queríamos perdernos nada. Se nota que llegamos al final de la temporada y se nota aún más que a la serie le queda nada y menos. Suceden muchas cosas en muy poco tiempo, alguna de ellas cerrando un círculo abierto en la primera temporada. Pero, como siempre, vayamos por partes.

El episodio anterior nos dejó a Jon en compañía del Perro, Beric, Thoros, Gendry, Jorah y Tormund liderando una expedición más allá del Muro en busca de un muerto zombie con el que probar a Cersei que la amenaza de los Caminantes Blancos es real. La empresa está llena de peligros y los hombres aprovechan la marcha para hablar de cualquier cosa que les permita aligerar el paso haciéndoles olvidar, aunque sea momentáneamente, todo lo que podría salir mal, y huyendo por primera vez del socorrido recurso del teletransporte que tantas veces han utilizado esta temporada.

La caminata nos permite ver a los hombres manteniendo diversas conversaciones. Por un lado, Jon y Tormund hablan sobre Daenerys y la negativa de Jon de arrodillarse ante ella, un acto que parece más producto del orgullo de Jon que de un sentido práctico de la situación, si Jon continúa en sus trece corre el peligro de cometer el mismo error que Mance Ryder, y todos sabemos cómo terminó aquello. Además, vemos a Gendry recriminar a la Hermandad que se aprovecharan de su deseo de unirse a ellos para venderlo a la menor oportunidad a Melisandre para acabar convertido en uno de sus sacrificios al Señor de la Luz, algo de lo que se libró por muy poco. También veremos un acercamiento entre Jon y Jorah al compartir recuerdos del padre de este último. Seremos testigos de las diferencias de percepción entre Tormund y el Perro en lo que a Brienne se refiere y a Jon y Beric compartiendo experiencias como resucitados traídos del más allá para culminar el destino que alguna deidad de existencia más que dudosa tuvo a bien ponerles por delante.

El viaje transcurre sin incidentes hasta que de pronto aparece un oso muerto de inquietantes ojos azules que no duda en atacar a la expedición. Se abalanza sobre ellos y mata a bocados a uno de los incautos hombres que se unieron a la expedición y deja malherido a Thoros. Pero que nadie se alarme, un trago de su cantimplora de agua mágica, un toque de su espada flameante y el viejo Thoros vuelve a ponerse en pie. Más tarde, se cruzarán con un grupo de muertos y los hombres planearán una emboscada que les permita llevarse lo que han venido a buscar. Al ser un grupo reducido, los hombres se deshace de los muertos en un abrir y cerrar de ojos. Especialmente cuando Jon acaba la vida del Caminante Blanco que les acompañaba cuya muerte hace que le sigan instantáneamente la de todos aquellos muertos que trajo de vuelta del más allá el Caminante. Convenientemente queda un muerto en pie y será este el que la expedición aprese y se lleve de vuelta a Westeros.

Pero no nos engañemos. El viaje de Jon más allá del muro no podía estar exento de peligros y penalidades. El grupo de muertos abatido solo eran la avanzadilla de un ejército mucho mayor que rápidamente dirige su atención al grupo de hombres que ha osado adentrarse en los dominios del Invierno. La situación les supera y Jon no duda en ordenar a Gendry que se dirija a Eastwatch a toda prisa para enviar un cuervo a Daenerys pidiendo ayuda. Tratarán de darle ventaja retrasando a los muertos todo lo que puedan pero todos saben que la cosa pinta mal. Al final, a los expedicionarios no les queda otra que salir corriendo a través del hielo y terminan sobre unas rocas, rodeados de hielo quebradizo y un temible ejército de muertos que espera pacientemente a que el hielo cuaje para poder atacar.

Cae la noche y la situación comienza a ser desesperada para el grupo de Jon. La temperatura cae y los hombres cada vez tienen más frío. Las bajas comienzan a acumularse. A aquellos hombres (cuyos valientes nombres nunca sabremos) que se atrevieron a unirse a semejante viaje y que han perecido fruto de los ataques de los muertos, se une la muerte de Thoros que no ha podido resistir el frío de la noche y ha muerto congelado. Parece que a nuestro amigo Beric se le han acabado las vidas extra. Su próxima muerte será la definitiva sin el responsable de traerle hasta en 6 ocasiones del otro lado. Pero no todo está perdido. Gendry ha logrado llegar a Eastwatch y rápidamente urge a Davos a informar de lo sucedido a Daenerys.

Mientras tanto, en Winterfell, el plan de Littlefinger comienza a dar sus frutos. La carta encontrada por Arya en los aposentos del conspirador y olvidada muy hábilmente por este enfrenta a las dos hermanas. Arya desconfía de las intenciones de Sansa que parece muy cómoda instalada en el sillón de Jon como dueña y señora del Norte. A la mente de Arya vienen todos aquellos sueños de Sansa de ser reina de Westeros junto a Joffrey. La carta encontrada por Arya es aquella misma carta que obligaron a Sansa a escribir cuando acusaron de traición a Ned Stark y que le pidieron que enviara a su hermano Rob para evitar el levantamiento del Norte. A ojos de Arya, Sansa se revela como una traidora que ansía el poder por encima de todo. Recrimina a su hermana lo sucedido con su padre:  "Ahora está muerto, asesinado por los Lannister. Con tu ayuda". Por su parte, Sansa le recuerda a Arya que si han logrado recuperar Winterfell y volver a unir el Norte es gracias a ella. De no ser por ella no habrían contado con los hombres del Valle y Jon no habría salido victorioso de la Batalla de los Bastardos. Pero lo que más preocupa a Sansa, más allá de las suspicacias de su hermana, es que los señores del Norte tengan conocimiento de esa carta y dejen de apoyarle.

La carta encontrada por Arya no es la única que preocupa a Sansa. Más tarde, recibe un cuervo desde King´s Landing en el que la Reina Cersei la invita a que acuda a la capital. Sansa no se fía de las intenciones de Cersei y se niega a alejarse del Norte, especialmente ahora que Jon anda ausente y que el apoyo de los Señores del Norte parece inestable. En su lugar manda a Brienne. Sabe que su buena relación con Jaime Lannister es la mejor baza para averiguar las verdaderas intenciones de Cersei y de ese modo tendrá cierto control en toda esta situación. Brienne acepta el encargo a regañadientes aunque no le hace ninguna gracia dejar a Sansa a merced de Littlefinger.

Posteriormente, Sansa se cuela en la habitación de Arya buscando la carta causa de sus desvelos. En su lugar se topa con las caras de Arya. Su hermana la pilla rebuscando entre sus cosas y Sansa no duda en preguntarle sobre los rostros que guarda. "El mundo no deja a las chicas decidir qué es lo que quieren ser", dice Arya a modo de explicación. Con las caras Arya puede ser quien quiera y tener la vida que desee sin discriminación de género de ningún tipo. Las posibilidades de Arya son ahora infinitas, como muy bien le deja caer a su hermana. Podría incluso ser Sansa Stark. Para ello solo necesita su rostro. Algo que espanta a Sansa y le abre los ojos sobre la peligrosa rival que podría ser su hermana. Cuidado Sansa porque Arya es más peligrosa de lo que pensabas.

En Dragonstone, Daenerys y Tyrion charlan amistosamente: "¿Sabes lo que me gusta de ti? Que no eres un héroe. Los héroes hacen cosas estúpidas y mueren". Cosas estúpidas como cruzar un muro de hielo en busca de un muerto que poner bajo los pies de Cersei, por ejemplo. Durante la charla analizan lo últimos movimientos de Daenerys y Tyrion le pide que trate de contener sus impulsos y tratan de planificar el futuro encuentro de Daenerys con Cersei. Pero no es la única preocupación de Tyrion. Estamos en tiempos de guerra y es hora de ir pensando en qué pasará si Daenerys muere. Todos sabemos que la Madre de Dragones no puede engendrar hijos, a cambio tiene sus dragones. Sin herederos directos al trono es hora de ir pensando en una fórmula que permita dar continuidad al legado de Daenerys. Durante la conversación, como no podía ser de otra manera, sale a relucir el nombre de Jon. Por mucho que trate de disimular Daenerys ("Es demasiado pequeño para mí") la atracción entre ambos es demasiado evidente, especialmente cuando recibe el mensaje desde Eastwatch pidiendo ayuda y no duda en subirse a lomos de su dragón y poner rumbo al Norte al rescate de Jon.

Más allá del Muro la situación es desesperada para los expedicionarios. El hielo se ha vuelto a congelar y es lo suficientemente fuerte como para permitir el ataque de los muertos. La batalla es feroz. Superados numéricamente los hombres pelean con todo lo que tienen por tratar de seguir en pie. Las oleadas de atacantes se suceden. No hay un minuto de respiro. Tormund cae y rápidamente se le abalanzan los muertos dispuestos a acabar con su vida. Parece el fin del guerrero pero el Perro acude en su ayuda y logra salvarlo de su terrible destino. El ejército de muertos no da tregua. Acaban con la vida de otro de los acompañantes anónimos del grupo y arrinconan a nuestros héroes en lo alto de un montículo del que parece que no lograrán salir con vida.

De pronto, aparece Daenerys a lomos de Drogon y en compañía de Viserion y Rhaegal escupiendo fuego y creando una brecha en el ejército de muertos que permita escapar a los expedicionarios. Daenerys desciende y aterriza permitiendo a los supervivientes subir a lomos de su dragón cuanto antes. Pero los muertos siguen acercándose tratando de fustrar los planes de Jon y los suyos. Jon no lo duda y trata de ganarles algo de tiempo acabando con todos los muertos que pueda mientras el resto del grupo se pone a salvo. El Rey de la Noche observa desde lo alto el giro de los acontecimientos. Se hace con una lanza de hielo y escarcha y apunta a Viserion que vuela escupiendo fuego y mermando sus tropas. Dispara y atraviesa el pecho del dragón causándole la muerte para consternación de Daenerys y Jon que observan impotentes como la imponente criatura se precipita hacia el suelo para terminar hundido en el hielo. El Rey de la Noche se hace con otra lanza y esta vez apunta a Daenerys y Drogon. Jon se da cuenta de sus intenciones y urge a Daenerys a remontar el vuelo y salir de allí. Daenerys duda por un momento pero ante la urgencia de Jon sale volando de la batalla abandonando a Jon a su suerte. Inmediatamente después se abalanzan sobre Jon un montón de muertos que acaban hundiéndolo en las frías aguas.

Dando por muerto a Jon, el ejército de muertos comienza su lenta retirada. Sin embargo, Jon logra salir a flote y aterido de frío se pone en pie. Los muertos sienten su presencia y vuelven sobre sus pasos. La cosa no pinta bien para Jon. Por suerte para él, una vez más, acude al rescate Benjen Stark que a lomos de su caballo llega hasta Jon y le ayuda a subirse a él. Le cede su montura y le apremia a que salga allí cuanto antes. La última imagen que tenemos de Benjen es la de estar rodeado de muertos que se abalanzan sobre él en lo que parece ser su final.

El tramo final del episodio está enteramente dedicado a mostrarnos cómo cada vez la alianza entre Jon y Daenerys es más fuerte. Daenerys se resiste a abandonar el Muro sin Jon. Mientras todos embarcan, ella sigue en lo alto del Muro oteando el horizonte en busca de signos de Jon. Jorah trata de hacer que suba cuanto antes al barco para poner rumbo a Dragonstone, territorio más seguro que el peligroso y salvaje Norte. Cuando parece que Daenerys se rinde, Jorah ve llegar a Jon inconsciente a lomos de un caballo. Rápidamente lo suben al barco, le quitan sus ropas mojadas y lo dejan descansar ante la atenta mirada de Daenerys que no le quita ojo a Jon y que ve las cicatrices del joven, aquellas que provocaron su muerte.

Cuando por fin Jon abre los ojos se encuentra con Daenerys que ha estado velando su sueño. Lo primero que hace nada más despertar es pedirle perdón por lo sucedido. Sabe que la muerte del dragón es un duro golpe para Daenerys y no duda en mostrar compasión y afecto. Por su parte, ella le reconoce que tenía que ver al Rey de la Noche y a su ejército de muertos para entender el peligro contra el que se enfrentan. "Los dragones son mis hijos. Son los únicos hijos que tendré, ¿lo entiendes?" le dice Daenerys queriendo dejar claro la importancia de sus dragones y el hecho de que no habrá un sucesor Targaryen después de ella. Pero esto no parece importarle mucho a Jon. A continuación, la Reina anuncia en tono muy decidido: "Vamos a destruir al Rey de la Noche y a su ejército y lo haremos juntos". A lo que Jon le agradece con un "Gracias, Dany". El diminutivo sorprende a Daenerys: "¿Quién fue la última persona que me llamó así? No estoy segura, ¿sería mi hermano? No es la clase de compañía que quieres tener a tu lado". Jon lo piensa medio segundo y responde: "De acuerdo, Dany no. ¿Qué tal 'mi reina'?" para sorpresa de Daenerys. Lo sucedido ha acercado aún más a ambos personajes y ha hecho que el orgullo de Jon se quedase al otro lado del Muro. Juntos son más fuertes.

Pero el episodio aún guarda una sorpresa final, o al menos esa era la intención de sus creadores. Las continuas filtraciones han deslucido este momento para todo aquel que en algún momento fue víctima de un spoiler malintencionado. Desde que se filtraran las sinopsis de los episodios se sabía que uno de los dragones de Daenerys sucumbiría ante el Rey de la Noche para despertar con unos inquietantes y gélidos ojos azules, por lo que el apoteósico e inesperado final que provocara la sorpresa en la audiencia se ha visto algo deslucido. Sin embargo, el despertar del dragón bajo el toque del Rey de la Noche no deja de ser inquietante. El arma que pensaban utilizar contra los Caminantes Blancos es ahora parte de su ejército y eso es algo aterrador.

Ahora sí que se acerca el final. El último episodio de la temporada será más largo y promete dejarnos con la boca abierta. 

 
The following two tabs change content below.

Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal

Latest posts by Marta Ramirez (see all)

About Marta Ramirez

Estudiante de Derecho de día y seriéfila de noche. Un día colgué la bata y el fonendo para probar la segunda carrera que más veces se ha retratado en TV. Aspirante a ser la nueva Ally McBeal